Por Carlos Del Frade

(APe).- -Tengo derecho a comer un pedazo de carne los fines de semana…pero me dan 300 pesos por la Tarjeta Única de Ciudadanía y casi doce mil pesos por la pensión de la ley 5110. Por garrafa de diez kilogramos tengo autorizados cuatrocientos pesos pero sale 680…así es muy difícil seguir. Pero la peleamos con nuestras hijas. Ellas quieren estudiar en la facultad y no quieren saber nada con la droga…pero ese dinero es muy poco – dice Claudia, sentada en una ronda que se armó en la vecinal Barranquitas, en la ciudad de Santa Fe, capital del segundo estado de la República Argentina desde donde el año pasado se exportaron mercaderías y productos por 22 mil millones de dólares.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- Les llega en la sangre. La liban en el calorcito de la leche. La incorporan a sus cuerpecitos magros con cada diminuto miligramo de desamparo. Con la sistematicidad trágica de los olvidados. Sus vidas irrumpen al mundo signadas por la crueldad de un modelo que los arrinconó desde mucho antes de nacer a un futuro quebrantado. Las historias de dos bebés de un año y medio y dos años con rastros de cocaína en sus cuerpos saltaron a las páginas de los diarios y canales desde la crónica roja de las noticias policiales. ¿Qué tienen de policiales (más allá de las incidencias de los brazos armados del estado en muchas de estas historias) las vidas de los niños consumidos por las guerras narcos que terminaron atravesando a sus madres desde el dolor, la tragedia y el consumo? Chicas para las que la maternidad casi nunca fue una decisión sino el resultado de su propia historia. Y allí donde hubo una suerte de elección, fue casi la de sentir que ese niño, esa niña, llegados a sus vidas, serían tal vez el salvavidas que casi nunca las salvó. Porque la ansiedad les sigue golpeando la sien, porque la angustia les continúa taladrando las mañanas y las noches. Porque las miserias terminan arrastrando también a sus críos.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

(APe).- -Me lee un cuento, profe…
Así le dice una chica entre doce y catorce años a la docente que hace treinta años viene poniendo el cuerpo y el alma en un punto de la fenomenal geografía santafesina, Espin, ocho kilómetros al sur de Vera, el departamento más grande de la provincia, el que más cabezas de ganado tiene y el que alguna vez tuvo la mayor cantidad de cursos de agua. No es una escuela más, es una EFA, una Escuela de la Familia Agrícola, una experiencia que tiene medio siglo y que se caracteriza por un sistema de alternancia, donde las pibas y los pibes están una semana entera conviviendo y trabajando en forma convivencial e integral.

Leer más...

Por Alfredo Grande
   (APe).- Origen y destino. Tal la línea de tiempo que sostiene la vida. ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Y cuál es el sentido de esta travesía? Tres preguntas fundantes que generan infinidad de respuestas. Y también infinidad de nuevas preguntas. Y ambas, preguntas y respuestas, siempre atravesadas desde nuestra propia implicación. Creo que las preguntas, para cada persona, siempre son las mismas. Lo que va cambiando son las respuestas. O sea: mantenemos las mismas motivaciones de nuestra niñez, de nuestra temprana juventud. Lo que en el mejor de los casos cambia, son las formas y los contenidos de las respuestas que vamos dando. No sé si todo cambia, pero en todo caso cambian más las respuestas que las preguntas.

Leer más...

Por Claudia Rafael

   (APe).- Es la crónica de una muerte anunciada, pronunció el manodurista y mediático Sergio Berni tras el crimen de un pibe de 17 años en Quilmes. Y en medio de esa nube de palabras y clamores de mayor poder de fuego securitario con que suele salir a la cancha tras un homicidio, quizás la utilización del título de García Márquez sea el único acertado para esta crónica de país. Que un chico de 17 salga de su casa en la bicicleta para ir a la escuela y se encuentre con la muerte trágica cuyo precio fue el de una bici y un celular es una fotografía de los tiempos. Porque esa muerte le llega, atroz, de la mano de otros pibes parecidos a él en edad, algo más grandes tal vez, con miedos y angustias similares en algún punto. En un final que se fue cocinando durante décadas.

Leer más...

Descargá el libro gratis