Por Alfredo Grande

Según relevamientos de institutos privados hay 4 millones de argentinos con hambre

El INDEC realizó por última vez en 2004 una medición nacional sobre la nutrición de niños y mujeres embarazadas. Informes de organismos independientes sostienen que el 10% de la población no come lo suficiente. No alcanzan los planes sociales.
“Cuando uno gasta en comida más del 30% de lo que gana, está pasando hambre. En este país hay más de 4 millones de niños -sólo niños- con necesidades básicas insatisfechas. Hay 45 mil familias miserables”, asegura a Crítica de la Argentina Abel Albino, titular de Red Conin, una ONG que lucha contra la desnutrición infantil.

Leer más...

Por Alfredo Grande

(APe).- La única garantía de ser honrado es ser pobre. Pero claro: la pobreza ha dejado de ser virtud franciscana, la de aquellos con los cuales el poeta quería su suerte echar. El voto de pobreza no se encuentra en las urnas de la democracia liberal. Por el contrario: la pobreza es la lepra de la democracia. Es la marca indeleble que los modelos siguen siendo malos ejemplos.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- Decenas de miles de chicos de uno de los países en condiciones de darle de comer a trescientos millones de personas, no pueden alimentarse bien todos los días.

El país está en el sur del mundo, según la cartografía oficial de los dueños del planeta.

Los chicos de la Argentina, muchos de ellos, quizás la mitad de los chicos de la nación, no comen bien todos los días.

Y la desnutrición, entonces, avanza en las provincias más estragadas por efecto de políticas de saqueos.

Leer más...

Por Néstor Sappietro

(APe).- La bronca ante el tamaño de la indiferencia social, en más de una ocasión, nos lleva a la búsqueda de un adjetivo o una imagen que ayude para describir la desidia.
Por eso solemos decir que los pibes que rondan la calle parecen invisibles para los funcionarios.
Decimos invisibles para no repetir que no los ven.

Leer más...

Por Néstor Sappietro

(APe).- "No hagan periodismo de periodistas", insistía con su voz ronca y cansada el profesor de redacción cada vez que alguien de la clase emprendía una crítica sobre voces y palabras que aparecían en los medios.
Con el tiempo, aquella máxima fue transformándose en una mochila demasiado pesada.
Las complicidades de los medios masivos con el poder económico y político fueron diluyendo cada palabra de aquella sentencia.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE