Ferocidades y esperanzas (II)
Publicado: Lunes, 15 Julio 2019 12:54
Ferocidades y esperanzas (II)

Por Carlos Del Frade (APe).- Los cuerpos de las mujeres y los pibes parecen ser la geografía exacta en la que se verifica la ferocidad del sistema. La historia en la carne viva de las mujeres y los pibes es consecuencia de una violencia inoculada para que explote con las personas cercanas y nunca contra los titiriteros del mecanismo que multiplica la exclusión. Repasar estos hechos que suelen aparecer como dispersos nos mete en la dialéctica permanente de las ferocidades y la siempre inverosímil pero real existencia de la esperanza. Por eso esta segunda parte. La pelota manchada El árbitro Martín Bustos, quien ya estuvo implicado en casos de abusos en las inferiores de Independiente de Avellaneda, fue detenido el viernes 7 de junio de 2019 en la ciudad de Rosario porque quiso abusar de un chico que juega en las categorías menores de Ñuls. Se hacía pasar por un masajista deportivo a pesar de que estuvo procesado y en prisión preventiva por abuso sexual ultrajante y corrupción de menores con agravantes en la causa de la pensión del rojo. -En esto la justicia tiene que entender que la explotación sexual de niñas, niños y adolescentes no requiere de ningún tipo de consentimiento. Las imágenes con contenido sexual explícito de personas menores de 18 años representan no sólo un delito autónomo, sino que también hacen al negocio de la pornografía sexual infantil donde, por la modalidad de grooming, las víctimas con captadas – sostuvo Hernán Navarro, referente de la ONG “Grooming Argentina”. (Diario “La Capital”, sábado 8 de junio de 2019). Un pibe de doce años fue vendido El mercado, en este caso, es el fútbol. Franco Domínguez, categoría 2007, fue retirado de la pensión de Rosario Central por su madre a principios de mayo de 2019 y no supieron más de él. Ni siquiera en la escuela a la que concurría en Granadero Baigorria, a minutos de la ex ciudad industrial. El pibe es volante ofensivo y se cuenta que fue vendido al poderoso Boca Juniors. Negocios del fútbol. Los pibes apenas cuentan como mercadería. La esclavitud, dicen, fue eliminada en la mítica asamblea constituyente de 1813. No es verdad. (Diario “La Capital”, sábado 8 de junio de 2019). Un cachito de estado El programa provincial “Nueva Oportunidad” incluye en junio de 2019 a 13.500 jóvenes en la provincia de Santa Fe. Es una señal. Sus voceros dicen que pueden elaborar opciones laborales, pedagógicas y de crecimiento personal. El problema es la dimensión, el alcance de la medida. Pero no deja de aparecer como una forma de inclusión que lejos está de la repetida estrategia que solamente garantiza el negocio de los que venden las llamadas tecnologías de seguridad y que suelen resumirse en armar rambos de cercanías y que, luego de un tiempo, no detienen la violencia y su principal víctima, la pibada en las grandes barriadas de la provincia. (Diario “La Capital”, martes 11 de junio de 2019). “…todavía el trabajo infantil y adolescente muestra algunas particularidades preocupantes. Por un lado, las tasas se duplican a nivel rural. La categoría que menos se ha reducido y que en la actualidad es la más elevada, es el trabajo doméstico intenso, principalmente de niñas y adolescentes que se hacen cargo del cuidado de sus hermanos y hermanas menores y de adultos mayores. El trabajo infantil genera además efectos negativos en la asistencia escolar, particularmente en los niños y adolescentes varones que realizan actividades al interior del hogar. A modo de ejemplo, en el ámbito rural, la niñas que no trabajan tienen una tasa de asistencia al sistema educativo del 89 por ciento, mientras que entre aquellas que trabajan en sus hogares sólo llega al 68 por ciento…”, escribió Sebastián Waisgrais, especialista en Inclusión Social y Monitoreo de UNICEF, miércoles 12 de junio de 2019. "Allí donde el Estado está ausente, muchos niños y adolescentes trabajan apilando ladrillos o pisando barro…Distinta es la situación de muchos dueños de ladrillerías que explotan a niños y adolescentes, por las necesidades económicas que estos traen. El patrón conoce las leyes, sabe que las está infringiendo, porque ante la presencia de una inspección del sindicato, los hace esconder. Pero a la vista quedan las condiciones deplorables en las que trabajan y el maltrato que padecen”, dice Ramón Romero, delegado normalizador de la Unión Obrera Ladrillera de la República Argentina de Santa Fe. Agrega que “esta situación de vulneración de derechos a los niños, niñas y adolescentes se vio agravada en el último tiempo por la profundización del modelo neoliberal. “Reconquista, Avellaneda, Monte Vera, Recreo y Esperanza, son algunas de las localidades donde se encontró trabajo infantil. Ante estas situaciones, la intervención del Ministerio de Trabajo fue fundamental para darle respuestas a las familias afectadas. En conjunto con el Ministerio de Educación, se gestionaron becas escolares y se compraron útiles para que los niños y adolescentes pudieran volver a las aulas. La última situación que detectamos fue el año pasado en la localidad de Esperanza y actualmente estamos a la espera