Por Carlos del Frade

(APE).- Las caritas de los chicos africanos que intentan escalar el obsceno y gigantesco alambrado que los separa de España, sintetizan la continuidad de la lógica del desprecio quinientos trece años después del inicio del saqueo americano y la permanente explotación humana y de recursos naturales de las tierras de las naciones negras.

Leer más...

Por Sandra Russo

(APE).- Mil personas son las que van a parar, todos los días, al enorme basural en el que los camiones recolectores vuelcan los desechos en José León Suárez. El relleno ecológico del CEAMSE es un escenario de despojos entre los que esas mil personas buscan algo. Incluso entre los desechos o más precisamente ahí, donde yace aquello de lo que los demás se deshicieron, ellos buscan algo que les sirva. Es que no tienen absolutamente nada. Soledad tiene 16 años y un marido. Van juntos con una mochila al basural a revolver la podredumbre de la que emana un olor persistente que se queda impregnado en la piel.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APE).- Los pueblos originarios de San Juan, los huarpes, decían que las montañas y las aguas estaban protegidas por distintos tipos de espíritus. Seres contradictorios y apasionados como ellos mismos. Lejos de ser símbolos del mal o del bien como después impuso la cultura europea con sus demonios y ángeles, siempre lejos, muy lejos de las desventuras de la carne y el alma humanas. Esos espíritus, amigables si se trataba bien a la naturaleza, taimados si se ofendía a la existencia, protegían aquello que estaba en el seno de las montañas y cerros. Como el oro y el cobre. Para los huarpes y sus espíritus, el oro y el cobre debían ser cuidados porque formaban parte de la tierra en donde ellos crecían, se enamoraban y en la que intentaban construir los sueños de sus abuelos.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APE).- “Era el país de los grandes ríos y las selvas de pesadilla”, era la frase que se repetía entre los cronistas españoles al describir aquel misterioso territorio poblado por rebeldes matacos, chiriguanos y tobas que llamaban a la cacería colectiva con la palabra chaco, la encerrona de las vicuñas, acto masivo y popular en donde se respetaba la vida, el ecosistema, para que sigan alumbrando todas las especies en esa región del mundo.

Leer más...

Por Sandra Russo

(APE).- “Una población de idiotas”. Así de fuerte y escalofriante fue la descripción del Jefe de Cirugía del Hospital de Pediatría “Ramón Madariaga”, de Posadas, Misiones, al referirse a las consecuencias del uso de agroquímicos en la zona. Textualmente, Hugo Gómez Demaio dijo: “Se está generando una población de idiotas”. Esa palabra que recrea un vocabulario médico del siglo diecinueve, es lo que salta ante la vista y lo que escandaliza el pensamiento.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE