Demócratas en el ring (II)
Publicado: Viernes, 29 Julio 2016 14:07
Demócratas en el ring (II)

Por Alfredo Grande (APe) Durante muchos años, especialmente en mi lejana infancia y mi no tan lejana adolescencia, padecía de una timidez exagerada. Más adulto ya, comprendí que durante décadas sufrí de “humildad patológica”. Sé que los muchos que me conocen poco y los pocos que me conocen mucho no estarán demasiado de acuerdo con estas afirmaciones, especialmente la última. Sin embargo, debo insistir. Mi absoluta incapacidad de mostrar y demostrar autoridad, apenas se ve compensada en algunas ocasiones, por el respeto a mi ascendiente. Que no es lo mismo, y tampoco es igual. O sea: casi siempre tengo ascendiente, cuyo fundamento es la coherencia, la consistencia y la credibilidad. El trípode de la implicación. Otras veces me sorprendo a mí mismo por realizar un análisis anticipatorio que si alguien lo rescata, se olvida de quien lo señaló por primera vez. Cultura represora, alucinatorio político y social, fascismo de consorcio, retroprogresismo, banalidad del bien, son conceptos que, a mi criterio que, como ya dije sufre de humildad patológica, permiten el pensamiento y facilitan el acto.  Cuando escribí Demócratas en el Ring anticipé que el catch iba a tener su reivindicación final. O al menos, que era una metáfora poderosa para dar cuenta de lo representativo de esta democracia. Porque el tema de fondo no es si es representativa. Sino a quién representa. Porque la representación entendida como encubrimiento, mistificación y disfraz, siempre es necesaria. Hasta el ministro de energía no juró por la Concha (Shell) sino por los evangelios santos, y seguramente también por alguno apócrifo. Entonces como para mostrar que debería superar mi humildad patológica, el catch de la política tuvo su apoteosis. El zar del espectáculo televisivo y el jefe del estado compitieron duramente, hasta la reconciliación por la espalda que erizó a las redes sociales. Lamentablemente, lo dicho, dicho está, pero no fue televisado. Una pena. Los Reyes del Sarcasmo ni siquiera se acercaron a las dimensiones de la sátira. No hubo crítica, no hubo cuestionamientos, no hubo nada de nada, más allá de la frivolidad del snapchat. En una obra de teatro que escribí y dirigí  “Divanes de Palo” (un antídoto para disminuir mi humildad patológica) hago la siguiente diferencia: “si un ciego le dice a un vidente –nos vemos mañana- es ironía. Si un vidente le dice a un ciego –nos vemos mañana- es sarcasmo.” El Zar y el Jede del Estado son videntes. Oyentes. Bien o mal olientes. Pero es una confrontación entre poderosos sarcásticos. El Zar hizo mofa de las mujeres y por eso lo declararon personalidad ilustre de la cultura. Yo agrego: de la cultura represora. El Jefe se burló y burla de trabajadores con su canallesco sketch:”tarifazos”. El Zar se burla del Poder por la sencilla y patética razón que es más Poder que el Poder. Los medios masivos de comunicación y dementización le son adictos. Pudo palanquear a un ignoto pelirrojo creo que colombiano, pero que no vendía café, sino mapas de seguridad. Una especie de GPS para saber dónde te iban a embocar. Entonces: dos Poderosos se enfrentan es una tragicomedia de enredos, pero nunca una batalla de fondo. La Momia y Karadagián luego de molerse con algunos golpes, se abrazaban con toda la compañía del circo. Y eso hicieron el Zar y el Jefe. Lejos de ser lamentable, es una excelente confesión de partes. Esto no es en serio, tampoco es serio, ni siquiera es solemne. Es otra de las Jodas del Zar ahora imitado, en la segunda bajada de pantalones, por el Jefe. Es cierto que no hay mal que dure cien años. El problema es que a los 99 el conteo empieza nuevamente. Por eso lo que está en el fondo de este pantano es la antinomia absoluta entre democracia y elecciones. Lo electoral termina siendo una forma de impunidad para estafas, negociados, asesinatos, abandonos seriales de personas. Los contratos de Vaca Muerta son una de las tantas pruebas de tantas infamias. La Jefa decretó su secreto y el Jefe  continúa con el secreto. Y lo muerto no es solamente la Vaca. La muerte es de tierras, aguas, aires. Atila era un artesano. Ahora la gran industria se encarga de pudrir la Tierra mientras se deslumbra por un poco de agua en Marte. Mientras tanto, para sostener mi humildad patológica, yo sigo escribiendo, dando cursos, atendiendo pacientes, dirigiendo obras de teatro y haciendo mis unipersonales. Poco, muy poco. Como me señaló mi hijo mayor, hay un aforismo implicado que lo ha convertido en lema rector: “la diferencia entre poco y nada es mucho”. Será humildad patológica, pero no puedo dejar de pensar y de sentir que es demasiado poco lo que hago y que es demasiado mucho lo que quiero hacer. A lo mejor, debo pensar en otras formas de ring. Y yo también pasar de mi queja a mi combate. Edición: 3200  

 Ana y Octavio
Publicado: Martes, 26 Julio 2016 16:22
Ana y Octavio

Por Silvana Melo (APe).- Ana María Semczuk se preparaba para escindirse, en esa fragmentación prodigiosa que transforma en dos vidas lo que era una sola. A las 35 semanas sintió que se le contraía el vientre. Y que Octavio tenía una perentoria decisión de vida propia. Ella, con Fernando y Macarena, la familia que armó y por la que se jugó yéndose de Apóstoles a Iguazú, vivía en la ciudad de la séptima maravilla. Cuando murieron, ella y Octavio, la ocupación hotelera estaba a un 95%. Los turistas habían dejado casi 170 millones en la provincia. Pero el Estado les dio la espalda. La salud pública hizo esperar horas a Ana, después la trasladó a cien kilómetros, la atendió con displicencia y no evitó que el prodigio cotidiano de la vida que se hace dos, fuera desbaratado violentamente por la muerte. Una cómplice eficiente de las estrategias de selección y descarte de un estado capitalista con prioridades claras y fundacionales. Donde no caben las Anas ni los Fernandos que migran buscando mejor vida, ni los Octavios que nacen sintiendo que esa sublime maravilla que pretendió descubrir Alvar Núñez cuando llegó al continente, puede salpicar buena suerte. Pero salpicó muerte. Tal vez por el llanto ancestral de aquel dios celoso de la bella Naipú, que había elegido a un mortal. Y en la leyenda guaraní, echó el agua abajo por despecho. Sus lágrimas sagradas se desencadenaron furiosas buscando la canoa donde Naipú huía con su amante de carne y hueso. O acaso es la catarata sistémica la que se lleva a las Anas y los Octavios. Sin magia ni leyenda. Ana fue a parir al Hospital Samic de Puerto Iguazú. Dice Fernando: -Llegó a la guardia y al ratito, a las 9.30, rompió bolsa en la sala de espera. -Un médico hizo escuchar los latidos del corazón del bebé pero nunca llevaron a Ana a una sala de parto. -Cuatro horas más tarde comunicaron el traslado al Samic de Eldorado porque en Iguazú no había cama. -La distancia era de cien kilómetros. La ambulancia llegó 13.30. -“Yo iba adelante y escuchaba cómo gritaba. Escupía sangre. El bebé se ahogaba. El médico y una enfermera iban atrás. Nunca pararon. -“Cuando llegamos al Samic de Eldorado, nadie nos esperaba. Los médicos estaban mirando una telenovela. Abrieron la sala de parto y a los diez minutos nació el bebé. Por parto natural”. -Octavio ya no vivía. Ana murió al otro día. Ellos llegaron desde Apóstoles a Iguazú buscando horizontes más piadosos. Esperando que salpicara la buena suerte desde ese llanto divino y pluvial. Séptima maravilla del mundo que tal vez les rociara purpurina de los dioses a esa vida tan árida y tan insegura de la tierra misionera. Tinta como la sangre. Ella tenía 29 y 15 años junto a él. Octavio Natanael sería su segundo hijo, después de Macarena. Pero la semana pasada Fernando tuvo que ofrendarlos a la mamá Pacha y no podía entenderlo. Hasta ayer serían cuatro. Hoy, apenas dos. La muerte, que es una eficiente herramienta sistémica, les había golpeado la puerta. La de la casa y la del alma. La salud pública, instrumento de selección y descarte, allanó los caminos. Y los dos, Ana y Octavio, se convirtieron en números fríos y sin identidad que engrosan las estadísticas de mortalidad materno infantil. Esas estadísticas que después no se muestran o se dibujan o se disfrazan. Porque son vergonzantes en la séptima maravilla del tercer milenio. La reducción de la mortalidad materna estuvo lejos del quinto Objetivo de Desarrollo del Milenio con que las Naciones Unidas suele tratar de expiar su responsabilidad en la tragedia del mundo. Del compromiso argentino de llegar a 1,3 muertes por 10 mil nacidos vivos apenas se arribó a 3,2. "En Argentina la deuda con las mujeres está en la atención obstétrica de emergencia y en las complicaciones en el embarazo. El 70% de esas muertes son evitables”, decía a Clarín Mabel Bianco, de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer un año atrás, como si supiera de Ana y Octavio. Fernando compró la sangre 0 negativo que necesitaba su esposa. Les pagó a los donantes. Porque en el hospital público no había reservas. Después hizo una denuncia penal. Después escuchó a los funcionarios decir que “veremos si fue una muerte prevenible o no”. Después los escuchó decir que “seguramente (Ana) tuvo un síndrome de Hellp, una complicación obstétrica severa considerada como una variedad de preeclampsia, que se caracteriza por una anemia brusca, rotura de glóbulos rojos y fallas renal y del hígado”. Después pensó que en siete horas de espera había mucho tiempo para retener una vida. Dos vidas. Después los escuchó decir que fue “un accidente obstétrico”. En realidad un siniestro obstétrico. Un sacrificio obstétrico al sistema. Paula tiene 27 años y es hermana de Ana. Toda su familia acordó con Fernando la necesidad de una Fundación Ana María Semczuk. “Para poder ayudar a que otras personas no sufran lo que pasamos nosotros; la idea es sacar algo bueno de todo esto. Algo que haga que su muerte y la del bebé no sea un caso más. Que su hija se sienta orgullosa de sus padres y recuerde lo buena que era su mamá”, dice a APe. Quieren quitarle el velo a la muerte de Ana y Octavio. Quieren arrancarle la envoltura de mera estadística. Quieren que sean visibles. Ponerle un cepo a la muerte para que no toque a otras anas y otros octavios. Quieren armar una celada al sistema, en tiempos en que los transformadores son apenas quijotes desbaratados por molinos con gerentes y policía. Tal vez la trampa más grande que se le tienda al sistema sea que los niños sigan naciendo, como un desafío al exterminio. Que sigan en pie las Anas, diosas en un momento mínimo de su crónica. Pariendo fueguitos obstinados para que no se apaguen jamás. Ni con los ventarrones de la salud pública. Ni con el llanto a gritos de la séptima maravilla del mundo.  Edición: 3198

El saqueo de la niñez
Publicado: Lunes, 25 Julio 2016 13:21
El saqueo de la niñez

Por Carlos del Frade (APe).- En la Argentina los únicos privilegiados son los niños, decía la mítica leyenda que desde el peronismo anidó en lo profundo de la conciencia política y social del país del sur que este año celebró sus doscientos años de supuesta independencia. En estos días donde los próceres del siglo diecinueve y alguno del veinte, como Evita, justamente, la difusora de aquella consigna intergeneracional, serán devorados por los animales en extinción en esa puesta en escena cotidiana y casi íntima que son los dibujitos en los billetes, las expresiones del poder en la vida cotidiana de los habitantes de estos atribulados arrabales del mundo. Habrá que convenir que la disputa entre Evita y Julio Argentino Roca en el billete de cien pesos no pudo definirse. El genocida se las ingenió para sobrevivir hasta que sea tragado por la ballena o deglutido por el yaguareté, los animales que ahora borrarán los pesados fantasmas de la historia. Sea como sea, en la Argentina del bicentenario de la independencia, las pibas y los pibes cada vez son más los perjudicados y no precisamente por la amenaza de monstruos ni fantasmas, sino por una política económica que se manifiesta de una manera brutal a través de los números, las vísceras de la sociedad, como le gustaba decir a Raúl Scalabrini Ortiz. En el nuevo estudio de la Universidad Católica Argentina, llamado “Las múltiples dimensiones de la pobreza infantil. Incidencia, evolución y principales determinantes (2010 – 2015)”, las cifras marcan la sepultura definitiva de aquel sueño colectivo que hacía centro en la niñez. El 40 por ciento de las chicas y los chicos de cero a diecisiete años son pobres, comienza diciendo la investigación. Esto significa que casi cinco millones de nenas y nenes no tienen lo básico para vivir. Mientras tres de cada diez adolescentes, entre dieciocho y veintinueve años, también están empobrecidos. Un universo de alrededor de tres millones de muchachas y muchachos. La niñez, entonces, es aún más castigada que la adolescencia. Sostiene la investigación que ingresan a la pobreza multidimensional moderada los niños/as que: viven en situación de hacinamiento medio y/o en viviendas precarias en términos de su construcción; no tienen acceso a una atención preventiva de la salud y no cuentan con obra social, mutual o prepaga; carecen de una estimulación temprana suficiente; asisten a la escuela pero carecen de ofertas educativas; o cuando son adolescentes presentan sobre-edad y/o trabajan en tareas domésticas intensivas y/o económicas. En tanto ingresan a la pobreza multidimensional severa los niños/as que presentan al menos una de las siguientes privaciones severas: tener hambre y no acceder a ayuda alimentaria directa; no tener acceso al agua de red y no contar con inodoro con descarga; vivir en situación de hacinamiento crítico y/o en una vivienda precaria en términos de los materiales de su construcción; no tener las vacunas que corresponden a su edad; no acceder a ninguna tecnología de la información; carecer de estímulos emocionales e intelectuales en la temprana infancia; no asistir a la escuela entre los 4 y 17 años. “…en el último trimestre de 2015, más del 56% de la infancia se hallaba privado del ejercicio de al menos 1 derecho en una gama de capacidades básicas. En el interior de esta población, se ha reconocido una situación de privación severa en el 19% de los casos y una situación de privación moderada en el 37%”, apunta el estudio. Traduciendo en números, tratando de imaginar caritas y situaciones, esto quiere decir que en la Argentina donde los animales en extinción se comen los fantasmas y los ideales de las figuras de su historia, donde alguna vez se imaginó que los niños eran los únicos privilegiados; aquí, en estos mapas de variados colores y múltiples riquezas, más de siete millones de niñas y niños entre cero y diecisiete años no tiene alguno de estos derechos garantizados. Y que más de dos millones de ellos tiene una privación severa. Mientras tanto, los grandes medios hablan de bolsas repletas de dinero, conventos no santos, la AFA sin rumbo, las tarifas a favor de las multinacionales y un presidente que miente sobre un futuro que pocos, muy pocos llegan a ver. En este nuevo informe de la UCA, “Las múltiples dimensiones de la pobreza infantil”, una vez más se demuestra la contundencia de las múltiples dimensiones del saqueo. Esa mutilación permanente de la Argentina, donde Evita y los niños serán devorados por animales en extinción y bestias humanas que solamente están atentas al servicio de los intereses minoritarios. Fuente: Informe de la UCA, “Las múltiples dimensiones de la pobreza infantil. Incidencia, evolución y principales determinantes (2010 – 2015)”, Ianina Tuñón y Santiago Poy, 2016. Edición: 3197  

Demócratas en el ring
Publicado: Jueves, 21 Julio 2016 16:03
Demócratas en el ring

Por Alfredo Grande (APe).- En mi lejana y no demasiada añorada niñez, una de las experiencias más conmovedoras y tristes fue cuando la Momia perdió con Karadagian. Titanes en el Ring terminó siendo un escenario análogo a la actual democracia, denominada representativa. Lo cual no deja de ser curioso. La queja sobre que gobiernan los dueños, o sea, los CEOS, es un patético recurso. Los Estados son siempre Corporaciones de Corporaciones. Y los CEOS de esas corporaciones pueden ser llamados Jefes de Estado, Presidente, Jefes o como dé lugar. Si alguien duda de esto, basta verificar el financiamiento de las campañas electorales. La máquina de votar es muy, pero muy, pero muy muy muy cara. Y el que paga, manda. Más temprano que tarde, los CEOS democráticos rinden cuenta a los dueños de su Poder, que no es el pueblo que los votó, sino que son las empresas que los financiaron. Luego viene una cuestión de estilos. Bóvedas, off shore, conventos, rutas diversas para que los dineros robados que, como las obscuras golondrinas, ya nunca más regresarán. La Momia perdió y tardíamente supe porqué. La Momia quería a los niños muy tiernamente y Karadagián era maligno. Pero la razón de la derrota no fue en relación a las capacidades del luchador vendado. Mi padre al verme tan triste me dijo: “lo que pasa es que Karadajian es el dueño de ese circo”. Aunque sea triste la verdad, muchas veces tiene remedio. La Momia era un empleado del dueño del circo. Nada más. No era un gladiador contra ningún imperio. Y los demócratas que supimos conseguir, menos. Combatir al capital en abstracto no es lo mismo que enfrentarlo en concreto. La distribución de la riqueza, necesaria y justa, nada tiene que ver con impedir la acumulación de la riqueza. Si menos se acumulara, menos habría que distribuir. Si luchamos contra la pobreza está bien. Pero si luchamos contra la riqueza es mejor. Un accionista de la Shell es la Momia de turno. Obviamente no es la única pero no me da para darle a todos todo el tiempo. Y menos a todas. Aunque lo bajemos a Aranguren, la Shell seguirá y nombrará otra Momia porque vendas le sobran. “Según su declaración jurada patrimonial presentada a la Oficina Anticorrupción con datos de 2014, el actual titular de la cartera de Energía tiene el equivalente a unos $ 13 millones en acciones Clase A de Royal Dutch Shell, la casa matriz controlante tanto de la petrolera local como del trading que interviene en la operatoria de importación de crudo”. (Lapoliticaonline) Si el kirchnerismo tenía un alto voltaje de erotismo, el macrismo es pornográfico. Y no es una diferencia menor. El erotismo político tiene alto valor de mercado electoral. El abrazo interminable en el tiempo de Eva Perón con el General ha degradado a la mirada lánguida de nuestro Presidente con la titular de una marca de ropa para niños. Dicen que dicen que compra en talleres clandestinos. Si esto así fuera, ya pronto nuestro Papa la excomulgará, igual que a Grassi. Felices los niños, felices los votantes, felices los accionistas, felices las monjas que no son monjas, felices los casinos, los bingos, las maquinitas traga monedas de los que van a jugar, felices todas y todos. La cultura represora te lo resuelve fácil. A quien querés más: ¿a los cortes de luz o a los tarifazos? La pornografía surge cuando hay cortes de luz y hay tarifazos. Por lo tanto el secreto de que los demócratas en el ring continúen dirimiendo supremacías truchas entre momias y karadagianes, es que nosotros seguimos pensando que es en serio cuando es una estafa colosal. Del plan Cóndor al plan Condorito, donde te estafan, asesinan y roban igual, pero más limpito. La guerra limpia que Galtieri inventó para usar la soberanía de las Malvinas, como moneda de cambio para indultar a la guerra sucia. Brillante análisis que León Rozitchner plasmó en un libro necesario. Quizá cuando nuestro grado de lucidez política alcance niveles superadores, nos demos cuenta que los gobernantes de turno, turno completo, y no pocas veces, varios turnos, son apenas sicarios de los asesinos seriales que controlan los capitales del planeta. Y no es la revolución lo que pueda invertir esta racionalidad perversa. Tenemos que invertir la racionalidad perversa de la cultura represora para que pueda advenir la Revolución. De lo contrario, lo peor de lo peor que es el hombre nuevo y la mujer nueva lleguen para mimetizarse con el hombre viejo y la mujer vieja. Hasta Karadagian puede vendarse para disfrazarse de Momia. Nuestra única opción es bajar a los demócratas en el ring y crear una cultura diferente. Edición: 3197

La gorra, la teta y las fieras
Publicado: Martes, 19 Julio 2016 13:21
La gorra, la teta y las fieras

Por Claudia Rafael (APe).- Los tiempos del disciplinamiento social se profundizan, como es usual cuando los hechos se acompañan de un discurso desembozadamente represivo. Pintar con aerosol un paredón y correr entre la oscuridad de la noche es premiado, en la Mar del Plata que impuso a Carlos Arroyo como intendente, con allanamientos cargados de violencia, secuestro de textos marxistas, pintura y detenciones. La escena de una madre amamantando a su bebé en una plaza de San Isidro es concebida como una provocación a la moral y a las buenas costumbres y el mero reclamo, caracterizado por la policía como “resistencia a la autoridad”. Las detenciones por la fórmula ilegal de la doble A (Averiguación de Antecedentes) o AI (Averiguación de Identidad) son bosquejadas por fiscales del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil de distintos departamentos judiciales como una realidad creciente e imparable. Los policías locales que se permiten ingresar con naturalidad a ciertas escuelas secundarias del conurbano. En ocasiones, armados. O bien aplican “correctivos” que dejan sangrientos escenarios de abierta dominación hacia los ejércitos de pibes que no conciben una luz de mañana con la que arrancarse de encima los harapos de la desigualdad. La aprobación por parte de la justicia rionegrina del fallo que permite detener niños y adolescentes en “situación de abandono” con la aclaración de que la policía “debe proteger al menor involucrado, cumpliendo con la finalidad de dar seguridad” y deben evitar discriminar por “el color de tez, nivel económico revelado por la indumentaria, juventud o género”. Como si el abandono fuera una “situación” y la seguridad –en el sentido de resguardo y cuidado amoroso- una potestad de los portadores de la perversidad. Todo tiene un aval discursivo desde el poder que se afianza y se propaga con éxito cuando la sociedad teme. En los escenarios transicionales –escribió Maristella Svampa- “emergen nuevos núcleos de tensión, que ponen de relieve la potenciación de los obstáculos, visibles en la profundización de formas de control y disciplinamiento social, a través tanto de la criminalización de la protesta social y la tendencia al cierre del espacio público en nombre de la seguridad ciudadana, como de la tentativa de militarización de los espacios estratégicos y, en ciertos países, el avance de la legislación antiterrorista”. Las calles del lodo-las villas-las esquinas de gomaespuma gastada y techo de cartón-las carpas de nylon-los vagones de trenes abandonados constituyen de por sí cárceles a cielo abierto y se elevan a la categoría de instituciones de control. Hay rejas indelebles que marcan el ritmo y los movimientos. Que deciden hasta dónde y hasta cuándo. Zygmunt Bauman escribió que “en las grandes ciudades, el espacio se divide en comunidades cerradas (guetos voluntarios) y barrios miserables (guetos involuntarios). El resto de la población lleva una incómoda existencia entre esos dos extremos, soñando con acceder a los guetos voluntarios y temiendo caer en los involuntarios”. Entonces “las víctimas son domiciliadas fuera del universo sagrado de la obligación moral como escribió Helen Fein”, analizó Alberto Morlachetti. La misma Helen Fein que elaboró que los genocidios son la  “acción sostenida e intencionada llevada a cabo para destruir físicamente, directa o indirectamente, a una colectividad, a través del impedimento de la reproducción biológica y social de los miembros del grupo, sostenida a pesar de la rendición o ausencia de amenaza por parte de la víctima”. Es el capitalismo descarnado y al desnudo. Que recorre caminos discursivos más o menos duros y actúa en consecuencia. Es el mismo y exacto modelo. Varía en sus formatos que avanzan hasta donde es posible avanzar según los tiempos. Se disfrazan ciertas formas o se desemboza sin el menor cuidado. La justicia reclama más penas. Los gobernantes edifican prisiones. Los brazos armados del Estado corrigen conductas anómalas al sentir del sistema capital. Los marioneteros de los desarrapados compran favores y pagan con desprecios. Organizan redes de autosustentamiento que usan y tiran. Las prácticas sociales del castigo marcan el paso de los olvidados de la tierra. Y las fábricas de la pobreza producen mendigos en serie. Sacan a la calle limpiavidrios y vendedores de tissue por diez pesos los tres paquetes. Confeccionan consumidores de polvos y somníferos que aletargan. Y vacían de ritmo los pentagramas para cargarlos de violencias que van perdiendo en el sendero el amor a la condición humana. Castigan el poema de denuncia o el grito con forma de aerosol en una pared. Condenan la teta pública como una insolencia de la vida. Reprimen por si acaso el desamparo no sea cosa que mute en colectivo armado de quimera.  Mientras tanto, estoy (estamos) en los ruidos de la tristeza, en las tablas de la perdición, en el aire de este tiempo maldito, infortunado; llovizna criminal y sucia, como escribía Paco Urondo. En un tiempo que simplemente cambió sus matices. Nunca es igual aunque siempre lo sea. Edición: 3196      

Los pibes de la quema
Publicado: Miércoles, 27 Julio 2016 22:28
Los pibes de la quema

Por Facundo Barrionuevo, desde Mar del Plata (APe).- -“¿Dónde anda el Víctor, doña?”. -“Fue al Basural…”, responde desde el otro lado del portón de chapa y alambre, la mamá. El pibe tiene 14 recién cumplidos, ya conoce el oficio de sobrevivir de la basura y el reciclado y se maneja solo. La madre, va cada vez menos para aquellos lados ya que tiene hijos más chicos, y los mayores ahora hacen todo el trabajo. En Avenida Antártida al 8300, uno de los tantos fondos de la Mar del Plata oculta, atrás de las escenografías de alfajores y lobos de mar, se levanta el basural en la salida del camino a Miramar. "¿Quién lo busca..?", pregunta la mujer. "De la Iglesia, cuando venga dígale que estuvo Juan...", responde un educador que se vuelve con el mate, en el Barrio Parque Hermoso. Mar del Plata, vaya a saber con qué dibujo censal, arrojó 600.000 habitantes en el 2010. Los que entienden en la Universidad Nacional, en off claro, dicen que tiene que estar cerca del millón de habitantes, sin contar los cientos de miles de turistas que se suman en el verano, cuando también la competencia de buscadores se duplica en el Predio de Disposición Final de Residuos. Camiones y camiones de la empresa Tucsan S.A. (perteneciente al Grupo Roggio, el mismo de Metrovías) con toneladas y toneladas de basura se abren paso entre los pibes y sus familias, que se apiñan frente a la catarata de bolsas, todos los días llueva o truene. Pibes y jóvenes que fueron empujados al oficio de "la Quema". Nadie elige comer de la basura que genera este sistema del derroche y el hambre. Algunos números... Desde 2012, la Secretaría de Ambiente de la Nación, con apoyo del Banco Mundial, creó el Programa GIRSU (Gestión de Residuos Sólidos Urbanos) que preveía numerosas medidas para el saneamiento del tratamiento de los residuos. Entre ellas figuraba un programa de inclusión social el cual tenía por objeto la integración de los trabajadores informales en una planta de reciclado y la eliminación del trabajo de los niños y adolescentes mediante un programa de inclusión que recién comenzó hacia fines de 2015. En 2014 según un informe, la fundación Alameda denunció la presencia de cerca de 100 adolescentes y niños trabajando en el Predio junto a otras 400 personas adultas. En 2011, la Cooperativa CURA, fundada por recicladores recibió, videoconferencia nacional mediante, la gestión de un galpón dispuesto para el trabajo de 120 personas y hoy son 33 trabajadores-socios con serias dificultades para subsistir. En los días que se redactan estas líneas, la cooperativa se encuentra de paro por tiempo indeterminado. Prácticamente ganan lo mismo que un recuperador informal de los que entran al predio. El municipio abona mensualmente al Grupo Roggio 60 millones de pesos por mes y a "9 de Julio" (empresa dedicada a la recolección) 45 millones mensuales. "La nueve de Julio" como se dice usualmente, tiene una importante capacidad de extorsión en sus paros (que fueron cuatro en lo que va del año) ya que en un día sin recolección el Municipio pierde un millón y medio de pesos. Un negocio de pocos El ENOSUR (el ente municipal dedicado a los Servicios Urbanos, cementerios, espacios públicos, higiene, etc.) es el responsable del área. Mantiene en su estructura un equipo de profesionales a cargo del programa de inclusión que coordina, junto a educadores ad honorem de algunas ONG y la Iglesia, la tarea de acompañar las historias de 40 pibes, muchos de ellos sostén de familia con su trabajo. Entre otras cosas, el programa se proponía: que vuelvan a la escuela, que hagan trámites de programas o derechos que les corresponden, tratamiento de la salud, de adicciones, que puedan participar de espacios deportivos y artísticos. Para esto último el Municipio firmó un convenio con la Mutual de los trabajadores de YPF para uso de un predio aledaño. El “programa de inclusión" se parió en un contexto de cambio de gestión política, recorte de presupuestos en educación, en cultura y amenazas de arancelamiento en los polideportivos barriales. De los 120 millones de pesos que el municipio recauda por "la tasa especial GIRSU" deberían salir algunos recursos para que la propuesta de inclusión sea más efectiva y de calidad. Para que el Equipo Social cuente con un móvil para visitas o traslados de los chicos. Los $1500 pesos por módulo que recibe la mayoría de los adolescentes, no representan ni un tercio de lo que ellos con ese oficio pueden generar para su familia. No parece ser entendible para el Programa que los trayectos de vida de muchos de estos pibes del nylon y el humo puedan tener altibajos, por eso muchos de ellos, a la primera de cambio, reciben la baja de la beca si no van a la escuela o los profesionales del equipo no los ubican en su casa. No queda otra que volver "al predio". Vale el riesgo de enfrentar la violencia cotidiana, la comercialización de drogas, los accidentes, la tuberculosis. Ya saben que "los de la bonaerense", que custodian la entrada, les hacen la gamba mintiéndole a los operadores sociales o ayudándoles a esconderse. No alcanzan "los circuitos de la buena voluntad" entre los trabajadores municipales que atienden diversas áreas, para ofrecer propuestas atrayentes y que los chicos se sientan tentados a no volver "a la quema". El anterior intendente, Gustavo Pulti, enfrenta varias causas por uso indebido de fondos en los fueros de delitos económicos. En 2008 año de la final de Copa Davis que se disputó en Mar del Plata, el ex intendente había firmado un decreto que disponía de fondos de emergencia de Desarrollo Social para ser utilizados en las instalaciones del Polideportivo donde se jugaría la final. El informe citado de la ONG La Alameda, denunciaba que los fondos del BID para el Programa Social llegaban desde 2006. La cuestión se acarrea de hace muchos años, muchos gobiernos de diverso signo (en algunas cosas). Algunos padres y madres de los adolescentes de hoy se criaron en el basural. El único "derrame" que parece ofrecer el sistema del capital es el de los líquidos lixiviados. La tasa GIRSU se actualizó recientemente, los vecinos ahora pagan un 27% más, el Programa, las becas y la vida de los pibes y pibas del fondo marplatense sigue igual. Casualidades misteriosas Hace muy poco, conocí la obra del artista plástico argentino Daniel Corvino. Una de sus pinturas más conocidas es titulada increíblemente, "Carlitos Arroyo, cartonero". Mueca del destino será que esta obra de 2010, tiene como homónimo al Intendente municipal de General Pueyrredon. Intuyo que Corvino, habrá pensado más en una seña al entrañable Juanito Laguna de Antonio Berni que al cuestionado intendente de esta ciudad. Misterio del arte.   Ilustraciones: Daniel Corvino Edición: 3199

Cómo explicarles
Publicado: Martes, 12 Julio 2016 14:47
Cómo explicarles

Por Silvana Melo (APe).- Cómo hacer. Cómo explicarles un tiempo que siempre les es adverso. Cómo decirles que cuando ellos andan en patas y en remera en pleno julio, pisando el suelo venenoso que pisan, no es porque ahorran gas: no tienen gas. Ni frazadas para envolverse. Ni una bolsita de sueños como combustible. No es porque ahorran electricidad: los funcionarios dicen que están colgados. No es porque en las casillas con puerta de nailon negro hay losa radiante. Es porque la garrafa es inalcanzable. Y de la garrafa nadie habla. Porque la garrafa es el unicornio de los pobres. Cómo explicarles que el auto más vendido del semestre fue la Toyota Hilux. Si en el barrio no se ven. Salvo cuando anda el transa, muy de vez en cuando. Y siempre es mala señal. Cómo podrán comprender que el presidente del Banco Nación va a repatriar unos pocos dólares suyos en el exterior como para zafar. Pero el resto quedará fuera de las fronteras de un país de arenas movedizas. Porque no confía. Cómo podrán comprender que la ex Presidente volvió a comprar los dólares que antes había vendido. Porque no confía en un país de arenas movedizas. Cómo, si en casa no es posible luz y alimento a la vez. Cómo, si en casa ya no es posible la carne ni el tomate ni la polenta calórica de agosto. Y no hay tiempo ni espacio para ensayar la confianza. Cómo decirles que la historia de dos siglos de independencia que les contamos fue expulsada con gases y carros hidrantes para que vuelva a entronarse, gorda y despiadada, la historia oficial. Cómo explicarles a los ex combatientes que legitiman a golpistas y represores. Si nosotros les hablamos de los pibes morochos y hambrientos que mandaron a morir por nada. Cómo hablarles de héroes cuando los nuestros (y ellos mismos) siempre serán los antihéroes de esta historia. Cómo disfrazarle de patria a la banda de Estados Unidos musicando a nuestra independencia, cómo explicarles al rey de España cuando les dijimos que nuestra sangre es un río que se monta al río de la sangre de los originarios, cómo hablar de la Juana si está Rico, cómo hablar de Belgrano si el 9 de Julio se abraza con el Operativo Independencia, cómo definirles la sensación de liberarse de toda dominación extranjera si la liberación es angustia y mejor nos quedamos como estamos porque en el dominio del rey el oprimido tiene sus ventajas y hasta puede mudar a opresor más temprano que tarde. Cómo explicarles que a este retazo de mundo austral que les estamos legando siempre lo gobernarán los ricos, que a las llaves de las fronteras que detestamos siempre las guardan ellos, que a todos nos clavan con lógica de tachuela un chip con el mandato de cuidarse del otro, que un colectivo no es un bondi sino una banda de sueños comunes para envolvernos como frazadas y salir, aunque sea agosto, a disputar la mañana. Cómo explicarles si el formateo sistémico los arma para la rabia individual y el sueño americano. Aunque vivan en Fiorito o en los vertederos de Formosa. Cómo hacer para decirles que ellos son los prometeos que deberán robarles el fuego a los dioses baratos de este tiempo. Sin que sea más fuerte el presagio sombrío de que finalmente habrá un águila gendarme que les coma eternamente las entrañas. Cómo hacer para que sepan que habrá otra vida. Pero habrá que levantarla despacito. Hasta que sea una vida arrasadora. Imparable. Sin espacio para otro cielo que no sea el que amanece.   Edición: 3193

Caras de la misma iglesia
Publicado: Lunes, 11 Julio 2016 14:11
Caras de la misma iglesia

Por Carlos del Frade (APe).- En estos días que se recuerdan los doscientos años de la declaración de la independencia, el Papa Francisco I, Jorge Bergoglio, ha pedido que la Patria no se venda, al mismo tiempo que los suplementos de los diarios repiten que fueron varios los sacerdotes que participaron de aquel hecho político hecho a imagen y semejanza de los intereses de Buenos Aires. En estos días, entonces, donde surgen palabras de una forma de entender el compromiso cristiano, también hay espacios para evaluar las sombras, pesadas y asqueantes que suele encubrir la institución. La información de los medios de comunicación de la provincia de Santa Fe dicen que “el cura de Reconquista acusado de abuso sexual Néstor Monzón quedó nuevamente detenido con prisión preventiva, a partir de una segunda denuncia en su contra por igual delito. El sacerdote, que está imputado por "abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por la condición de ser un ministro de un culto religioso", llegó a los tribunales de esa ciudad como un hombre en libertad y poco más de dos horas después salió detenido y esposado rumbo a una comisaría de la ciudad de Avellaneda. El juez de Investigación Penal Preparatoria (IPP) Gonzalo Basualdo determinó que los próximos 60 días Monzón los pase privado de su libertad, mientras avanza la causa en la que está acusado por un ataque sexual a un nene de cuatro años. Este caso se está tramitando por separado de otra denuncia por abuso que pesa sobre el cura, en la cual la víctima es una nena de tres años, prima de este pequeño. Para agilizar el proceso, la Fiscalía va a pedir que ambas causas se tramiten juntas”, marcan las noticias que hablan de ese abusador protegido por los hábitos religiosos en ese punto del extremo norte santafesino. En estos días, por lo tanto, hace bien pensar en otros sacerdotes que allí mismo, en la saqueada geografía del techo de la provincia de Santa Fe, desafiaron a los heraldos negros de la noche carnívora de la dictadura, como fue el ex obispo de Reconquista, monseñor Juan José Iriarte, la necesaria contracara de este perverso delincuente llamado Monzón, supuesto vocero de Cristo. Recién en el año 2006 comenzaron a hacerse públicos los papeles del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto que revelan el seguimiento al que fueron sometidos algunos obispos de la provincia de Santa Fe, entre ellos Vicente Faustino Zazpe y Juan José Iriarte, de la ciudad capital y Reconquista, respectivamente. Los papeles corresponden a la entonces denominada Dirección Nacional de Culto e informan sobre las “actividades del sacerdote Rafael Yacuzzi en Roma con sectores políticos italianos de extrema izquierda” y “la no asistencia de sacerdotes a los actos celebratorios de la fecha patria realizados en la localidad de Villa Ocampo por haber sido llamados por monseñor Iriarte a una reunión en Reconquista”. El responsable de los informes era el entonces teniente coronel José Luis Picciuolo que ostentaba el cargo de “director general de culto”. El vicealmirante retirado, Jorge Desimoni, a la sazón gobernador de Santa Fe, recibió una carta del ingeniero Guillermo Vilaseca, por entonces subsecretario de industria de la provincia. El hombre estaba indignado. El 25 de mayo de 1977 debió hacerse el acto oficial en la norteña ciudad de Villa Ocampo. Pero no hubo ni un solo sacerdote. “En la iglesia, con concurrencia de escuelas con sus abanderados bordeando el altar, y totalmente colmada, un laico dirigió la entonación del himnos religiosos pues no existía sacerdote para oficiar misa, ya que según se me informó, todos los sacerdotes de las localidades del norte habían sido llamados por monseñor Iriarte a una reunión en Reconquista”, explicó el ofendido funcionario. Vilaseca quería explicaciones sobre la huelga de curas. No se sabe qué contestó Desimoni. Pero a fojas siguientes se encuentra un papel con el sello “reservado” en donde se puede leer que aquel 25 de mayo el único sacerdote que estaba a disposición de las fuerzas “vivas” era el capellán castrense de la Base Aérea Militar de Reconquista. Iriarte aprovechó el feriado para reunirse con sus sacerdotes en el colegio “Nuestra Señora de Lourdes”, ubicado en la ciudad de Avellaneda, y desarrollar una “pastoral de conjunto”. Desde el Ministerio de Gobierno de Santa Fe, sin embargo, siguieron buscando razones para la huelga. El 15 de junio remitieron una carta al general Albano Harguindeguy, ministro del interior de la dictadura. “La actitud asumida por el obispo de la diócesis de Reconquista resulta clara y definida, pues la convocatoria a una reunión con la asistencia de la totalidad de los sacerdotes de su jurisdicción en un día en que la Iglesia debe prestar su adhesión y con conocimiento previo de la realización de actos religiosos incluidos en la programación de los festejos, fue sin lugar a dudas, retacear su presencia y por ende, su participación en las efemérides patrias”, se apuntaba. Agregaban que “es dable destacar la influencia que ejerce sobre el obispo, el cura párroco, enrolado en el Movimiento del Tercer Mundo, Armando Yacuzzi, primo del subversivo Rafael Yacuzzi (detenido en la localidad de Villa Ana el año pasado) quien se desempeña como secretario del obispado y cuya conducción en la marcha de la diócesis es relevante”, delataba el desconocido escriba de la cartera política santafesina. El papel tiene un sello que dice “estrictamente secreto y confidencial”. A continuación seguía un informe elaborado por el servicio de inteligencia de la Unidad Regional IX de la policía de la provincia, del 3 de junio de aquel año 1977. “Que el señor obispo, Juan José Iriarte, ha iniciado lo que puede llamarse “guerra fía” hacia las Fuerzas Armadas o para ser más concreto hacia la Base Aérea Militar Reconquista” y “se denota una clara ruptura de las relaciones militares - religiosas, sin entrar al choque violento en lo que respecta la jurisdicción”. Apuntan que “el señor obispo con la actitud asumida fija su posición (sin lugar a dudas, contraria al gobierno actual), se basa lo expuesto en que no lo hizo en otro anterior, pese a que hace quince años que se radica en ésta, demostrando claramente que se ha inclinado a la oposición”. Y a la hora de pensar la “probable evolución” del conflicto, el jefe de operaciones especiales de la división inteligencia de la UR IX sostiene en una acabada demostración de sagacidad que “las relaciones militares – religiosas continuarán enfriándose” y que “resta esperar si todos los sacerdotes seguirán al obispo en su actitud (completamente fuera de lugar en los momentos actuales)”, afirmaba el oficial de La Santafesina SA. La dignidad casi desconocida de monseñor Iriarte es la contracara de la perversión del cura Monzón. Necesaria memoria para estos días del bicentenario de la independencia. Fuentes: Diarios “La Capital”, Rosario, y “El Litoral”, Santa Fe, del viernes 8 de julio de 2016; “Titiriteros y dignidad”, del autor de esta nota. Pinturas: José Clemente Orozco Edición: 3192

Liberación y dependencia
Publicado: Jueves, 07 Julio 2016 15:41
Liberación y dependencia

Por Alfredo Grande (APe).- En los encuentros inolvidables en la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo, que supo ser de lucha y resistencia allá por los lejanos años donde marchábamos en la Plaza de mayo cantando La Internacional los estudiantes, los docentes y las Madres, digo, en esos lejanos y añorados años, le dije a un alumno estudiante militante, Roberto Font, que la libertad era un valor burgués. Roberto, hombre inteligente, creativo y cuestionador, me miró sorprendido y me pidió algún fundamento de mi temeraria afirmación. No supe hacerlo. Cuando me brotan algunas ideas, tardo mucho, y varias veces no llego, a encontrar su fundante conceptual y político. Así que espero que tardíamente este texto contribuya a responder aquel interrogante. La cultura represora tiene una operación que es transformar un dispositivo en un ideal, un ideal en una idealización y una idealización en un mandato. Cuando esta operación semiótica está finalizada, puede durar muchos años, incluso 200. Y conmemorar algo que fue, o que quiso ser, una loable expresión de los mejores deseos y más justos anhelos, pero que ya no es. Incluso, que a lo mejor nunca fue. Una cosa es la idea de la independencia, y otra cosa es la cosa independencia. O sea: la materialidad concreta, política, histórica, social, económica, ideológica, de eso que llamamos independencia. Declarar el amor sin amor es tan perverso como declarar la independencia sin independencia. Pero más perverso es enarbolar ese mandato libertario, cuando en forma simultánea se lo traiciona. Algunos pueden llamar a esto discurso del 9 de Julio a cargo del presidente de la nación. La libertad, transformada en mandato absoluto, escrita siempre en mayúscula y en singular, o sea LIBERTAD, deviene encubridora y mistificadora de su condición de clase. De la misma manera que en la democracia griega los ciudadanos eran los pocos y los muchos no lo eran, la triple invocación a la LIBERTAD en nuestro amputado y castrado himno nacional, deviene burla y estafa. Nuestro himno era un himno de guerra. Fue mutilado y hoy es una canción de cuna. Por eso la LIBERTAD deviene abstracta y lo abstracto es patrimonio de todas las derechas. Incluso las más camaleónicas y napoleónicas. Erich Fromm escribió que tenemos miedo a la libertad. Me permito agregar que no sentimos pánico por la esclavitud. Todo tipo de esclavitud es añorada. Y lo que se conoce como “relación de dependencia laboral” en realidad es una forma encubridora del sometimiento. En la paradoja permanente de la cultura represora la LIBERTAD es simultánea con la esclavitud. Y la INDEPENDENCIA es simultánea con la más absoluta pérdida de la autonomía. Tenemos INDEPENDENCIA política, pero no podemos mediante un plebiscito vinculante revocar ningún mandato, ni siquiera el más pérfido. Nuestra INDEPENDENCIA está rigurosamente vigilada. Algunos llaman a esto “servicios de inteligencia”. Pero entonces: ¿puede haber INDEPENDENCIA sin liberación política y social? Si. Porque la clonación del dispositivo libertario por el cual lucharon mujeres y hombres para construir patria justa y soberana, fue cooptado por las hegemonías económicas y culturales para eviscerarlo de su matriz clasista. Entonces el dispositivo deviene mandato. Y hasta un femicida puede ir a una marcha #niunamenos. Entonces la más siniestra ecuación surge inapelable: la libertad y la dependencia coexisten en armonía democrática, traicionando orígenes y destruyendo destinos. Una operación lingüística y política que me parece interesante es sustituir el concepto ambiguo y por lo tanto peligroso de independencia por autonomía. Porque la autonomía exige como paso previo la dependencia, pero nunca el sometimiento. Depender es un necesario pasaje por etapas de aprendizaje, maduración, identificaciones múltiples. Y entonces la autonomía deviene posible y necesaria. Y es deseada. El sometimiento te quema la cabeza y sólo pretendemos tener fines de semana largos, vacaciones cinco estrellas, o al menos algunos mates con amigos. Estamos quemados, achicharrados, devastados. Pero el sometimiento tiene trampas. Ante todo, niega su condición de tal. “Ya vas a entender cuando seas grande” “Esto me duele más que a vos” “Ya me lo vas a agradecer”. Los bastardos sin gloria que se empalagan con el futuro mientras logran demoler todo presente. LLamalo segundo semestre, llamalo final del túnel, llamalo capitalismo serio. O mejor: no lo llames más. Combatilo. Enfrentalo. No escribamos nada con mayúscula y en singular. Lo abstracto es un enemigo invisible, pero letal. Porque si no volvemos a lo concreto, a la materialidad real de la producción de cosas y personas, dormiremos con nuestros enemigos y nos transformaremos en nuevos mercaderes de nuevos templos. La liberación democrática hoy es sometimiento. Y recordando mal a Shakespeare digo que solamente los que tienen la certeza de los esclavos podrán señalarme con el dedo acusador al blasfemo. Cantaré como siempre nuestro himno de guerra, por eso de liberación y por eso sin sometimiento. De los nuevos campeones los rostros  Marte mismo parece animar;  La grandeza se anida en sus pechos, A su marcha todo hacen temblar. Se conmueven del Inca las tumbas Y en sus huesos revive el ardor, Lo que ve renovando a sus hijos De la Patria el antiguo esplendor. Pero sierras y muros se sienten Retumbar con horrible fragor: Todo el país se conturba con gritos de venganza, de guerra y furor. En los fieros tiranos la envidia Escupió su pestífera hiel Su estandarte sangriento levantan Provocando a la lid más cruel. ¿No los veis sobre Méjico y Quito Arrojarse con saña tenaz? ¿Y cuál lloran bañados en sangre Potosí, Cochabamba y la Paz? ¿No los veis sobre el triste Caracas Luto y llanto y muerte esparcir? ¿No los veis devorando cual fieras todo pueblo que logran rendir? Coro A vosotros se atreve ¡Argentinos! El orgullo del vil invasor, Vuestros campos ya pisa contando Tantas glorias hollar vencedor. Mas los bravos que unidos juraron Su feliz libertad sostener. A esos tigres sedientos de sangre Fuertes pechos sabrán oponer. Edición: 3191  

Leonel de los yerbatales
Publicado: Martes, 05 Julio 2016 17:44
Leonel de los yerbatales

Por Claudia Rafael Fotos: Pablo Valle (APe).- Leonel Da Silva tiene dos años. Dormía hace unos días el sueño de los dulces cuando salió a caminar entre yuyales mientras se adentraba en la selva. Quizás soñó con duendes y animales de espléndidos colores que lo escoltaban a su paso. Se habrá acostado a descansar por momentos en la roja tierra húmeda. Habrá hablado con las hojas que se mueven y los árboles que abrazan. Que abren sus fauces y señalan con sus ramas que se entrelazan unas con otras. Leonel anduvo en redondo y sin rumbo hasta que lo encontraron, dos días después llorando de sed y de soledad. Con su autito a un lado. Leonel es un niño que crece entre los yerbatales. Que conoce el olor del barro. Y se adormece a diario mientras su papá, de 25 años, y su mamá, de 17, recogen las hojas que irán podando y separando para cargar los enormes raídos. “Hormigueando entre las plantas verdes, con sus caras oscuras, sus ropas remendadas, sus manos ennegrecidas: la muchedumbre de los tareferos”, como escribía Rodolfo Walsh cuando 1966 desandaba sus últimos días. Poco ha cambiado a través de las décadas para los herederos del mensú, como los llamó el emblema del periodismo argentino, aquel que definió que “el sistema no castiga a sus hombres: los premia. No encarcela a sus verdugos: los mantiene”. Misiones y Corrientes producen 250 millones de kilos de yerba anuales. En cosechas que van levantando Gilberto Da Silva y tantos otros que saben el oficio desde los tiempos niños. “Acá nadie quiere pagar nada, te vas a trabajar por día y te pagan 200 pesos. Comprás un kilo de carne y otro de arroz ¿y con cuánto te quedás?”, dijo el papá de Leonel a los diarios misioneros. “Terminamos la cosecha y vamos a ir a otro lugar. Siempre en campamentos”. Hay quienes tienen recibos de cobro de 600 pesos en el mes. Porque el resto, son simplemente vales. Misiones concentra unos 24.000 tareferos de los que sólo están registrados unos 5.000. La mayor parte sigue construyendo una ruta de la yerba a sangre y sudor. Tan contrastante con aquella ruta que se ofrece en los paquetes turísticos: “allí donde la naturaleza es generosa y el calor es intenso, se cultiva la yerba mate. Por paisajes verdes y pueblos amigables, esta ruta lleva a los viajeros a los orígenes de una de las más antiguas y típicas costumbres argentinas”. ****** Fabián Da Silva tenía 23 años. Fernando Piñeiro, 13 y su papá José Francisco Piñeiro, 42. Lucas Da Silva Rodríguez, rozaba los 14 y Edgar Ferreira, los 17. Luis Godoy tenía 33 años. Miguel Miranda, 55 y su hijo, Hugo Franco, 33. Todos pasajeros del camión de herrumbres y traqueteos rumbo a la tarefa. Todos ellos esclavos de los yerbatales, como golondrinas que vuelan de cosecha en cosecha. Era marzo de tres años atrás sobre la ruta 220. Juan Carlos Terres tenía 22 allá por el 2005. Ruta provincial 25. Paraje Comandante Andresito, cerca del puerto. Iba rumbo a la tarefa. Julio Benítez, Guillermo Rodríguez, José De Olivera y Ramón Ayala son recordados, desde octubre de 2000, como "los mártires de Aurora". Fabricio Cesar Espíndola tenía 19 meses. Murió aplastado por un camión en uno de los yerbatales, donde sus padres tarefeaban. Fracrán, Misiones. Julio 2013. Las listas de la otra ruta de la yerba mate son extensas y no hay registros completos de los excedentes de la esclavitud. Los que van quedando al borde del camino y ya nadie los espera. Los que viajan como raídos sobre el camión. Uno sobre otro para pagar con su sudor silencioso el precio del sometimiento. “En un yerbal alto como éste, el jefe de la familia trepa al árbol y con la tijera poda las ramas que su compañera y su prole cortan y quiebran en un movimiento incesante, separando la hoja del palo y amontonándola en las ponchadas -dos bolsas abiertas y unidas- que cuando estén llenas se convertirán en raídos”, decía Walsh. ****** En la cosmogonía guaraní, el viajero llegó con sus andrajos y golpeó las manos ante la choza de un viejo hombre que compartió con él toda su riqueza. Un trozo de pan, único alimento diario, sobre la mesa. Era Tupá, el dios guaraní que le entregó como recompensa a su generosidad una planta de Ka'á. Que ya en la tierra se multiplicaría al infinito. Y que le describió como “calmante de la sed, compañía para las horas de soledad y generoso tributo para las visitas”. ****** Leonel dormía su sueño dulce hace apenas unos días cuando salió a conversar con gnomos y fantasmas. Su padre, Gilberto, dijo que se lo llevó el pombero. El duende que rapta a niños y niñas en la leyenda guaraní. “Desde el primer día dije que fue el Pombero”, contó el hombre. Aquel al que hay que dejarle tabaco, miel o caña para tenerlo de aliado. Para que no se robe a los niños y se lleve a las niñas para embarazarlas. Para que en la siesta no quiera ponerle un niño a su soledad. Y tal vez el Pombero le tuvo piedad a su Leonel. Por eso lo devolvió. Piedad que no existe en la cosmogonía capitalista, que ofrenda esclavos a los dioses de la ruta del dinero. De otra ruta del dinero la que se hace a pura crueldad y explotación con la ofrenda de corderos silenciados para engrosar, a fuerza de martirio, las comarcas de la opulencia y la inequidad. Edición: 3189

────────────────────

Reportajes

 

Alberto Morlachetti habla de infancia en Radio del Plata

In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

Powered by RS Web Solutions

────────────────

Galería fotográfica

 

────────────────────

────────────────────

────────────────────

Talleres clandestinos

La Justicia porteña sentenció a 13 años de prisión efectiva a los dos capataces del taller textil clandestino incendiado en 2006 en Caballito, donde murieron seis personas de nacionalidad boliviana, cinco de ellas menores de edad.


Raves

Cinco jóvenes murieron en una fiesta electrónica por consumo de drogas de diseño. Otra de las crueles caras del capitalismo


Tucumán

Un policía de civil detuvo al ladrón de una moto y lo entregó a los vecinos, que le dieron una golpiza.


Maduración

La Justicia mantiene detenido a un joven de 26 años. Fue condenado a 12 años por un asalto aunque por su enfermedad, Trisomía 9, tiene maduración de un niño de 7 años. El tribunal de San Martín no aceptó la prisión domiciliaria.En el caso hay policías involucrados.


Agua potable

Tres de cada diez chicos porteños no tienen acceso al agua potable, según un informe de la UCA.


Rosario

En cuatro días, cuatro nenes rosarinos resultaron baleados en situaciones de violencia por ajustes entre bandas.


────────────────────

Alberto en la voz de Jorge Fernández Díaz

In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

Powered by RS Web Solutions

────────────────────

Hechos en imágenes

────────────────────

Libros de APE

Revistas de APE