La Escuela de Educadores es una convocatoria a juntar las manos y los sueños: a los compañeros de nuestras escuelas, a los educadores de los hogares, de jardines maternales, de emprendimientos productivos, de casa de niños, a los trabajadores comunitarios y a todos aquellos que creen que la recesión económica no significa necesariamente la resignación de la esperanza y de la lucha por la vida.Entonces ellos dijeron globalización, y nosotros supimos que así se llamaba este orden absurdo en donde la patria ya no es un territorio habitado por hombres y mujeres que llevan en sus almas el trabajo, la verdad, la justicia y una lengua cargada de historias y de pasiones, sino un extraño territorio de hipermercados. Un espacio donde ya no hay ciudadanos, sino consumidores y la frontera, ya no son las culturas milenarias, ni los corajes y las dignidades, ya no son las montañas con sus nieves eternas, ni los inmensos mares del sur, ni el devenir infinito de nuestros ríos, sino el lugar donde se encuentran los últimos clientes.

“La mentira se hizo moneda universal y nuestro país tejió sobre la pesadilla de los más, un sueño de bonanza y prosperidad para los menos”.

Un neoliberalismo feroz anidó sobre nuestras tierras, la niñez otrora un privilegio, se la penalizó con leyes, con hambre y con bala.

La literatura servil proclamó el fin de los tiempos, y muchos intelectuales y políticos mudaron de barca según despunta la rosa de los vientos; y “gozaron de benecios de una democracia que nunca desearon y menos merecieron”.

Nos tocaba el deber de crear pedazos de ternura. Juntar los sueños de los unos y de los otros, porque creemos que en nuestro pueblo hay alternativas, fruto del realismo y utopías. “Fue el único modo que entrevimos de salvar un poco de país que sentíamos deshacerse con aterradora prisa”.

Esta escuela es una convocatoria a juntar las manos y los sueños: a los compañeros de nuestras escuelas, a los educadores de los hogares, de jardines maternales, de emprendimientos productivos, de casa de niños, a los trabajadores comunitarios y a todos aquellos que creen que la recesión económica no significa necesariamente la resignación de la esperanza y de la lucha por la vida. También es un homenaje a todos los hombres y mujeres, que a lo largo de la historia lucharon por sueños de justicia y dignidad. “porque mas que la victoria de los sueños, es la lucha por los sueños lo que dignifica diariamente la existencia de a humanidad”.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  Nuestros programas son:
Hogares Pelota de Trapo
Casa de los Niños de Avellaneda
Escuela Talleres Gráficos Manchita
Escuela Panadería y Heladería Panipan
Recreo Pelota de Trapo
Biblioteca Pelota de Trapo
Escuela de Educadores Populares
Agencia de Noticias Pelota de Trapo