Por Alfredo Grande

(APe).- Escribo este texto el día del amigo. Amiga. Amigue. He escrito sobre el significado que tiene para mí “el día de…”. Es un fetiche de la cultura represora para encubrir que aquello que se celebra durante un día está anulado el resto de los días del año. Si la amistad fuera un valor constante y permanente ¿por qué debería tener un día?

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- La justicia castiga con todo el peso de su propia ley cualquier atisbo de desobediencia de los nadies. Sabe bien en qué lado del mostrador se ubica para aleccionar. Como tantas, ésta fue una pelea de davides y goliats. De un lado, el peón de una estancia internado por covid y que sufrió un paro cardíaco en la estancia en la que trabajaba. Del otro, la empresa Argentierra, dedicada a la agroganadería industrial. En septiembre de 2020, en plena pandemia, hacía más de un mes que no cobraba su sueldo en tareas de crianza y cuidado de ganado, en un campo del partido de Coronel Dorrego. El hombre lo reclamó, la empresa le avisó que debía tener paciencia, y el peón faenó un bovino Aberdeen Angus, pelaje colorado, de un peso aproximado de 250 a 300 kilogramos. Su compañera y los tres hijos esperaban aquella noche a que él llegara con alimento.

Leer más...

Por Carlos Del Frade

    (APe).- Las escuelas eran el sinónimo de la democracia para Sarmiento. De allí que cuando las aulas, los patios, las chicas, los chicos, las maestras, los maestros, las campanas y las bibliotecas son agredidas, la señal de alarma es profunda aunque pocas veces se discute sobre estas violencias dirigidas contra esos lugares tan entrañables para la gente en los barrios, para la cultura popular.

Lo que sucede en las escuelas, lo que sucede contra el mundo que puebla cada escuela debería ser un problema colectivo y político de primer nivel.

Leer más...

Por Alfredo Grande
  (APe).- El hundimiento del Titanic fue un acontecimiento. Y un acontecimiento es aquello que desplaza el horizonte de lo posible. Toda revolución es un acontecimiento, aunque no todo acontecimiento tiene siempre una dimensión revolucionaria. La potencia instituyente del acontecimiento depende de muchas circunstancias. No todas previsibles, no todas controlables. Sin ir más cerca, el “que se vayan todos” de diciembre 2001 fue un acontecimiento. Desde ya, fue capturado por lo que denomino el alucinatorio político social. Piquete cacerola la lucha es una sola fue una de sus evidencias.

Leer más...

Por Silvana Melo
   (APe).- A ellos, que son los más pobres y periféricos de esta historia, les está quedando el ajuste y la guillotina. El desafío mayor que la adultez asumió hace un tiempo no tan lejano fue transformarles el mundo. Revolucionarlo y dejarlo patas arriba. Con los malos al pie y los que sufren, los que tienen hambre, los que viven en invierno y en intemperie, por fin en la cúspide. Cambiarlo todo y después entregárselo. Pero no se pudo. Los niños de estas tierras fueron recibiendo en sus manos y en sus espaldas los peores mundos. Tragedias, genocidios, dictaduras feroces, democracias timoratas, ajustes desde el corner más derecho; ajustes desde la esquina nac y pop; ajustes desde los despreciantes; ajustes desde los que dicen ser su palabra y la usan para vestir de cordero la fiesta del lobo.

Leer más...

Descargá el libro gratis