Por Alfredo Grande

(APe).- No podemos enfrentar a los enemigos con las mismas armas que nos entregan para enfrentarlos. Porque no son las mismas armas, aunque puedan tener su apariencia. Las balas son de fogueo, los percutores se traban, las miras láser están desviadas. Nos entregan armas para que no podamos defendernos. Cuando escribí “Las armas del Pueblo” me refería a los conceptos que no son otra cosa que el sentido fundante de las palabras. Por eso la disputa del sentido es, en todo momento, la única batalla que no puede ser perdida.

Leer más...

Por Silvana Melo
   (APe).- No sólo es en Corrientes donde acaba de legitimarse sin legalidad la adopción prenatal. Es decir, instituir a las pibas como incubadoras. Como depósitos de niños generados desde la violencia para ser paridos de prepo por madres pequeñas y frágiles y luego entregados a familias afortunadas. Que siempre esperan la desgracia de los desgraciados para quedarse con su fruto. No sólo es Corrientes, aunque sea provincia Pro Vida por decreto desde 2011, aunque sea allí donde una piba de 18, atravesada por la violación sistemática de su padrastro, con una nena de tres parida a los quince y otra en la panza, con la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) negada a pesar de que es una de las razones para la ILE. Pero Corrientes no tiene ILE porque Corrientes es una embajada. Es territorio de la injusticia. Pero no el único.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- El Indec acaba de publicar datos cruciales que ya viene ofreciendo el Observatorio de la Deuda Social de la UCA desde hace tiempo. El Indec. El hacedor de estadísticas oficiales dijo lo que todos saben pero esta vez, desde un organismo del Estado. Y fue arrojado al sótano al que nadie mirará porque la existencia de 5 millones de chicos pobres y 1 millón de indigentes no despeina a nadie. El hambre no es noticia. Ni la falta de futuro. Ni la ausencia de techo ni de libros ni de sueños.

Leer más...

Por Silvana Melo
     (APe).- Y pudieron torcerle el brazo al Gobernador de Entre Ríos. Los ruralistas cortaron el túnel, hace un mes no más, para que se les permitiera seguir envenenando con naturalidad. A la tierra y al aire. A los pájaros y a los niños. A las escuelas y a lo que se come todos los días. Embanderados en la preexistencia. Poniendo el pie en que la tierra estaba antes. En que el campo fue primero. Y las escuelas y la gurisada son subsidiarios del sistema. Y lo lograron. En el mismísimo día de la Pacha el gobernador Bordet ofrendó su decreto. Por tierra, a cien metros de las escuelitas. Por aire, a 500. Un retroceso monumental, como para demostrar quién tiene poder de presión por acá. Que no son los niños ni las seños, que seguirán fatigando esos aires densos que se meten en la nariz y cortan la respiración. Y que a lo largo de los años –y a eso no lo dicen ni el gobernador ni su decreto ni los que existen desde siempre ni el Senasa- les alterarán la genética, las hormonas, se les instalarán en la sangre y los irán enfermando despacito, arteramente.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- El tercer milenio está por cumplir veinte años. Pero la ferocidad humana tiene tanta vigencia como el capitalismo. En la Argentina de fines del siglo diecinueve, la explotación humana estaba vinculada al proceso de “digestión social”, como escribiera en los años setenta pero del siglo veinte, el sociólogo Jorge Rivera.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE