Por Alfredo Grande
(APe).- Hace muchos años, incluso algunas décadas, estaba hablando con mi hijo menor. En un momento de la charla me dijo: “escucháme Alfredo”. Sentí una luz cegadora. “¿Cómo Alfredo? – le pregunté realmente sorprendido. Me contestó: “¿acaso no te llamás Alfredo? ¿Cómo tengo que decirte?” Respondí en forma inmediata. Un grave error. “Papá, obviamente”. Me miró fijo, quizá anticipando la próxima jugada. “¿y vos como me decís?”. Me di cuenta que en dos jugadas había jaque mate. “Fede” contesté en piloto automático. “Bueno, contestó mientras atacaba al rey con la torre, decime hijo”. Irrefutable. Me di cuenta que las relaciones de parentesco también son una forma de expresar relaciones de poder. El parentesco era de abajo hacia arriba, y de arriba hacia abajo era el nombre propio. Incluso un apodo. Es probable que racionalmente lo supiera, pero que afectivamente lo negara.

Leer más...

Por Carlos del Frade

(APe).- -Acordate que los pibitos crecen – así decía el cartel escrito a mano dejado el 13 de octubre de 2020 en la zona de calle Pueyrredón al 4200, en Rosario, escribe el joven y talentoso periodista Martín Stoianovich en una nota publicada en el portal “Enredando” de la ex ciudad obrera.

Leer más...

Descargá el libro gratis