Por Alfredo Grande

Dedicado al Movimiento Cromañón. Por su lucha, su dignidad, su coherencia, consistencia y credibilidad

(APe).- Cerrar la grieta. Más allá de lo que contenga, sin importar lo que la produjo, sin verificar su cualidad de analizador histórico. La grieta: el mal absoluto para un un frente de todos y para aquello que dicen estar juntos para el cambio. “Todos”: víctimas y victimarios; torturadores y torturados; desnutridos y obesos; la villa y puerto madero; la biblia y el calefón; las madres del dolor y los padres de las infamias. Y para los agrietados de las malditas historias de una Latinoamérica desnuda, abierta sus venas y sus arterias… el escarnio y la humillación de la penuria cotidiana. Aunque no siempre el remedio capitalista sea peor que la enfermedad, nunca curará las heridas que genera. Sangrarán por ciento de generaciones.

Maldigo a los que abrieron las puertas para el que el Mal asolara estas tierras. Por acción, por omisión, por convicción, por desesperación, por canalla conveniencia. Quieren que la deuda/estafa la paguen los que no la pidieron ni la disfrutaron. Quieren que cierren la grieta los que no la abrieron. La decisión fundante es: no lo haremos. No nos convencerán. La grieta llegó para quedarse.

Desde la primera evangelización a la fecha, las grietas fueron el resultado de la continua masacre, estafa, saqueo, tiranía política y económica. Patria no sé, pero Colonia seguro. Incluso dentro de la propia Nación. Con ese parche que llaman coparticipación federal. Versión sofisticada de “dame todo y te devuelvo algo”. En un análisis institucional de la grieta, es necesario diferenciar entre grietas convencionales y grietas fundantes. Y entre aquellas que siendo convencionales los poderes concentrados la venden como fundante. Aclaro que no siempre oscurece.

En el fútbol, pasión, delirio, perversión de multitudes, se habla de los eternos rivales. Boca- River, Newels- Rosario Central, Independiente- Racing, Pincharrata-El Lobo. Incluso algunos dicen: “no es como Boca River”. Aludiendo al cómodo refugio de los grises y las gradualidades reaccionarias. Pues mal: esa rivalidad tan declamada es convencional. O sea: encubridora. Porque esos rivales se necesitan para seguir alimentando la pasión, delirio y perversión de las multitudes. La eterna rivalidad es grieta encubridora. Convencional porque apela al sentido común y encubre una grieta fundante que debe permanecer oculta. Clandestina: la industria multinacional del fútbol. El blanqueo de los dineros producto de varios delitos; la sponsorización de los equipos; la trata de jugadores; la propiedad privada que tienen los representantes de los futbolistas sobre los cuerpos de sus representados. Sumado al mega negocio de las transmisiones de los partidos. Hasta el punto que los días y los horarios los digita la televisión transnacional.

La eterna rivalidad entre progresistas/populistas y liberales/fascistas de consorcio es otra grieta convencional. Que encubre la grieta fundante entre explotadores/ enriquecidos, de este lado de la pantalla, y explotados/ empobrecidos, del otro lado de la pantalla. Esa grieta fundante no es otra que las clases sociales, que a veces luchan y a veces, simplemente, formalizan treguas. Salvadoras para los primeros, suicidas para los segundos. Cerrar la grieta es otro de los catecismos represores de la cultura. La monstruosidad que el neo liberalismo muestra, el progresismo se encargará de maquillar. Y enmascarar.

Pero en la actualidad hay máscaras que muestran el verdadero rostro. La que usaba el protagonista de V de Venganza, y utilizada por el grupo Anonymous. Seudónimo utilizado mundialmente por diferentes grupos e individuos para realizar en su nombre —poniéndose de acuerdo con otros— acciones o publicaciones individuales o concertadas. Surgidos del imageboard 4chan y de Foro Hackers en un comienzo como un movimiento por diversión, desde 2008 Anonymous se manifiesta en acciones de protesta a favor de la libertad de expresión, del acceso a la información, de la independencia de Internet y en contra de diversas organizaciones, entre ellas, Daesh, Scientology, servicios públicos, consorcios con presencia global, sociedades de derechos de autor y todos los sistema de censura gubernamentales.

En sus inicios, los participantes actuaban solamente en Internet, pero entretanto desarrollan sus actividades también fuera de la red. Asi lo explica Wikipedia.

¿Pero no son los anónimos hermanos de los nadies? Y primos hermanos de las contra cumbres. Y de las multitudes que lejos de querer cerrar cualquier grieta, sólo pretenden evidenciarla. Quizá los proletarios no se han unido, pero las multitudes se han enfurecido. Todas las apelaciones a los “todos”, a los “juntos”, sólo pretender enterar, cerrar la grieta, para nuevamente lograr la sociedad “cajita feliz” del sometimiento al orden “natural” de la injusticia y el privilegio.

“Os digo, que a cualquiera que tiene, más le será dado, pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Lucas 19 26” Afirmación compleja que se basa en una concepción de lo solidario y lo comunitario totalmente ausente en estas tierras. Hoy la solidaridad es por ley del Congreso.

Dos figuras emblemáticas, una de la masacre del Puente Pueyrredón (Felipe Solá) y otra de la masacre de Cromañón (Aníbal Ibarra) han regresado de la tierra de los muertos políticos. Como en el cuento La Pata del Mono, de Edgar Allan Poe, son una variedad de zombis. Que también apelan a que las grietas que la memoria histórica genera sean cerradas. Es muy simple: no lo haremos. Por eso apelo a mi propia memoria histórica, buceo en mi propia coherencia, consistencia y credibilidad, y comparto este texto escrito en octubre 2008:

“Hace pocos días fue presentado el Partido Solidario. En ocasión de la última elección a Jefe de Gobierno, escribí este artículo donde cuestionaba la alianza con el ibarrismo. Las consideraciones me parecen actuales y son aplicables a la conformación de este nuevo partido. El significante “solidario” me parece un triunfo de la cultura represora, que hace sinergia con el concepto de “reducción de daños”. La solidaridad pasa de ser un dispositivo ético y político para terminar siendo la mejor constante de ajuste de un sistema injusto y perverso.

La peor constante de ajuste es el delito y una intermedia es el azar. Por lo tanto en los tiempos del capitalismo serio, la única solidaridad que entiendo necesaria es entre los compañeros de la izquierda que no resigne su condición clasista y revolucionaria.

Lamentablemente, no pocas veces esa actitud no solidaria conduce al sectarismo y al macarteo en el propio campo popular. El ibarrismo es la metáfora más cruel de lo anti solidario, y tuvo el aval implícito y explícito de muchos sectores del kirchnerismo. Imposible que el solidario real pueda ser convocado desde sectores que han hecho militancia activa de la anti solidaridad.”

Palabra más, concepto menos, pienso lo mismo. Antes de intentar cerrarlas, lo revolucionario será abrir todas las grietas, intervenir en lo que encierran, con la firme convicción de que la yerba mala también muere si tenemos la firme decisión de matarla. Solo entonces los vínculos amorosos, éticos, profundamente solidarios y fraternos, libertarios, igualitarios, luchadores, heredarán todas las tierras.

Edición: 3908

 

Recién editado

Libros de APE