Por Bernardo Penoucos

(APe).- La masacre de Pergamino regresa y recorre el partido de Esteban Echeverría para colarse impune en la comisaría 3°. Los gritos y pedidos de auxilio de los 7 pibes que murieran quemados en la comisaría 1° de Pergamino regresan en los gritos y pedidos de auxilio de los 6 detenidos que también murieron bajo la lengua de fuego del abandono y de la complicidad estatal. Miguel Angel Sánches de 31 años, Elías Soto de 20 años, Jeremías Rodríguez de 19 años, Jorge Ramírez de 30 años, Eduardo Ocampo de 60 años y Juan Lavanda de 59 años murieron en el incendio no sofocado por el Estado, murieron en una celda con capacidad para 10 personas en la que estaban alojadas 27, murieron en una comisaría que estaba clausurada juicialmente.

Leer más...

Por Alfredo Grande

(APe).- Lo he contado varias veces. Hace muchos años fui invitado por Gerardo Duré para dar una charla en el Seminario de Formación Teológica. Ese año se reunió en la diócesis de Moreno. Estuve realmente preocupado porque no entendía las razones de tal invitación. En mi vida he sido muchas cosas, pero nunca he transitado los colectivos religiosos. Más allá de las lecturas sobre la teología de la liberación, con la guía de mi amigo Rafael Villegas y los encuentros con el talentoso Ruben Dri. No sé si fue un antes y un después. Para mí al menos, fue un durante. Porque durante el desarrollo de las actividades, incluida mi exposición que duró 40 minutos, empecé a darme cuenta que una cosa es la unidad y otra la unión.

Leer más...

Por Claudia Rafael

(APe).- La entera historia de Tobías se resumió en sus 8 meses. Ni un día más. Hasta que las aguas del arroyo Morales, brazo del río Matanza, –el mismo de la cuenca que cobija en sus entrañas cromo, plomo, cobre, zinc- lo vaciaron de respiro. Fueron las aguas turbias, en medio del caserío, que lo devoraron como cuchillazos a la vida. Al banquillo el agua. Sucia, contaminada, oscura. Que devora lo que no debe. Que se traga la vida y no siente culpa. Que avanza ante cada lluvia saliéndose de su cauce. Tobías tenía 8 meses. Y ni gateó ni pronunció más que gorgojeos o palabras que sólo entendían su mamá y sus hermanitos de 4 y 8 años. Porque el agua del arroyo actuó por propia prepotencia. Le espetó la violencia de su vómito voraz y le truncó los días. No lo dejó llegar a caminar, ni a correr, ni a cantar la letra de una canción preferida.

Leer más...

Por Silvana Melo
   (APe).- El vínculo entre la semilla, la tierra y la humanidad es germinal. Es cimiento de la cultura, del origen, de la vida que viene. Desde diez mil años atrás los pueblos intercambiaron semillas para construir la soberanía de los alimentos. Y de una vida de propiedad colectiva, polinizada por las abejas, con la cosmogonía de los bosques, con los espíritus trepados a la cintura de las mariposas.

Leer más...

Por Bernardo Penoucos

(APe).- La mujer de 20 años embarazada de 7 meses limpia vidrios en una esquina de San Miguel. Mira el semáforo, si está en rojo baja a la calle con balde y detergente. Pregunta y limpia o pregunta y le suben el vidrio. La mujer sube y baja a la calle. Lleva la panza cargando vida y lleva su cuerpo cargando pobrezas. Estira la mano y las monedas se juntan, por ahí algún billete, por ahí alguna cara de desprecio, por ahí el silencio bravo de la indiferencia.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE