Proletarios del mundo, alejáos
Publicado: Viernes, 19 Octubre 2018 14:36
Proletarios del mundo, alejáos

Por Alfredo Grande (APe).- Escuchadme. Estoy en la edad en la que como no puedo dar malos ejemplos, apenas puedo dar buenos consejos. Así me lo enseñó Oscar Wilde, y cuando lo escuché me pareció que mi tiempo de dar malos ejemplos era eterno. Quizá ni siquiera sean buenos consejos los que puedo dar. Pero he aprendido que es más importante saber de quién hay que alejarse que tener alguna idea de con quienes conviene acercarse. Unidos, pegoteados, ensamblados, compactados con todo aquello que nos hace pelearnos contra nosotros mismos, pelearnos contra todos aquellos que pueden enseñarnos, orientarnos, ubicarnos, conducirnos. Proletarios del mundo, que han sido bautizados como indigentes, población excedentaria, pobres estructurales, obsolencia programada, y otras indignidades varias, alejaos de todas y todos que socavan vuestra conciencia de ser lo que son en forma colectiva. Ser lo que es con una impronta colectiva es lo que alguna vez denominamos conciencia de clase. Alejaos de todo intento de conciliar, consensuar, apaciguar, aplacar, anestesiar, la furia, la bronca, el odio que toda sumisión y explotación de clase produce. Alejaos de los falsos profetas que inventaron que pueda haber conciliación entre capital y trabajo. Porque ese capital es producto del robo sistemático, planificado, impiedoso de vuestro trabajo productor de riqueza para los dueños del capital. Proletarios del mundo, alejaos muy especialmente de las profecías reaccionarias al estilo de “más propietarios, menos proletarios” porque no seréis propietarios y habrán amputado vuestra conciencia proletaria. Proletarios del mundo, al menos proletarios de esta parte del mundo que debería llamarse la “Anónima Argentina”, porque la República ha sido privatizada, ocupada, humillada. Alejaos de los cantos de sirenas de los partidos políticos, que aceptan ser la oposición de su majestad, para mantener el orden de explotación, exclusión y desamparo que produce pobres y marginales. Proletarios del mundo, o al menos de nuestro mundo, alejaos de los disfraces y maquetas del imperio, que pueden crear desde generales majestuosos hasta gobernantes verdugos. Alejaos del odio y el desprecio hacia vuestros hermanos de clase y dirijan la bronca, la indignación, la violencia y el odio contra todas las formas que el látigo del amo ha sabido inventar. Proletarios del mundo alejaos de toda lucha por el socialismo, por el reino dios en la tierra, por la propiedad colectiva de los medios de producción, desde las fábricas hasta los bancos, que no declare al mismo tiempo la guerra a todas las formas del patriarcado. Que son muchas y siempre están fabricando nuevos disfraces. Alejaos también de toda lucha antipatriarcal que no reconozca que sin revolucionar la cultura y la política de sus lacras jerárquicas, religiosas, civiles, militares, el patriarcado Fénix resucitará de sus cenizas. Alejaos de toda la maquinaria discursiva que habla de crisis, de que estamos complicados, que siempre que llovió paró, de que no hay mal que dure cien años. Alejaos de las luchas tribales que solo tiene como objetivo dirimir supremacías de poder dentro de la clase dominante. Alejaos de todas las tentaciones de los demonios capitalistas, porque serán mucho más que tres. Y aunque el hombre no viva solo de pan, también necesita de la multiplicación de panes y peces para vivir en comunidad abierta y feliz. Proletarios del mundo alejaos de todos los mandatos culturales que os piden abrazar vuestros carniceros con el formato servil de una urna. La lucha de los originarios y la lucha de los “destinarios” es una sola y la misma lucha. Porque llegaron para robar, asesinar y destruir culturas y creencias. Y nuestro origen de masacres y genocidios, lo perpetúan en nuestro destino de holocaustos, producción de miseria y fábricas de muerte. Alejaos de todas las formas de la iglesia sacerdotal y acercaos a todas las formas de la iglesia profética. Y alejaos de todas las formas de sacramentar las luchas, porque el ángel exterminador prepara no solo la lucha de pobres contra pobres, sino el exterminio de pobres contra indigentes, excluidos, marginales, refugiados. Proletarios del mundo alejaos de la idolatría del poder burgués. No es lo mismo un cooperativista que un pequeño burgués sin plata. Alejaos de la idolatría del Estado, que cuando proclama ser benefactor con los pobres, es mucho más benefactor con los ricos. Alejaos de la solidaridad como estrategia del capital. Alejaos del amor como estrategia del capital. Alejaos de la responsabilidad como estrategia del capital. Los terratenientes y los capitaltenientes, buscarán en vuestra bondad las formas edulcoradas para que se suiciden. Al contado y en cuotas. Alejaos para siempre de todas las idolatrías. Del arte, la política, el deporte. Los ideales de vuestros enemigos son las realidades de vuestra sumisión. Alejaos de las terceras marcas para buscar las marcas profundas de la autogestión de los trabajadores de la tierra sana. Alejaos de la idolatría de la riqueza, porque incuba la culpa en el alma del pobre Alejaos setenta veces siete y más también, de todas las formas de la cultura represora. Incluso de aquella de la que somos portadores. Proletarios del mundo: si podéis alejaros de mucho más que tres tentaciones, entonces la profecía revolucionaria también renacerá. Los proletarios del mundo volverán a estar unidos. Edición: 3730  

Sheila, sin ojalá
Publicado: Viernes, 19 Octubre 2018 13:07
Sheila, sin ojalá

Por Silvana Melo (APe).- Y fue Sheila y es Sheila otra piba tirada a la basura, estragada y muerta, arrollada y atada, puesta en una bolsa negra, precintada como ese futuro que quedó en el camino, desalojada del vientre de esta vida porque era Sheila una velita en la tempestad sistémica, un corderito en la masacre de la condición humana. Y Sheila no tuvo ojalá, no tuvo más que castigo por la propia furia de sus lobos, por ser pequeña y flaca como la esperanza que un día se fractura y no hay férula que la sostenga. No tuvo ojalá ni utopía ni deseo de mañana Sheila, mordida por los lobos cercanos, devorada por predadores de su sangre, hecha residuo y tirada en bolsa a la basura, como se arroja lo que sobra, lo que fastidia, lo que le coloca una cereza brillante a esta vida mustia y desgarrada. Sheila no tuvo ojalá porque vino a una familia quebrada de origen, porque huyó de su madre con sus tres hermanos, con huellas de maltrato y de hambre, casi sin escuela ni mimos, viendo a su hermano de 11 pelear por monedas para comer, viéndose ella misma a los 10 con los dientes picados, sin leer de corrido y detenida en un tiempo donde se cruzó al futuro con faja de clausura. Sheila no tuvo ojalá porque nadie la vio. No la vieron sola y martirizada, no la vieron cambiar de lobo hacia una casa paterna donde la vecindad era la mismísima muerte. No la vieron en el asentamiento donde intentaba construirse como persona, en un terreno tomado, con bloques apilados como casa. A Sheila no la vieron antes de que la foto apareciera en los medios y la usara la tele para escandalizar y los otros lobos se babearan pensando a qué cámara le tocaría encontrar el cuerpito pequeño, desangelado, apretado dentro de una bolsa donde apenas entraba como basura, comprimida en sus huesitos porque ni ahí había suficiente lugar para ella. Sheila no tuvo ojalá porque tenía padres, tíos, lobos propios en su mínimo territorio donde los predadores la hicieron su presa desde el principio. Sheila no tuvo ojalá porque cayó en el mundo donde muchos están condenados de origen, junto con sus lobos y los corderos que los acompañan al sacrificio. Donde esos muchos están jugados, perdieron desde antes del juego, están vacíos de sentido, expulsados del lugar donde se vive. Allí donde nadie ve ni salva. Donde el Estado armó su guetto de exiliados. Donde el sistema los apila para no verlos. Y que se depuren entre ellos como sutil pena de muerte. Como Sheila. Ya sin ojalá Edición: 3729    

Tres obispos santafesinos
Publicado: Martes, 16 Octubre 2018 13:17
Tres obispos santafesinos

Por Carlos del Frade (APe).- “¿Qué dirá el Santo Padre que vive en Roma?”, cantaba Daniel Viglietti en los años setenta y ochenta. Consecuencia del documento de los 18 obispos por el Tercer Mundo del 15 de agosto de 1967, casi un millar de sacerdotes y monjas de la Argentina decidieron encarnar la lucha de los crucificados del sistema contra los crucificadores. En aquellos años, seminaristas, mujeres consagradas y hasta obispos fueron asesinados. Uno de ellos, ahora, Arnulfo Romero, serán santificado. En buena hora. Pero no es lo único que dice el Santo Padre que vive en Roma. También sostiene, Jorge Bergoglio, el Papa Francisco I, que la práctica de un aborto es similar a la contratación de un sicario. Frase difícil de entender en la boca de un hombre inteligente. En la provincia de Santa Fe, donde Bergoglio estuvo muchas veces, los arzobispos Sergio Fenoy, de la ciudad capital, y Eduardo Eliseo Martín, de Rosario y presidente de la Comisión Episcopal de Educación y el obispo Luis Fernández (Rafaela) se reunieron con un grupo de senadores santafesinos y con el vicegobernador de Santa Fe, Carlos Fascendini, a raíz de la media sanción del proyecto de Ley Provincial de Educación por parte de la Cámara de Diputados. Sostuvieron que ley “hegemoniza la educación al concentrar en el Estado todas las decisiones, no respetando la realidad de una sola Educación Pública con una gestión estatal y otra privada”. En segundo lugar, “al afirmar que la educación es gratuita, laica, única y plural excluye a una parte del Sistema Educativo Provincial: la educación confesional y religiosa; desconociendo la Constitución Nacional y Provincial, como también la Ley Nacional de Educación”, afirmaron. Y, por otra parte, “excluye el derecho de los padres a elegir la educación para sus hijos, relegando a la familia como agente primario y natural de la educación”, y “limita la Educación Sexual Integral a la sola perspectiva de género, por lo que plantea un reduccionismo de la persona”. Además, advirtieron que “descarta de la Formación Docente a todo agente que no sea el estatal provincial, lo que supondría una visión restrictiva, manipulable y politizada”, y “relega la educación de gestión privada al no darle la verdadera y exacta dimensión que tiene, desdibujando su estructura; considerando el aporte salarial como una facultad del Estado y no como un derecho; restándole importancia a la capacitación que ofrece este sector; tratando temas laborales que no son de su competencia; entre otros”. La provincia de Santa Fe, gracias a estas “sugerencias” de los obispos y los oídos sensibles de los senadores, ingresará al año número 70 sin tener una ley de educación. Una deuda fenomenal, una vergüenza monumental. La cúpula de la iglesia santafesina, no sus sacerdotes y monjas de base, no en sus escuelas que se levantan como única presencia de valores en comunas pequeñas y olvidadas, si no en sus obispos, salvo excepciones, es la que protegió a Egardo Storni y lo envió a una casa especial a La Falda para que termine sus días allí y no en la cárcel donde debió concluir su existencia por los abusos cometidos contra seminaristas. Estos obispos mienten porque los representantes de los colegios confesionales fueron recibidos por los integrantes de la Comisión de Educación de la cámara de Diputados y también por el gobierno provincial. Y también faltan a la verdad cuando afirman que no están contemplados los subsidios a las escuelas privadas o que los padres pueden elegir el contenido de la educación de sus hijas y sus hijos. La sanción de la ley 1420, en 1884, determinó que la educación es un derecho que debe garantizarse por el estado, no un menú de restaurante del que se puede elegir según el capricho del comensal de turno. Los tres obispos quieren llevar la discusión a etapas anteriores a la conformación del estado argentino y cuando discuten la Educación Sexual Integral que está contenida en esta Ley Provincial de Educación quieren, en realidad, tener el dominio sobre las cabezas y los cuerpos de las chicas y los chicos, en especial los cuerpos de las chicas. Mientras tanto, el Santo Padre que vive en Roma, dice que la práctica de un aborto es similar a contratar un sicario. Fuentes: Agencia de Informativa Católica Argentina; Diario “El Litoral”, Santa Fe, viernes 5 de octubre de 2018; Ley Provincial de Educación que cuenta con media sanción en la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe; investigaciones del autor de esta nota que fue también el autor del libro “La iglesia y la construcción de la impunidad”, en 1995. Edición: 3725

Ruindad en 24 cuotas
Publicado: Miércoles, 10 Octubre 2018 15:42
Ruindad en 24 cuotas

Por Claudia Rafael (APe).- La cadena de los deudores engrilla los pies de los de abajo. El último eslabón es siempre el más deudor, el peor deudor, el que tiene que pagarlo todo. La mora que el Estado tiene con los niños debería originar su ejecución judicial. El remate de todos los bienes estatales para darles una bella vida a los pibes y dar vuelta de una buena vez esta injusticia y poner la cabeza donde van los pies para ver cómo se siente el pisoteo impune del que mira desde el cielo. O poco menos. Serán los padres y los abuelos de los niños y ellos, en lógica de cadena, quienes pagarán brutalmente el costo de la devaluación del último año. Y de los últimos tres. Lo pagan día a día con la leche y el pan. Y lo harán en el gas –los que tienen- porque el Gobierno decidió que la ley de emergencia económica ya no hacía falta y entonces el precio del gas se calcula en dólares. Aunque en el país donde fatigan los pibes y sobreviven apenas millones de padres y abuelos, la vida sea en pesos y la muerte también. Y se cobra en pesos si existe el privilegio minoritario del trabajo. Los niños de los hogares donde se puede encender una hornalla pagaron con menos leche y menos pan un aumento exponencial de un servicio básico. Pero el dólar valía 20,30 pesos cuando pagaron los dos últimos bimestres. Ahora cuesta 40. Peso más o menos. La lógica del capitalismo es aplastante: el poder no pierde. No puede perder. No debe perder. El costo de todas las cosas deberá ser abonado religiosamente por el último eslabón, el sótano social, la planta del pie comunitario –si hay algo común todavía en este proyecto de patria inconcluso-; lo pagarán aquellos que no tienen atribuciones ni fuerza ni espacio para cobrarse lo que les deben desde hace años, décadas de devaluaciones y cesaciones de pago donde lo que se devaluó fue la vida. Es una radiografía del libre mercado y la acumulación de capital como las bases constitutivas de la historia de la humanidad. El tándem Aranguren-Macri, Iguacel-Macri, Macri-Lagarde no han hecho otra cosa que buscar convencer a los usuarios –no ya sujetos políticos- de que, como decía el francés Alain Badiou “la propiedad privada y el libre mercado son el único destino posible de los seres humanos”. Y aún más: “Un sujeto humano es un mendigo, un consumidor, un ganador, o nada de nada. Esta es la estricta definición de qué es hoy un ser humano”. Entonces ahí todo vale. Más de un 1000 por ciento del aumento del gas más la naturalización de que la impunidad es hija dilecta de la inequidad y por eso es imprescindible resarcir a las distribuidoras de gas de lo que hayan perdido es una pintura surrealista.No alcanzarán 24 cuotas para desenvainar los cañones de igualdad para que marchen bajo las banderas de los olvidados. No se devuelve en cuotas tanta crueldad amasada. ¿Cómo se prorratea en cuotas la injusticia de todo un sistema enseñoreado por siglos? ¿Cómo se cobran los nutrientes perdidos en los cuerpos de los niños de los arrabales? ¿Acaso en 15, en 24, en 150 cuotas? ¿Con qué intereses? ¿Los del Banco Nación? ¿Los del FMI, administrados por las y los Lagarde de estos tiempos? ¿Cómo se subsana tanta desidia, tanta determinación voraz de los rapaces de quedarse con las nueces, las almendras y los frutos frescos de la vida? ¿Acaso un sujeto humano es un mendigo que deberá estirar las manos para alcanzar apenas las migajas de la torta? ¿Es ése su destino? ¿O habrá que salir a recuperar los días que ya no son? Esos días que arrancaron de cuajo las parcelas de infancia atravesada por los venenos y por los despojos. Volverá la estación con su signo de cobre cuando seamos dueños de la vida y la tierra, cuando el agua nos traiga noticias y saludos del hermano, como escribió el ecuatoriano Adoum. Y no será en 24 cuotas. Edición: 3723

Fumigaciones
Publicado: Martes, 09 Octubre 2018 12:55
Fumigaciones

Por Silvana Melo (APe).- “Existiendo niños involucrados en el conflicto, rige el principio rector de su interés superior”. El fallo de Cámara Civil II de Entre Ríos puso los ojos en los miles de chicos de las escuelas rurales entrerrianas que han sido fumigados como a la maleza infame, llovidos con veneno, sometidos a la deriva de un destino marcado con proverbial claridad por el sistema. Fue la Cámara o mejor el juez de la Cámara, Oscar Daniel Benedetto, quien miró hacia abajo y vio a los niños. Antes que la rentabilidad y los dólares de exportación y la vida sometida a la costura impecable del capitalismo, vio a los niños. Y prohibió las fumigaciones antes de los mil metros de una escuela rural si son terrestres. Y no más acá de los tres mil si son aéreas. Entonces, en la provincia más fumigada del mundo, en la que se sostiene con el 68% de su tierra cultivable devorada por la soja transgénica, en la provincia donde Fabián Tomasi se volvió leyenda (como le gusta decir a Patricio Eleisegui), donde aquel gobernador antiyuyo bajo cuyo mandato se enfermó Fabián era un zar sojero pero hoy reivindica a la leyenda sin una peca de pudor. En esa provincia se sintió, como si ardiera un fueguito en el reguero de la pólvora, un encantador aroma a victoria. Es que la docencia de AGMER y el Foro Ecologista de Paraná honraron esa lucha solitaria de Fabián (que es ícono y leyenda para la construcción que viene) y la hicieron cimiento de una avanzada colectiva destinada a morderle los tobillos al sistema. “Existiendo niños involucrados en el conflicto, rige el principio rector de su interés superior”, dice el fallo de una Justicia que por una vez atisbó a la infancia. Esa entelequia que se agasaja para el Día del Niño con chupetines y facturas. Y después se olvida, hasta el próximo payaso de referencia. La lucha de la docencia de AGMER y el Foro Ecologista de Paraná nació de ver a los chicos de los campos entrerrianos correr cuando viene la nube, huir cuando aparece el mosquito. Con sus maestras empujándolos al aula de puertas cerradas, y todos retorciéndose de la náusea, con las bocas ampolladas y los ojos ardiendo. Pero siempre fue antes la rentabilidad y los agronegocios y los venenos imprescindibles para tener en pie un modelo productivo con escaso apego a la vida. Y un día la Justicia respondió. Y les puso cepo a los envenenadores. Sin embargo, el estado, con todo su aparato, con toda su maquinaria, salió a apelar. Porque entre los agroexportadores, los superproductores, los emperadores sojeros, y los niños –responsables en gran medida de ese dispendio llamado gasto social- la vereda donde pararse no acepta dudas. Y el estado, con el poder político colateral, apelaron “el principio rector del interés superior” de la infancia. Es decir, cubrieron de un amplísimo manto de olvido a los 800 chicos intoxicados en marzo. Y a todos los que día a día ven quebrarse la mañana, atravesada por un avión fumigador. O por los mosquitos que tosen su veneno por los sembrados. Los niños rehenes de un modelo predador, socio de un sistema cruel en su esencia, deberán esperar todavía una victoria. Y tal vez crecerán con la deriva del veneno atrás, recordándoles que todo se hace de a muchos, que las victorias se van construyendo despacito, desde los pies a las ramas. Desde la semilla al fruto. Hasta que un día la utopía esté esperando con la mesa puesta. Y ese día habrá amanecido azul. Edición: 3722  

Ojalá Sheila
Publicado: Jueves, 18 Octubre 2018 14:07
Ojalá Sheila

Por Silvana Melo (APe).- Ojalá que estas palabras aparezcan antes que su cuerpo. Ojalá que no haya que escribir, una vez más y otra vez, sobre un cuerpito inerte, en una bolsa negra, en un container o un baldío. Ojalá que Sheila, de apenas 10 años, no sea víctima, una más y otra, de un sistema que se devora a las niñas para calmar la ansiedad hambrienta de sus mil brazos. Los de una familia quebrada, sin trabajo ni rumbo, cruzada por el narco para sobrevivir; el narco como único garante de algún modesto desvarío. Los de un estado que se corre alegremente para que los abatidos sistémicos se acomoden donde deben estar, al margen, hacinados contra los confines de la vida. Los de un destino fatal que le tocó. O bien de un destino tejido hábilmente por las moiras del capitalismo, que pican con su aguja la vida y la muerte, tan aleatorias como ese destino rojo de nena de diez años a la que alguien se llevó el domingo a la tarde cuando jugaba en el patio común del barrio Trujui de San Miguel. Dos helicópteros, 30 perros y varias camionetas de la Policía bonaerense siguen buscando a Sheila, tan chiquita, tan morena, tan flaca en sus omóplatos como en su esperanza, que se apaga a la vuelta de la esquina. Por donde alguien se la llevó el domingo a la tarde y los padres se enfrentan ante las cámaras de Crónica para culparse mutuamente. Como en una comedia trágica corrida del horario central. Tanta policía para no encontrarla, como tantas veces, como a tantas Sheilas. Tanto ministerio público con tantas hipótesis, tanta madre y tanto padre peleando por su tenencia y ella jugando en el patio común del barrio Trujui y de pronto desaparece como el conejo que vuelve a la galera. Tanto narco en el medio y traición y venganza supuesta y cuentas a pagar y trata de personas y ella en el medio, Sheila de apenas diez años, tan chiquita y morena y flaca en sus tobillos como Candela Sol Rodríguez que tenía 11 y desapareció en agosto de 2011 en Villa Tesei. Y cuando apareció la vida se le había volado y la habían tirado a la basura como se tira a las pibas a la basura en un sistema que las mata, las enrolla, las ata como matambre, las embolsa y las arroja a un relleno sanitario. Como Candela, tironeada por tanta venganza, tanto narco, tanta traición. Para que paguen las pibas, las criaturas recién llegadas a la vida, por la disputa sistémica de tres monedas. Por el depósito de la asignación por hijo en una cuenta o en la otra. Por un vuelto que alguien no pagó. Las pibas siguen pagando. Ojalá que Sheila esté viva y aparezcan las palabras que la buscan viva. Ojalá que no haya que escribir las palabras de muerte, con el cuerpito puesto en una esquina para que lo encuentren y el espectáculo de la policía que llega tarde, el funcionario que nunca la vio, el estado que la esquivó viva pero es capaz de hacerse cargo de la muerte. Ojalá que la vida pelee y perdure por una vez. Y por tantas. Edición: 3728  

Luciano y Santiago
Publicado: Miércoles, 17 Octubre 2018 15:35
Luciano y Santiago

Por Claudia Rafael (APe).- ¿Qué hay detrás de los cuerpos que aparecen como si la magia sacara conejos de la galera en un país donde la magia se reduce a la supervivencia diaria? Hace apenas un año, Santiago. El pibe tatuador, anarquista, barbado, de piel clara. El que se hermanó con el pueblo mapuche. Cuatro años atrás, Luciano. El chico que dijo que no a los bárbaros. El que soñaba en rojo y blanco. El que peleaba por vivir. El Negrito matancero. Como conejos de una galera sus cuerpos fueron metidos con forceps en el universo de la falsa accidentología. Se ahogó porque no sabía nadar, dijeron de Santiago Maldonado. Se murió atropellado porque quería correr en plena noche por la General Paz, detallaron los escribas del poder sobre Luciano Arruga. Sus cuerpos fueron la categórica denuncia a las prácticas sacrificiales del capital. El holocausto por goteo. Que abrasa ciertos cuerpos para hacerlos ceniza en las hogueras de la inquisición de tiempos modernos. Al que dice no. Al que se revela y se rebela. Al que salta los límites de lo establecido. Al que señala con su dedo índice a los injustos. A los crueles. Al que no obedece. Sus muertes consabidas fueron certeza en una fecha que la historia argentina puso en los altares 73 años atrás. En aquel día en el que –pinceló Scalabrini Ortiz- “desfilaban rostros, brazos membrudos, torsos fornidos, con las vestiduras escasas cubiertas de restos de breas, grasas y aceites (…) Era el de nadie y el sin nada en una casi infinita gamas y matices humanos”. Un día al que muchos enarbolan como el de los orígenes del mundo de los justos. Aunque ya los rostros del nadie y el sin nada hace demasiado tiempo que no marchen envueltos en los restos de breas, grasas y aceites porque no existe la dimensión humana del trabajo. Y el 17 de octubre sea, hace rato, como escriben los Familiares y Amigos de Luciano Arruga, el día de lealtad a la impunidad. Edición: 3727

Construir al delincuente
Publicado: Miércoles, 17 Octubre 2018 12:41
Construir al delincuente

