Por Silvana Melo

(APe).- Tres tragos de aguardiente y ruda por Santiago.

Que quemen la garganta ahí, donde se aloja la angustia. Y hay que correrla para que se ponga la rabia. Y que no deje de florecerle la lucha, aunque sea agosto. Y todo –o casi todo- sea un páramo de escarchas.

Tres tragos de aguardiente y ruda por Santiago.

Que vuelve a la Pacha, otra vez. Después de su derrotero helado por el río del sur. Corrido por los Transformers del estado, que violan la ley, acosan, persiguen, provocan la muerte y a la vez promueven valores a los pibes en sus destacamentos.

Si hubiera justicia, un trago de aguardiente y ruda sería por ella. Pero no hay. No hay. Por eso y una vez más… tres tragos de aguardiente y ruda por Santiago.

Edición: 3916

 

Recién editado

Libros de APE