Fascismo de consorcio
Publicado: Jueves, 29 Enero 2015 13:29
Fascismo de consorcio

Por Alfredo Grande    (APe).- Los denominados países emergentes, subdesarrollados, esperen que llegamos, qué hicimos nosotros para merecer esto, o cualquier otra denominación que nos parezca apropiada, no tienen la capacidad objetiva de amplificar los escenarios. No es lo mismo “La guerra gaucha” que la “La guerra de las galaxias”. Como escribió Payró, somos más del “pago chico”. Jose Blejer que fue uno de los pocos psicoanalistas marxistas que en Argentina han sido, acuñó el concepto de “superfetación”. La desmesura, la exageración, la amplificación bizarra de lo pequeño, lo inmaduro, lo precario. El slogan del lopezreguismo: Argentina Potencia. Más adecuado para la propaganda de una nafta que para describir la realidad de una república que en pocos meses se perdería en las garras del terrorismo de estado. Los teóricos, los intelectuales de fuste, explican o al menos intentan explicar, que apenas es una máscara del encubrimiento, que en la Argentina no hay fascismo. De hecho pero sin derecho, la tomografía computada del arco partidario nunca incluye el diagnóstico de “fascismo agudo, crónico, con o sin metástasis, incurable”. El diagnóstico más audaz es “derecha”. A veces, entre murmullos, extrema derecha. Como si la derecha pudiera no extremarse.

El crimen de Marcos Solís
Publicado: Martes, 27 Enero 2015 15:18
El crimen de Marcos Solís

Por Silvana Melo   (APe).- Se llamó Marcos Solís y nació en la comunidad wichi de Morillo, un pueblito salteño. Podía haberse tejido un futuro grandioso. Llevaba en las espaldas un nombre de conquistador. De cantor de canciones de amor. Pero no soportó más y se retiró de la vida, incluso sin haber cumplido los dos años. Marcos Solís no llegó a plantarle bandera de conquista al mundo. Ni siquiera a un mosaico de Orán, donde fue para morirse. No llegó a cantar ni a resistir. No llegó a intentar cambiarlo todo, con ese chip insurgente con el que nacen los niños y que después les desactiva la patota sistémica: el hambre, el desencanto, la diarrea, el abandono, la desesperanza, el paco, la bala fácil. Una asociación ilícita infalible.

Los niños de las llamas
Publicado: Miercoles, 21 Enero 2015 15:04
Los niños de las llamas

Por Claudia Rafael (APe).- Cuando en la década del 1940, aquel hombre clave en la Historia que fue Ramón Carrillo decía que “los problemas de la Medicina como rama del Estado, no pueden resolverse si la política sanitaria no está respaldada por una política social”, no podía imaginar que seis décadas más tarde un cirujano plástico neuquino batallaría para que el Estado de su provincia asegurara equidad para los niños que sufren quemaduras y no cuentan con obra social. Los niños de los márgenes cargan con la crueldad de ese plus que los hará diferentes toda su vida: cuando pierdan sus dientes, difícilmente se repongan; cuando nazcan con labio leporino, probablemente nunca se operen; cuando no tengan los nutrientes imprescindibles en los primeros años, ya no los podrán incorporar o cuando sean víctimas de la voracidad de un incendio no accederán a los insumos que evitarán las secuelas.

Santa Lucía
Publicado: Lunes, 19 Enero 2015 13:13
Santa Lucía

Por Carlos Del Frade (APe).- Un asesinado por día durante la primera quincena de 2015. La geografía repite el nombre, Rosario. La ex ciudad obrera que durante el tercer fin de semana del año se dejará arrastrar detrás de los ruidos, los colores y el gran negocio del Dakar. -A la policía los narcos le pagan tres mil pesos por semana para poder vender tranquilos. Cuando estaba Gendarmería la cosa era distinta porque a ellos no los podían comprar – le decía a los medios de comunicación, Mercedes, hermana del Germán Carabajal, un muchacho de 27 años, que estaba prófugo por otro asesinato producido en junio del año pasado. A Germán lo mataron por alguna deuda con una de las tantas banditas vinculadas al narcotráfico, ese negocio paraestatal que ocupó el agujero negro dejado por el fenomenal saqueo de las fuentes laborales durante los años noventa y que nunca fue cubierto por una presencia virtuosa del estado. En la intimidad de estos nuevos números del espanto, en esos necesarios por qué que no suelen buscarse cuando rugen los motores del Dakar, hay un barro marcado por el dolor. Se llama Santa Lucía, surgido como producto de la relocalización de una villa que llevaba ese nombre a fines de los años noventa. De esa quincena de vidas ausentes antes de tiempo, tres asesinatos se cometieron en ese rincón oeste de la ex ciudad industrial, portuaria y ferroviaria. -Me toca de cerca ya que fui docente de estos chicos…Lo cierto es que si no son, no fueron ningunos santos, como dijo una de las madres. Pero también es cierto que por un lado son el producto de por lo menos 10 años de la deshonesta relación de la policía y la sociedad, del estado y los ciudadanos, y el barrio y su contexto – dice el maestro Raúl Carrizo en diálogo con Pelota de Trapo. “No superaban los 20 años, y desde que yo los conocí muy chiquitos, ya sabían del destino de corrupción y violencia al que está sometido su barrio y su territorio, en manos de la lucha entre el poder policial ambicioso y corrompido, y los "trabajadores" de la merca, el narco como verdadera industria…Me cansé de denunciar la intervención en el territorio de los narcos bajo la connivencia en este caso de la comisaria 22… Lo que obtuve fueron amenazas de parte de la policía, y el corte de mi contrato. Hablaba de la nefasta relación del estado, y ahí parecen muchos de los funcionarios políticos, pero también muchos talleristas a los que sólo les importa cobrar su sueldo ya que o son ñoquis, o están ahí por un fondo que les ayude a otros objetivos…”, sigue recordando Raúl, con dolor y valentía. Para Carrizo, “estos chicos que hoy son víctimas porque fueron victimarios, primero fueron víctimas de un estado y una sociedad egoísta que sin darle nada les exige un destino de redención... entonces cuando no pueden cumplir con el destino son el chivo expiatorio de un capitalismo que necesita el riesgo, la inseguridad para ejercer el estado de control y vigilancia... que luego deviene en el bienestar de unos pocos, la corrupción de muchos, y la miseria de otros muchos... desde ya un abrazo a las familias que han perdido a alguien, víctima de la violencia, y sepan que la violencia no viene en frasco y se toma, la violencia se construye con los años”, termina diciendo. Y más allá de las voces que en estos días se escucharon en los grandes medios de comunicación de la región, decenas y decenas de vecinos señalan otras realidades, entre ellas, la construcción de una nueva zona liberada de parte de los nichos corruptos de La Santafesina SA. Vecinas y vecinos que representan a numerosas familias que quieren otro presente para ellos y sus hijos. Ellos cuentan que la realidad del barrio Santa Lucía es consecuencia de una profunda exclusión social agravada en los últimos años. Tres asesinatos en 36 horas marcan la presencia de muchísimas armas en la vida cotidiana de casi 3 mil personas que intentan gambetear las urgencias cotidianas a partir del trabajo que no es fácil encontrar.Las vidas arrebatadas son las cortas existencias de chicos menores de veinte años que no forman parte de bandas organizadas sino de enfrentamientos familiares, muchos de los cuales parecen estar coordinados por los nichos corruptos de la policía provincial. Hay angustia en decenas y decenas de familias que pelean por vivir mejor en el barrio. Las pocas presencias virtuosas del estado, provincial y municipal, cierran sus puertas a horas muy tempranas y el repliegue de gendarmería parece haber producido, en forma paralela, una especie de zona liberada que padecen vecinas y vecinos. Las voces que se escuchan, los relatos que aparecen en los grandes medios de comunicación, tanto regionales como nacionales, no reflejan este cuadro de situación que viene desde hace años. El servicio público de justicia debería tomar nota de otras voces que, por ahora, no han podido expresarse en torno a este principio de año feroz que sufre la comunidad de Santa Lucía. Hay una auténtica y palpable necesidad de producir una pronta acción estatal para desarmar ciertas familias y evitar mayores dolores. La presencia de vecinos de otros sectores de la ciudad y los anuncios de posibles ocupaciones enrarecen aún más el clima por estos primeros días de 2015. Es fundamental que las instituciones se acerquen cuanto antes al barrio para llevar algo de tranquilidad a los habitantes de Santa Lucía que, por otra parte, desde hace años vienen peleando por una vida mejor y con esperanzas concretas para sus hijos. Esas chicas y esos chicos a los que quieren verlos vivir y no morir.  Edición: 2849

Cinthia, de Tierra Amarilla
Publicado: Miercoles, 14 Enero 2015 14:46
Cinthia, de Tierra Amarilla

Por Claudia Rafael    (APe).- Los nueve años de Cinthia Ayala Villalba se hermanaron con los de Kevin en el estallido de una bala. En el corazón de Tierra Amarilla, en la villa 21-24 un trozo de plomo calibre 45 se incrustó en su estómago del total de cuatro explosiones que se escucharon.

Los seis años de Luciano
Publicado: Miercoles, 28 Enero 2015 15:03
Los seis años de Luciano

Por Claudia Rafael (APe).- En ese juego que a él le encantaba hoy diría –si lo hubieran dejado- que seguía siendo el menor de la familia. Esa magia rara de los calendarios, que toca con su varita a unos pocos, hace que sólo cada cuatro años haya un 29 de febrero. Y él hubiera dicho –si se lo hubieran permitido- que recién en 2016 apagaría las seis velitas. Luciano Arruga era eso. Un niño grandulón y adolescente que se reía mucho. Que se imaginaba a sí mismo como Francescoli o, como mínimo, gritando un gol de River en el Monumental y llevándose de recuerdo un pancito de tierra con césped gallina (jamás el club reclamó por la suerte de su hincha); que cerraba los ojos y se pensaba con Mónica, su mamá, caminando los dos descalzos por la arena del mar que nunca tocó. O que, sosteniendo la cara seria por un rato, le prometía a Vanesa Orieta, su hermana, que algún día le iba a dar el regalo de conseguir el título secundario. Nada de eso fue. La vida para los lucianos suele ser otra cosa. Brusca. Con final abrupto y feroz. Devoradora de cuerpos. De sueños. De hijos. De alas. De futuro. Seis años hubiera cumplido recién en 2016 por haber nacido un 29 de febrero de un año bisiesto y seis años se cumplen esta semana desde la última vez. Aunque pocos lo recuerden por estos días fue el 31 de enero de 2009 cuando un pibe que se había negado a robar para la policía fue arrancado por la bonaerense de sus días en Loma del Mirador. Un pibe que fue torturado en un maloliente calabozo. Que fue desaparecido en ese método sistémico tan probado en estas geografías. Que fue perseguido, descalzo, aterrorizado por las calles oscuras y devoradoras, huyendo de los lobos voraces. Que fue empujado a la muerte a escasa distancia de su casa, cruzando la General Paz por una de sus vías rápidas y a mínima distancia de un puente peatonal. Que fue enterrado como NN en un cementerio porteño. Que fue víctima de armado de causas estando vivo y estando muerto. Que fue negado tres veces y muchas más por todos los aparatos de manipulación de vidas e historias. En un país que hoy –ante la muerte de un hombre del poder- se despierta azorado en medio del debate sobre las maniobras de los securitate; que desnuda –horrorizado- los niveles de maniobra a los que se puede exponer a una sociedad y que reconoce –hundido en la indignación- la victimización de la que se puede ser objeto, se cumplen seis años desde la desaparición de un pibe de los márgenes. En una historia en la que fue posible manipular y ocultar pruebas, adulterar registros, liberar zonas, acosar vulnerables, amenazar, torturar y perseguir a testigos y militantes o familiares, cajonear causas, mantener un cuerpo oculto en democracia bajo el formato de NN… todo, para proteger un sistema delictivo y mafioso de sostenimiento de estructuras legales. Luciano es uno entre los más de 4000 jóvenes víctimas de los gatillos del poder. Que siguen naciendo más allá de los márgenes. A pesar de las prohibiciones. De los encorcetamientos. De las persecuciones. Tratando de salirse de las normas férreas de lo establecido. Asomando sus rostros morenos y sus ojos achinados o gritando, a su manera –como Kanek tres siglos atrás- que no podéis atarnos. Os faltará cordel. Edición: 2855

La otra triple frontera
Publicado: Lunes, 26 Enero 2015 13:10
La otra triple frontera

Por Carlos Del Frade (APe).- “Uno de los dos hombres que fueron hallados muertos y quemados dentro de un auto en las inmediaciones del basural de la ciudad de Frontera pertenecía al mundo del hampa, según se desprende de información difundida por el fiscal que investiga el caso, Carlos Vottero…Las víctimas fueron identificadas por fuentes del Ministerio de Seguridad como Germán Exequiel Lozada, de 34 años, y Martín “Pitín” Chamorro, de 38, ambos oriundos de Santo Tomé (Santa Fe) y radicados desde hace algunos meses en Frontera, localidad del departamento Castellanos (Santa Fe), separada por una calle de la ciudad cordobesa de San Francisco. La hipótesis preliminar de la investigación vincula a las víctimas como posibles eslabones de una organización de tráfico de drogas que funciona en el territorio comprendido entre los límites de Santa Fe, Córdoba y Santiago del Estero. Su liderazgo se atribuye a Héctor Gallardo, alias “Patrón”, detenido en una cárcel cordobesa desde 2013”, sostenían los diarios de la provincia de Santa Fe el jueves 22 de enero de 2015. Asesinados y carbonizados en el límite exacto entre Córdoba y Santa Fe. Y un nombre pesado, con historia, Héctor “Patrón” Gallardo. En la resolución del juez federal cordobés, Ricardo Bustos Fierro, del 10 de septiembre de 2014, se puede leer que “con fecha no determinada con exactitud, pero con anterioridad al día 19 de diciembre de 2013, fecha en la que se produce la detención del imputado Héctor Argentino Gallardo (quien se hacía llamar “Pa”, “Jefe”, “señor”, “mandamás”) en el ámbito de la organización que el nombrado habría montado conjuntamente con el financiamiento de la misma con el fin de transportar estupefaciente, cocaína y marihuana, siendo el centro de sus operaciones presumiblemente, el lugar de su residencia sito en calle 56 N° 244 de la localidad de Frontera, provincia de Santa Fe. Que la actividad de transporte aludida provenía desde Salta y Misiones (Norte y Noreste de nuestro país, respectivamente) con destino a distintas provincias con el objeto de comercializarlas, entre ellas, Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero y Mendoza así como a la República de Chile. El prevenido Héctor Argentino Gallardo, en su calidad de organizador se habría valido de numerosas personas para el transporte de los estupefacientes y su posterior distribución y comercialización, proveyendo los recursos económicos y materiales para sostener la estructura logística de tal organización”, apunta la decisión judicial. También la resolución apunta a otro socio santafesino apodado “Darío” o “Kako”, “quien habría trasladado vehículos de Gallardo desde la provincia de Santa Fe hasta Misiones, posiblemente para abonar con los mismos marihuana, y luego de transportarla desde dicha provincia hasta la localidad de Frontera oculta en vehículos que habrían sido acondicionados o provistos por “Víctor o Chino”. En un momento determinado, Gallardo le ordena a otro imputado, Cristian Vera, “para que en la provincia de Misiones matara” al ya mencionado “Darío o “Kako”. Lo cierto es que Gallardo terminó preso bajo las figuras penales de “Organización y Financiamiento del Transporte y Comercialización de Estupefacientes” en carácter de autor; “Homicidio Calificado en grado de tentativa” en carácter de determinador y “Tenencia de estupefacientes con fines de comercialización” en carácter de partícipe necesario, todo ello en concurso material. La banda de Gallardo no es nueva. Se fue desarrollando en los últimos veinte años. ¿Semejante crecimiento de los negocios ilegales podrían haber sido desconocidos por las autoridades judiciales, policiales y políticas de la región?. Según el periodista Miguel Peiretti, director del portal “Regionalísimo”, la triple frontera de Santa Fe, Córdoba y Santiago del Estero “es una zona liberada para la ruta verde de la marihuana y la blanca de la cocaína desde hace muchos años. De acuerdo a nuestras fuentes el narcotráfico comenzó en los años ochenta como continuidad del negocio del contrabando desde las ciudades de Frontera (Santa Fe), Freyire y Morteros (Córdoba) y otras ciudades de Santiago del Estero. Todas ellas rodeando la Laguna de Mar Chiquita. -¿Hay relación entre trata de personas y narcotráfico en esta zona de la triple frontera? – preguntó este cronista. -Sí, así se comprobó en una reciente investigación localizada en Morteros donde una banda vinculada a la trata y explotación de mujeres se relacionaba con el narcotráfico. Eran mujeres que desde Morteros iban a parar a Selva, provincia de Santiago del Estero y luego hasta Santa Fe capital. Por esta causa hubo sentencias de hasta diez años de prisión. -¿Qué rol cumple en ese sentido la ciudad de Frontera que forma parte de la provincia de Santa Fe?. -Es una de las principales ciudades en estas cuestiones ya que llegó a aparecer en la causa por la desaparición de Marita Verón. Una de las más grandes bandas es de allí, la llamada familia Gallardo, con contactos en las provincias de Misiones, Salta y negocios con marihuana hacia Chile y cocaína a España desde la ciudad de Morteros – completó Peiretti. Bandas como las de Gallardo demuestran conexiones interprovinciales y construcciones de impunidad que llevan años y que suponen la participación de nichos corruptos en las fuerzas de seguridad, los sistemas judiciales y las autoridades políticas, nacionales y provinciales. La triple frontera interna sigue invicta porque siguen invictos sus negocios paraestatales. Edición: 2853  

Somos lo que somos
Publicado: Jueves, 22 Enero 2015 13:42
Somos lo que somos

Por Alfredo Grande     (Ape).- Hemos llegado al extremo límite de la cultura represora. El delirio desaloja al pensamiento, incluso al pensamiento único, y las alucinaciones desalojan a las percepciones. El no saber qué pensar, el manejo arbitrario de las imágenes, el asombro, la incertidumbre, el temor, la sensación apabullante de que todo es posible y nada es probable, comienzan a roer la frágil trama de la democracia representativa.

Suicidios por la espalda
Publicado: Martes, 20 Enero 2015 13:04
Suicidios por la espalda

Por Silvana Melo   (APe).- Otro entre centenares. Miles. En Mendoza, donde la policía suele ser un poquito más brava que el resto de las policías feudales de la Argentina. Salvo, claro, la de Río Negro y la bonaerense. Ambas brutales con estilo propio. Leonardo Rodríguez Contreras, a los 20 años, fue nombrado con el doble apellido que se les asesta a los presos para que nadie los confunda. Y no por alcurnia. Otro entre centenares. Miles. Otro más de los que suelen suicidarse por la espalda en las comisarías argentinas. Colgarse con una remera de una reja más baja que su propia altura. Quitarse la vida de dos tiros en la nuca. Nadie recordará a Leonardo Rodríguez Contreras, más allá de la foto que atesore su madre.

Terrorismo puro
Publicado: Jueves, 15 Enero 2015 15:57
Terrorismo puro

Por Alfredo Grande (APe).- Cuando fue el atentando criminal contra la AMIA, escribí un texto que publicó Pagina 12. No pude encontrar su versión digital. Tampoco la impresa en papel. Me comprometo ante mí mismo a buscarla y quizá hasta la encuentre. Pero antes de que me olvide, como dice Enrique Pinti, puedo esbozar el fundante de ese trabajo. Denominé “puro” a la triple adecuación entre institución, organización y dispositivo. La institución es la lógica que da cuenta, que informa, que organiza una determinada situación. En este caso, la lógica es el terror.  El terror y su versión más actualizada, el pánico, es un estado donde simultáneamente hay parálisis y  excitación psicomotriz. El aterrorizado no puede huir del peligro, tampoco puede determinar cuál es el peligro real, y todas las formas de la defensa psíquica son arrasadas. El terror implica una absoluta incertidumbre en relación a la situación presente y futura. El terror es una ansiedad devastadora. Su expresión más intensa es el grito, el desmayo, incluso la muerte súbita. Terror y horror se potencian mutuamente. Una diferencia es que el horror puede ser registrado y en cierto sentido, asimilado. El terror por su demoledora intensidad tritura al sujeto. Y no me refiero al individuo, sino al sujeto social. La desaparición forzada de personas, la misma que hoy emplea la denominada “trata”, es un mensaje donde el terror tiene como destinatarios a los no desaparecidos. El terror busca el absoluto sometimiento de la víctima, hasta el extremo límite de su asesinato. La tortura necesita del terror del cautivo para que el dolor resulte insoportable. En la jerga miserable de los servicios, eso se llama “quebrar”. La  Santa (¿?) Inquisición fue la mejor pedagoga en generar terror y dolor. La organización es un entramado de personas, logística, recursos económicos, recursos materiales, plataformas culturales y discursos justificatorios. Puede tener espacio visible o no. Habitualmente con nombre propio. Como ejemplo la OTAN y Al Qaeda. Como ejemplos, porque hay demasiadas ya que la pedagogía del terror tiene demasiados docentes, demasiados alumnos, y demasiadas víctimas. Una organización criminal planifica el hambre, la sed, la violentación sistemática de personas. Los asesinos seriales más peligrosos son funcionarios estatales que ejercen la banalidad del mal y la banalidad del bien. Una organización terrorista en la Argentina fue la Alianza Anticomunista Argentina, banalizada como “Triple A”. Organización estatal que aterrorizó y asesinó a militantes sociales, artistas, luchadores populares. Su continuación fue el autodenominado Proceso de Re Organización Nacional. Eufemismo para designar las cacerías y safaris de una casta cívico militar criminal contra la indefensa y aterrorizada sociedad civil. Las organizaciones ejecutan lo que las lógicas institucionales mandan. El terror se puede organizar como tortura o como contaminación ambiental. Las organizaciones cambian, pero la lógica del terror sigue. De Cromagnon a la masacre de Once. De la masacre de Budge al exterminio de la nación QOM. El mismo horror, la misma lluvia. Ácida, roja, de la sangre derramada y negociada. Hoy la lógica del terror se organiza en forma transnacional. Y estas organizaciones pueden ser estatales y clandestinas. Las organizaciones terroristas juegan en todas las canchas, de visitante y de local al mismo tiempo. Una de las formas de sostener la lógica del terror en forma constante, es que las organizaciones que ejecutan esa lógica no sean visibles. Ni audibles. Ni creíbles. El dispositivo es el elemento concreto, tangible, con el cual la conducta terrorista se aplica. Habitualmente una bomba, pero también elementos incendiarios, armas de fuego de alto poder destructivo, etc. Pueden ser altamente sofisticados, de mucha tecnología agregada. Son de uso exclusivo de los servicios de información y represión de los Estados. La denominada fabricación casera alude a los dispositivos artesanales, que están al alcance de la mano de cualquier persona. Incluso vía internet. Se utilizan en organizaciones muy pequeñas, de mínima complejidad. Incluso en organizaciones unipersonales. El dispositivo es lo más cambiante. Lo más aleatorio. Lo más circunstancial. Picanas, bombas, armas blancas, armas negras, todo puede ser fabricado con elementos muy simples. El análisis del dispositivo utilizado puede ser fundamental en criminología para descubrir al asesino. En política no tiene demasiado relevancia. Las lógicas institucionales y las organizaciones que construyen no tienen poder de veto sobre ningún dispositivo. Puede ser una mina personal, el napalm usado en Vietnam, incluso la producción artificial de maremotos. Cuando podemos verificar la triple adecuación mencionada, se define lo que llamo terrorismo puro. Que está siempre atravesado por la lucha de clases. No es lo mismo el terrorismo puro como estrategia de resistencia frente a un enemigo notablemente superior, que como política de Estado. No es lo mismo Simón Radowitsky poniendo una bomba al coronel Falcón, que el genocidio planificado por el Tercer Reich. Los actos de terrorismo puro de las víctimas tienen como uno de sus fundamentos la desesperación y la impotencia. Los actos de terrorismo puro de los victimarios tienen como fundante la colonización y el exterminio. Un aforismo señala: “la culpabilidad del victimario se diluye en la culpa de la víctima”. Por eso la cultura represora no diferencia entre víctima y victimario. Ese cambalache es necesario para sostener la impunidad del victimario. Quiero enfatizar que la categoría de “terrorismo puro” no es un juicio de valor. Defender lo propio no es lo mismo que atacar lo ajeno. No solamente no es lo mismo: es lo opuesto.  En la sabia ley de la selva se mata para vivir. En la delirante ley de la cultura represora se vive para matar. Pero si hay terrorismo puro también existe terrorismo impuro. La mayoría llama a este terrorismo impuro Estado de Derecho. Como señalé en otros artículos, el Estado de Derecho tiene el rostro amable del Estado Benefactor y el rostro siniestro del Estado Terrorista. La impureza es justamente los mecanismos de la democracia al servicio de imponer terror en las clases oprimidas. Palestinos, vascos, pueblos originarios, pobladores de Libia, Africa, han sido diezmados en el nombre de la civilización del Padre que practica todas las barbaries todas para diezmar la civilización del Hijo. La cultura represora va a repudiar de todas las formas posibles al terrorismo puro. 5 millones de personas de las cuales el 90% son sinceras defensoras de la vida, de todas las vidas. 80 funcionarios de los estados funcionales al gran capital transnacional de los cuales el 90% son terroristas de cuello y guante blanco. La cultura represora es terrorismo impuro cuando todo anda bien y terrorismo puro cuando algo anda mal. A Dios rogando y cada dos años votando y con el mazo dando cuando las víctimas cortan alguna ruta. Repudiar al terrorismo puro y sostener al terrorismo impuro es la política cínica y miserable de los Estados Nación. De los demócratas conversos y los fascistas de mercado. Se rasgan las vestiduras frente al terrorismo puro pero se visten de gala para participar del banquete obsceno del terrorismo impuro. Ese que algunos llaman gobernabilidad, política real, democracias imperfectas. Cuando el terrorismo impuro deje de ser plaga, recién entonces el terrorismo puro podrá ser evaluado y castigado en su dimensión criminal. Hasta tanto, como nos enseñara el gordo Soriano, cada vez habrá más penas y más olvidos. Edición: 2848

────────────────────

Radionoticias APe

In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

Powered by RS Web Solutions

────────────────

Reportajes

 

Alberto Morlachetti habla de infancia en Radio del Plata

In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

Powered by RS Web Solutions

────────────────

Galería fotográfica

 

────────────────────

────────────────────

────────────────────

Boliviano

Franco Zárate, de 19 años, llegó muerto al hospital Santojanni. Un kiosquero le había disparado al grito de "boliviano de mierda".


Lenguas

Tras muchos reclamos, y a partir de la causa penal contra Reina Maraz, la Suprema Corte aprobó un registro de intérpretes de lenguas originarias.


Somos

Somos todos los niños que mueren por desnutrición en el país hecho de pan, leche y carne. Somos los chicos muertos por bala fácil, envenenados por agrotóxicos e intoxicados por el plomo. Somos todos los niños olvidados Eso somos.


Crímenes

Dos niños guaraníes de 2 años fueron internados en grave estado por un cuadro de desnutrición severa en el hospital de Pediatría de Posadas. En un mes murieron Néstor Femenía y Marcos Solís. Asesinados por el sistema.    


Luciano

Este sábado a las 13 será el acto central por los seis años de la desaparición de Luciano Arruga. En General Paz a la altura de Mosconi.


Brujas

La policía francesa extiende su casa de brujas a la infancia: interrogó a un niño de 8 años por el atentado a Charlie Hebdo.


────────────────────

APe en la voz de Daunes

────────────────────

In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

Powered by RS Web Solutions

Hechos en imágenes

────────────────────

Libros de APE

Revistas de APE