Por Claudia Rafael (APe).- “Es lindo acá. Estamos bien. Trabajamos y comemos”. La historia del pibe de la frase tiene 17 años. Esta es la última institucionalización después de un par más en el Centro Cerrado Leopoldo Lugones, de Azul, del que –incluso- no se quería ir, cuando la justicia le otorgó la domiciliaria. Toda una definición pero, al mismo tiempo, una denuncia contundente de un pibe que representa la metáfora de la construcción social y estatal de la figura del delincuente. Tiene 17 años y está alojado –después de su paso por el Lugones- en un centro de referencia de la provincia. Al que llegó, no tanto por los últimos conflictos con la ley penal que protagonizó, sino porque urgía una respuesta a los vecinos de Sierra Chica, partido de Olavarría, envueltos en un ataque de ira. Reclamaban el destierro de toda su familia de ese pueblo de casi 5000 habitantes fundado en 1882 junto con la cárcel definida alguna vez como “la cloaca” del sistema penitenciario. Hoy, en que el penal y la localidad cumplen 136 años, hay dos cárceles más que dan impronta identitaria, que cincelan el sistema de producción, el modo de pensamiento y que también gestionan las maneras y los mecanismos del delito. Unas cuantas decenas de vecinos cortaron calles, encendieron gomas, sostuvieron el corte –por momentos total- por largas horas a pesar de que diluviaba, para que el chico, en el mejor estilo de las películas del oeste yanqui, fuera echado del pueblo. Reclamaron ante la policía, ante la fiscal, ante el juez. Se plantaron ante el mismo municipio. Gritaron. Se enojaron. No faltó quien pidiera incluso la muerte y no casualmente, algunos de los voceros de esa última pena definitiva, eran ex penitenciarios.La historia del pibe no arrancó ahora ni el día previo al estallido social cuando él baleó desde una moto la comisaría del pueblo. Empezó 17 años atrás. O incluso mucho antes de que fuera gestado. En familias quebradas por las consecuencias atroces del capitalismo que siembra inequidades. “Mi mamá no me quería, me regaló a mi abuela”, contó en los expedientes judiciales. La madre-abuela tenía en ese momento 60 años y dos años más tarde enviudó. Tiempo después, el pibe fue el testigo involuntario de la pelea entre sus dos tíos: uno de ellos, el que era su referente y al que por momentos define como su hermano y por momentos como su tío, murió. Sostenía un cierto contacto con su padre biológico pero ya a los 8 años cesó por completo: su papá fue detenido y desde entonces permanece preso. Han sido desde siempre él y su abuela, que –con la angustia clavada en la impotencia- cuenta en los expedientes que “desde que falleció mi hijo comenzó con las causas” y también que “desde los 8 años se maneja solo”. Llegaron con el tiempo los consumos problemáticos: sobre todo, psicofármacos y alcohol en esa alegoría del dársela en la pera que implica caer desmayado y de bruces en las giras de sustancias y excesos con los que hacer frente a la angustia de vivir al límite de la fisura. No ha podido sostener absolutamente nada en su vida: ni la escuela, ni los talleres de los centros de referencia. “No me quedan las cosas. Me las olvido”, relata. Una vida sin deseo de mañanas porque no hay nada que lo enamore. En el Fuero Penal Juvenil se acumulan, una tras otra, 34 causas judiciales. Todas concentradas en el poblado carcelario. Que lo desea muros adentro de cualquiera de los penales porque lleva en la frente –así piensan los vecinos- la marca familiar del delito, de lo indeseable. Entonces lo quiere lejos: fuera del pueblo o dentro de una cárcel. Pero lejos. Las pericias psicológicas lo definen como “transgresor” y “antisocial”. Y determinan que reclama permanentemente “que alguien haga algo por él”. Unas horas antes de que lo detuvieran en el Lugones, un vecino enfurecido le clavó un destornillador en la pierna y el chico terminó en el hospital. “Si lo liberan y vuelve a Sierra Chica lo van a matar”, confiaron a APe fuentes judiciales. Se armaron rondas de vecinos e instituciones para discutir consecuencias. Cuando hubo 17 años de oportunidades para que los ojos del Estado se depositaran sobre el pibe de un modo diferente al del desprecio y la marginación. 17 años de oportunidades para que la sociedad dejara de verlo como un producto individual de una historia estrictamente individual de abandonos, de negligencias, de olvidos. Lejos de aquel tiempo en que un niño era el niño de todos y no un objeto al que acomodar en un estante y si no cuadra dentro de las medidas de ese estante será lisa y llanamente objeto de descarte y eliminación. ¿No es colectiva acaso la responsabilidad sobre el destino de los hijos de esta sociedad? Casi la totalidad de las culturas han definido “el carácter sagrado de niños y niñas”, advierte Bustelo en “El recreo de la infancia” y plantea, al mismo tiempo, que “su muerte ha sido motivo central de ofrenda a los dioses”. Es ésa una tremenda alegoría de la vida del pibe de Sierra Chica. Aquel que, al decir de Agamben, constituye un niño sacer, según la vieja categoría del derecho romano. Es decir, si bien es in sacrificable, al mismo tiempo cualquiera lo puede matar (léase eliminar, desechar, encerrar, abandonar) quedando impune. Y, por lo tanto, no hay consecuencias. Ni jurídicas ni de las otras. Las mismas condiciones vitales del chico de Sierra Chica inhabilitan cualquier mecanismo jurídico, cualquier decreto, cualquier ley porque ellas persisten y no cesan. “El futuro es la infancia y clausurarlo es aniquilar a la infancia”, escribe Bustelo. Por eso el gran interrogante que se hace y que se nos impone es “¿quién podría sustraerse a esa responsabilidad?”. No es feliz que un pibe de 17 años sienta que “es lindo” estar recluido en una institución porque “trabajamos y comemos”. Es decididamente el fracaso más rotundo de la condición humana. Edición: 3726

La historia no lo absolverá
Publicado: Viernes, 12 Octubre 2018 13:15
La historia no lo absolverá

Por Alfredo Grande (APe).- El famoso alegato de Fidel Castro apeló a que el devenir revolucionario de la historia de los pueblos sería la absolución de los delitos por los que era juzgado. El delito tiene también la marca de la lucha de clases y de la dimensión cuantitativa. Los asesinos seriales son habitualmente apresados y condenados. Los funcionarios seriales, que tienen el poder de asesinar en una escala mucho más alta, a lo sumo son renunciables. Creo que las políticas deben ser juzgadas cuando implican daños permanentes y su ejercicio atenta contra todos y cada uno de los derechos humanos. En particular, el derecho a una vida digna y saludable. Los crímenes contra la humanidad no se verifican solamente en los tiempos de la guerra. Hay crímenes monstruosos y atroces en los tiempos de la paz. Nosotros decimos que si no se trata de política sino de guerra, no podemos hablar de paz sino de tregua. Y esa tregua, que puede durar décadas, la denominamos democracia. La democracia deviene continuación de la guerra por otros medios. De las bayonetas y tanques a las urnas electorales. Más allá de los fraudes patrióticos, votar tiene el símbolo de la pacífica convivencia entre sectores diferentes. El problema es que encubre la diabólica complicidad con sectores incompatibles. Una madre asesina a su hija de 9 años y conmueve, indigna, promueve el llamado a especialistas, alimenta especulaciones sobre grave patología mental. Un funcionario o varios asesinan a cientos de miles, a millones de niñas y niños en incómodas cuotas a través del hambre crónica, la desnutrición, la total ausencia de amparo sanitario, educacional, habitacional, y nadie llama a un especialista para que nos explique cuál es la patología mental que habilite mantener el más cobarde de los genocidios. Seguir produciendo niños y niñas sin niñez. La nena de 9 años asesinada por su madre es tan deplorable, tan desgarradora, tan siniestra, como los cientos de miles de niños, niñas, ancianos que son exterminados con la miserable coartada que se denomina “plan de ajuste”. O tarifazos. Nos alegramos porque las mega empresas cobrarán por los bonos emitidos por el Estado, aunque para pagar el Estado si seremos todos. O sea: todos los que pagamos porque los fueros, los privilegios también incluyen a la hora de poner porque los platos no los paga el que los rompe. La denominada macro economía es una operación masacre encubierta, camuflada, disimulada. Reaccionamos ante los casos puntuales, ante el minimalismo de la brutalidad. Robos reiterados a un kiosco por parte de delincuentes sin proyección ministerial. Intolerable. Pobres contra pobres es un logro absoluto de la cultura represora. Pobres contra ricos es una utopía que fue sepultada con los escombros de la caída del socialismo real. Hay un socialismo no real, o sea ideal, o sea, abstracto. Algunos lo llaman socialdemocracia, centro izquierda, socialcristianismo, izquierda electoralista. Este socialismo ideal es funcional al fascismo real. O sea: la cancha donde los partidos gastan plata ajena en alianzas, frentes electorales para la victoria, contra frentes electorales para la derrota, es donde la cultura represora juega siempre de local. Algunos llaman a esto aportantes truchos. Pero lo trucho además de los aportantes son los partidos políticos, el sistema de representación canallesca, la impunidad que permite que Menen sea absuelto de un crimen contra la humanidad. El dúo Pimpinela No Cambiamos entre Lilita y Mauricio es una patética versión de las para mí, hermosas canciones de los hermanos Galán. Todo queda reducido a enfrentamientos personales y el ministro Garavano tiene el mismo protagonismo o quizá menor que el Poroto Cubero. No esperemos nada, pero nada, salvo sangre, sudor y lágrimas nuestras de estos caciques de los pueblos anti originarios. Lo originario nada tiene que ver ni con el fondo monetario, donde hay una Ali Babá con mucho más de 40 ladrones, ni las criptomonedas, ni las acciones en la bolsa de valores. Lo originario siempre fue la niñez respetada y cuidada, lo originario fue curar al enfermo, lo originario es dar comida al hambriento. Lo originario es dar de beber al sediento. Cuando lo originario queda sepultado, la cultura no puede sobrevivir ni lo merece. Y esto lo escribió Sigmund Freud. Esta cultura represora está condenada al fracaso. Pero nosotros podemos estar condenados a nuestro propio y definitivo sometimiento. Hay muchos colectivos, que siguen sosteniendo que lo originario es por lo único que la lucha debe ser permanente. Tierra, aire, agua, solidaridad, amor al compañero, odio al enemigo. El Encuentro Nacional de Mujeres es una marca indeleble de esa lucha. Y la mejor señal de que sin Encuentro la Unidad es una marca registrada de la estafa por venir. Y tengamos no la certeza, pero si la más profunda convicción, de que a todas, todos, todes los que pretenden y consiguen arrasar con lo originario, la historia de los pueblos nunca más los absolverá. Edición: 3724

Prostitución y trata
Publicado: Lunes, 08 Octubre 2018 13:05
Prostitución y trata

Por Carlos Del Frade (APe).- Las voces de las chicas y los chicos dicen aquello que los negocios económicos, políticos y hasta deportivos no quieren escuchar ni tampoco ver. Sucede en Reconquista, norte profundo de la provincia de Santa Fe, departamento General Obligado. Las niñas hablan de prostitución. En los próximos días se llevará adelante la Fiesta Nacional del Surubí, una celebración popular que, como suele ocurrir en otros puntos de la geografía argentina, también presenta sus costados oscuros. Nos escribe una mujer sensible y, por lo tanto, valiente. “…Algunas chicas en medio de lágrimas contaron cómo las prostituyen… una mujer cuenta que saben que hay consumidores que están viniendo a buscar varones de 10 y 11 años”, sostiene nuestra fuente. “Me presenté en la PROTEX (Procuraduría contra la trata y la explotación sexual) e inicié una denuncia que incluía nombres de supuestos implicadxs en la entrega y facilitación de las chicas y supuestos consumidores. En la Protex investigaron los datos que pasé y al tiempo me citaron para hacer una denuncia formal”, agrega. A fines de septiembre de 2018, la situación de las chicas “ya es insoportable, me dicen que la mayoría de ellas están medicadas e incluso algunas ya van sabiendo que la violencia les puede tocar directo por haberse metido en el medio. Una maestra pide que se investiguen los casos de enfermedades de transmisión sexual porque cree que ese dato ayudaría a entender lo que pasa ya que es la comunidad con más casos de enfermedades de VIH en Reconquista”, remarca. “Les prometí que iba a tratar de armar redes más allá de la denuncia en la procuraduría para que no se sientan solas. Se me ocurrió que podríamos aliarnos para hacer una acción transversal en el congreso, primero que sostenga que se trabaje en esta denuncia puntual para que no se caiga. Proponer una comisión intersectorial multipartidaria para que a la pata política que está metida en esto no le sea tan fácil ocultar todo lo que pasa. También estoy comunicándome con el CELS y Amnistía”, indica. A una de las chicas “a las que les ofrecían viajar a Italia, hice la denuncia en PROTEX y este año se lograron las detenciones de las tres personas a las que denuncié, una de ellas con captura internacional porque era una red que llevaba chicas a Italia. Todavía espero que me citen para el juicio, es una causa grande y tuvo algo de prensa pero ahora desconfiamos de lo que pueda pasar ya que no me informan si esto llegará a juicio oral. Además de las chicas para prostitución tenían causas anteriores por pases de jugadores de fútbol”, sostiene la valiente denunciante. “Hace ocho años que recorro el territorio sensibilizando en el tema y volver con las historias de las pibas y no poder hacer nada ya no es una opción, necesito sentir que se puede armar algo más allá de ofrecer una denuncia que garantice que las pibas puedan salir de este círculo de violencia no elegido”, termina diciendo la mujer. El jueves 4 de octubre de 2018, este cronista se hizo presente ante las autoridades de la PROTEX, en la ciudad autónoma de Buenos Aires. Sus funcionarios nos confirmaron que, efectivamente, presentaron una denuncia en ese sentido a los fiscales federales para que instruyan las acciones correspondientes a través de los juzgados de la zona y que las mismas ya tendrían antecedentes. ¿Cuáles serán las caritas de esos chicos y esas chicas?. ¿Cómo serán sus vidas?. ¿Quiénes se harán cargo de su dolor?. Ellas y ellos son abrazados, como siempre, en las escuelas de la zona. Sin embargo, sus vidas cotidianas están atravesadas de urgencias históricas que recorren la geografía del norte profundo santafesino. Ya es hora de escuchar las voces que nadie quiere oír. Por esos chicos, por esas chicas de Reconquista pero, en definitiva, por tantos chicos, por tantas chicas de la Argentina crepuscular, cada vez más crepuscular, del siglo veintiuno. Fuente: Carta de la denunciante, entrevista personal con funcionarios de la PROTEX el jueves 4 de octubre de 2018 en la ciudad autónoma de Buenos Aires. Edición: 3721  

────────────────────

Galería fotográfica

 

Reportajes

 

Alberto Morlachetti habla sobre pobreza con Reynaldo Sietecase. Era 2009

In order to view RSCoolMp3Player you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

────────────────

────────────────────

────────────────────

────────────────────

Hechos en imágenes

────────────────────

Nena estragada

Una nena de diez años fue asesinada en una calle de Flores y por el crimen fue detenida su madre. 


Crueldad

Murió una chica de 16 años en el hospital de Campana que había sido arrojada por dos hombres quienes la habrían drogado previamente.


Nena baleada

Maite, de 5 años, murió mientras dormía en su casa de un balazo que traspasó la pared de su cuarto, en Rosario. Habían disparado desde una moto que frenó en el lugar.


Ley Brisa

El Congreso aprobó la ley Brisa, para otorgar reparación económica a las hijas e hijas de mamás víctimas de femicidio.


Justina

A partir de la aprobación de la Ley Justina, todos seremos donantes de órganos, excepto para quienes dejen expresamente aclarada su negativa.


────────────────────

────────────────────

Libros de APE

Revistas de APE