Por Carlos del Frade

(APe).- Decenas de miles de chicos de uno de los países en condiciones de darle de comer a trescientos millones de personas, no pueden alimentarse bien todos los días.

El país está en el sur del mundo, según la cartografía oficial de los dueños del planeta.

Los chicos de la Argentina, muchos de ellos, quizás la mitad de los chicos de la nación, no comen bien todos los días.

Y la desnutrición, entonces, avanza en las provincias más estragadas por efecto de políticas de saqueos.

Leer más...

Por Néstor Sappietro

(APe).- La bronca ante el tamaño de la indiferencia social, en más de una ocasión, nos lleva a la búsqueda de un adjetivo o una imagen que ayude para describir la desidia.
Por eso solemos decir que los pibes que rondan la calle parecen invisibles para los funcionarios.
Decimos invisibles para no repetir que no los ven.

Leer más...

Por Néstor Sappietro

(APe).- "No hagan periodismo de periodistas", insistía con su voz ronca y cansada el profesor de redacción cada vez que alguien de la clase emprendía una crítica sobre voces y palabras que aparecían en los medios.
Con el tiempo, aquella máxima fue transformándose en una mochila demasiado pesada.
Las complicidades de los medios masivos con el poder económico y político fueron diluyendo cada palabra de aquella sentencia.

Leer más...

Por Alfredo Grande

(APe).- Cada época tiene la marca del icono que se merece. La revolución cubana la foto del Che con su boina calada. La revolución bolchevique la imagen de Ilich Ulianov (Lenin) agitando a las masas. La conquista de nuestro desierto la efigie del ángel exterminador Julio Argentino Roca. El 17 de Octubre a Juan Domingo Perón saludando desde el balcón de la Casa Rosada. La rendición democrática el Alfonsín de las felices pascuas. El remate de las empresas del estado a Carlos Saúl Menem bailando con Yuyito. El cordobazo la poderosa imagen de Agustín Tosco. 

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- La Argentina está a horas de comenzar a celebrar los doscientos años del sueño colectivo inconcluso amanecido el 25 de mayo de 1810.

Desde aquellas jornadas, hay un pensamiento que viene transitando los pliegues íntimos de la historia: no habrá felicidad si no hay “repartición” de la riqueza, como le gustaba escribir tanto a Mariano Moreno como a Manuel Belgrano. Sin esa “repartición”, las fortunas acumuladas en pocas manos “serán perjudiciales” para miles y miles de “sudamericanos”, gritaban con claridad aquellos primeros papeles que resumían el proyecto de “la nueva y gloriosa nación”.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE