Por Claudia Rafael - Fotos: La Retaguardia

(APe).- Todo era sombras aún. Faltaba una hora y minutos todavía para el amanecer. Mónica sintió algo extraño en el pecho y en la garganta. Ahí donde las angustias se clavan para dificultar el aire. Y se levantó a buscarlo a su niño, intuyendo que había algo que no estaba bien. Si cuando salía por la noche regresaba a las 7 pero ese 31 de enero a las 5 pegó un salto de su cama para buscarlo. Luciano nunca regresó y hoy, exactamente diez años más tarde, ella sabe que ya no lo hará. Hace cinco años tuvo esa certeza. Cuando un cuerpo enterrado como enene (hundido en la Nacht und Nebel, la noche y la niebla de los nazis) en el cementerio de la Chacarita resultó ser el de su muchacho. Al que todos habían negado como a un cristo de siglo XXI. Al que –supo entonces- habían empujado al pavimento y a la brea caliente de la General Paz. Sin ropas. Con terror. Azuzado por los perros de uniformes azules, hambrientos de venganza contra el pibe que se transformó en un david que con su tímido pero firme “no” supo herir a los goliat habituados a cooptaciones y obediencias.

Leer más...

A Aukan, Calfuray, Kalfulikan y Daiana que me han demostrado que es por los niños y niñas de nuestra tierra que podremos lograr algún día el mundo que nos merecemos.

Por Laura Taffetani
     (APe).- En el año 1967, el reconocido pedagogo francés Celestine Freinet , en su libro Les dits de Mathieu, recuerda recordar aquellos tiempos felices en los que niños y niñas eran cobijados por la comunidad y disfrutaban de frutos prohibidos en árboles vecinos en un mundo que se ofrecía sin reparos a sus mejores deseos. Y reflexiona: “si el propietario ofendido nos hubiera conducido ante el agente responsable del ‘orden’ que nos habría interrogado y acusado; si nos hubiéramos citado despiadadamente ante un tribunal, aunque fuera para niños, llevaríamos, todos, inscrita para siempre nuestras fichas descriptivas, la infamante nota de ‘delincuente’.” Para concluir en que los hechos verdaderamente reprochables en realidad provienen “del egoísmo y la inhumanidad de los que detentan la propiedad y la autoridad”.

Leer más...

Por Bernardo Penoucos

(APe).- Cómo no entender tu oscuridad. Niño de lodo, pies ajados de tierra seca y asfalto en fuego. Cómo no entender la ausencia de tus ojos, tu no piedad, tu desamor redimido entre rejas que ya no se doblan ni se doblegan.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- Sandra Cabrera era la secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina, seccional Rosario. Fue asesinada hace quince años, el 27 de enero de 2004. Cuando se cumplieron cuatro años del hecho, presentamos un informe en relación al expediente que investigaba el asesinato de Sandra Cabrera.

Leer más...

Por Alfredo Grande

(Ape).- En una época, se hablaba de los ladrones de guante blanco. Una manera elegante de hablar de los funcionarios. El crimen organizado pudo disputar –y, en algunos casos, triunfar- la administración del poder. Eso que llaman gobierno. Si el crimen organizado gobierna, entonces los delitos más atroces serán legitimados. Si el crimen organizado gobierna, la legalidad será un artificio encubridor de todas las formas de la impunidad. Si el crimen organizado triunfa, la seguridad será apenas los mecanismos represores, torturadores y exterminadores, de lo que se denomina terrorismo social. O sea: la protesta política social bautizada como actos terroristas. Otras formas del plan “Conintes” (conmoción interna del estado), del más popular “estado de sitio”, serán patentadas. Y sostenidas.

Leer más...

Recién editado

Libros de APE