Por Alfredo Grande
    (APe).- El tiro de gracia era para no dejar heridos. Podía ser a sangre fría, tibia o caliente. Pero siempre era la solución final a una escala minimalista. El tiro de la desgracia no es letal. No quiere asesinar en ese instante. No pretende suprimir en forma inmediata la capacidad del adversario. Lo va limando, lo va disminuyendo en sus aptitudes psicofísicas. Es la lógica de la tortura. De a poco ir quebrando a la víctima. De ninguna manera asesinarlo. Fusilamientos que son simulacros. Cada tanto un torturado muere por las heridas recibidas, los traumas infligidos, los terrores inoculados. La tortura es el paradigma de la crueldad, que es la planificación sistemática del sufrimiento.

En eso estamos. Empezó el tiroteo de la desgracia. No se usarán armas de destrucción masiva, pero tampoco cebita o balas de fogueo. Dos armas fueron utilizadas: el retuiteo de un análisis de Alfredo Zaiat realizado por la vicepresidenta, cuya identidad autopercibida es la de Jefa Única de la Patria Peronista. En una mutación político viral, peronista modificada en Patria Cristinista. Convocando a alimentar la idealización, que siempre es enemiga del ideal. Un retuiteo de la ex presidenta y actual vice presidenta, tiene la misma intensidad que varios andanadas de trolls.

Lo sigo en otros términos: si lo personal es político lo político no puede ser personal. Si Menem vuelve a casarse con Zulema es un tema político, no personal. Una de ellas es persona, la otra no. Por lo tanto es un híbrido, un experiemento de los modernos Dr. Frankestein. Otro de los monstruos que la cultura represora gusta parir. No sé si Zulema es la bella, pero estoy convencido y persuadido de que Menem es la bestia. Cuando Cristina elige en voto unipersonal, altamente calificado y acatado y en ningún momento atacado, que el candidato a presidente fuera Alberto, todo lo que pueda decir, cuestionar, interpelar, enfrentar ahora, ya lo sabía. Pero para la militancia CKC (camporista, kirchenrista, cristinista) la idealizó como una genial estrategia. Superior a las estrategias militares de Ho Chi Minh, Napoleón, San Martín, Espartaco.

Pues mal. En medio del tira y afloja por el pago de la estafa externa, del cual participó el gobierno que ella presidió con el orgullo de autodefinirse como “pagadores seriales”, aparece el tema Venezuela. El actual presidente de la camara de diputados, Sergio Massa (por cierto masa muy maleable, casi plastilina) siempre declaró contra la revolución bolivariana. En cualquier momento, le reprochan a Alberto que Felipe Solá sea canciller. Otro impune por el asesinato de Maxi Kosteki y Dario Santillán. No sé si la mitad del gabinete tendría que estar preso, como propone Nora Cortiñas. Pero el canciller seguro.

Ahora mal. La interna del Frente de Todos no la van a resolver dentro del espacio del Frente de Todos. Se va a extender a todas, todos y todes, estén o no estén, lo hayan votado o no. El Frente de Todos no entrará en cuarentena, aislamiento politico preventivo y otras medidas para que no aumente la curva de la catástrofe económica social. Todo lo contrario. Algunas y algunos prefieren torturar a sangre tibia al Presidente y asesores varios, hasta que fiel a su estilo dialoguista y de no hacer locuras, vuelva con la frente más marchita a Puerto Madero o algún otro puerto. Hebe empezó con una carta abierta que explotó al leerla. Atrás ha quedado en su combativa y heroica memoria el abrazo con Milani. “La Madre y el General”, Jefe de Estado Mayor del Ejército durante un tramo de la presidencia de Cristina.

Como éramos pocos, varias abuelas parieron y aparecieron ahora, justo ahora, un grupo de cientificos que realiza 16 preguntas. Son preguntas retóricas. Es decir, son propuestas disfrazadas de pregunta. “¿No te parece mi amor que estaríamos mas cómodos en mi departamento?” pregunta el galancito a su amorío after hour. Nos dirigimos a Usted como Ciudadanos y como miembros de la agrupación
Epidemiólogos Argentinos Metadisciplinarios, ocupados en estudiar la problemática sanitaria de la pandemia y en comprender las políticas en Salud Pública instrumentadas por el Poder Ejecutivo Nacional. Justo ahora. Le están haciendo mobbing desde la economía, la política, la ciencia. Lo siniestro es que el pensamiento de Alberto en relación a Venezuela, el acuerdo con Irán, el rol del empresariado nacional, sus opiniones de Cristina Fernández, eran conocidas con mucha anterioridad. Podemos resistir a la cuarentena, pero no al archivo. Lo que no importó para derrotar a Juntos por el Cambio, ahora es fundante.

La real politik tiene razones que la dignidad no entiende. Alberto se abstuvo en el balotaje entre Scioli (Daniel fue gobernador 8 años de la provincia de Buenos Aires, vice de Néstor Kirchner… ¿se acuerdan?) y Macri. Sobre eso escribí en “Votar en Negro”. En respuesta para cierta izquierda que mandaba votar en blanco. Entre nos, lo mismo que Mariano Recalde recomendó en el balotaje Larreta - Lustó. (Lousteau) No me dio para carta abierta ni carta cerrada.

Mientras ocurre esta gran operación destituyente, menos salvaje que cuando patearon a Cámpora y Solano Lima para la transición de Lastiri, el de las 200 corbatas, pero sin la capacidad de resistir al represor que tenían los combatientes de los 60 y 70. En el país real, donde lo personal es martirio, masacre, dolor y desamparo, todavía cantamos y todavía leemos.

“Los 18 años de Lucas Verón llegaron con el final de su vida. Fue la víctima número 21 de una lista de 20 varones y una mujer. De los 20, 12 tenían menos de 25 años. Y 12 también vivían en la provincia de Buenos Aires y fueron ejecutados por balas del Estado. Tres en Córdoba; dos, tanto en San Luis como en Tucumán y uno en CABA igual que en Jujuy. Lucas Verón estaba estrenando sus 18 en el conurbano profundo –en poblados cuyas calles también pisaba Luciano Arruga- y ya era madrugada de viernes cuando uno o dos de los policías que decidieron perseguirlo cuando iba a comprar gaseosas, lo atropellaron, le dispararon, lo asesinaron, intentaron dibujar la causa y se escaparon. El plomo sobre su cuerpo fue un plomo estatal. Pagado puntualmente con los impuestos de una sociedad que suele dar vía libre a las fuerzas de seguridad. Como prolongación del fácil gatillo se alió la fiscalía para que –con su aval- la policía enchastrara la investigación, apretase testigos y forzase la versión del chorrito al que con la justificación necesaria –aliviadora de las conciencias sociales- había que eliminar”

Claudia Rafael no envía cartas abiertas. Marca con su buril láser lo que realmente debería conmover. La pena de muerte, la tortura sistemática, la policía salvaje, la niñez y juventud desgarrada.

Los tiros de la desgracia ya han comenzado. Y no dejarán de sonar porque los planes de exterminio siguen vigentes. Mis críticas al aislamiento social preventivo han sido justamente por su carácter obligatorio. En la Cooperativa ATICO hicimos un conversatorio sobre “El daño de lo obligatorio”.

Al primero que me diga “albertista” y “anti cristinista” le mando una carta abierta. A lo mejor este texto tiene algo o mucho de eso.

Edición: 4045

Libros de APE