del juicio donde el Ministerio de Trabajo es querellante. Sin embargo, hace algunas semanas, se logró la primera condena a un patrón por explotación infantil en nuestra provincia, le dieron tres años de prisión en suspenso. Si bien sabemos que lo negociará con alguna probation, es un gran paso para la erradicación de trabajo infantil”. "El patrón conoce las leyes, sabe que las está infringiendo, porque ante la presencia de una inspección del sindicato, los hace esconder. Por último, dejamos expuestas algunas propuestas por parte del Sindicato de Ladrilleros, para la erradicación del trabajo infantil: creación de parques ladrilleros donde puedan trabajar los emprendedores de la economía popular; nuevos centros de cuidado infantil, porque sabemos que la experiencia en nuestra provincia es una realidad pero necesitamos más y en más localidades para todos aquellos padres y madres que trabajen muchas horas fuera de su casa; inspecciones articuladas entre el Ministerio de Trabajo, el de Salud y Educación para que, ante la presencia de trabajo infantil se puedan realizar controles médicos inmediatos y automáticamente el Ministerio de Educación sepa por qué ese niño, niña o adolescente no está yendo a la escuela. Sabemos que queda mucho por trabajar y recorrer en nuestra provincia, pero estamos dispuestos a seguir adelante con nuestro lema "los únicos privilegiados son los niños". No al trabajo infantil”, terminaba diciendo el dirigente. (Diario “La Capital”, sábado 15 de junio de 2019). Goleadora La delantera de Estados Unidos, Alexandra Patricia Morgan, más conocida como Alex Morgan, convirtió el martes 11 de junio 5 de los 13 goles que su equipo le hizo a Filipinas, en el Mundial de Francia de fútbol femenino. La actual jugadora del Orlando Pride y una de las mejores jugadoras del mundo se transformó en la segunda futbolista en anotar cinco goles en un partido (la última había sido Michelle Akers, ante China Taipei, hace 27 años) y la cifra total superó el 11 a 0 que Alemania le había convertido a la Argentina en 2017. Pero Morgan, de 29 años, no es una goleadora cualquiera: pertenece a un país donde el fútbol femenino llena más estadios que el masculino y es potencia internacional. La zurda de oro, con 10 millones de seguidores en las redes sociales, sorprendió a propios y extraños al consolar a las rivales, a quienes consideró que habían llegado al torneo tras mucho esfuerzo. Y si eso no fuera ya valioso en los actuales escenarios deportivos hay que recordar lo que la californiana hizo el 8 de marzo pasado, en el Día Internacional de la Mujer. Encabezó una demanda realizada junto a sus compañeras de la selección nacional, contra la federación de fútbol de Estados Unidos por discriminación salarial y desigualdad de equipamiento e infraestructura. Además publicó en Twitter:"Mujeres de todo el mundo, apóyense y luchen las unas por las otras". (Diario “La Capital”, miércoles 12 de junio de 2019). La imaginación Valeria Zaffaroni es la docente a cargo de "Los dibu perdidos", la propuesta que obtuvo el segundo premio del Vivalectura en la categoría Estrategias de promoción de la lectura en entornos digitales. "Los dibu perdidos" apunta a fomentar buenas prácticas de lectura y escritura en alumnos de primer ciclo con situaciones de sobreedad. La propuesta utiliza las historias de los dibujitos animados para llegar luego a la producción de un libro propio y la animación digitalizada de sus personajes. El proyecto había obtenido una mención especial en el Vivalectura 2018. En 2018, en una graciosa tormenta de ideas, los chicos y chicas del curso eligieron a los personajes y la trama del cuento, que incluía astronautas, emojis y estrellas perdidas en el espacio. La historia la transcribieron en un libro gigante que llevaron a la plaza del barrio para la Maratón de Lectura. Y recién después se pusieron manos a la obra con el dibujito animado: diseñaron a los protagonistas, al escenario donde transcurre la historia, grabaron voces de la narración, efectos especiales y una divertida cortina musical de jazz de fondo. En este trabajo participaron también los profes Natividad (Tecnología), Joana (Plástica) y Matías (Música). El cuento del año pasado se llamó "Las estrellas y los emojis se perdieron" y el de 2017 fue "La calabaza y sus amigos". Al final, cada alumno y alumna hizo su propia versión del cuento escrito (con textos y dibujos), para regalárselo a fin de año a sus familias. Para Valeria Zaffaroni, detrás del proyecto subyace la intención de dar espacio a la palabra de los chicos, de acompañarlos en la lectura y habilitar lo que llama "el derecho a la imaginación". Y explica: "Si no brindamos herramientas para la imaginación no hay forma de desarrollarse. Aunque hay momentos que ellos no están incentivados para leer y nos cuesta bastante remarla". Mónica Samburgo es desde principios de año la directora de la escuela. "Haber llegado y encontrarme con este proyecto con el que sacaron el segundo premio es maravilloso. Sobre todo en esta comunidad, que el año pasado estuvo muy convulsionada por lo social, que sigue así y con nuestros chicos en el medio", cuenta. La escuela Soldado de Malvinas está ubicada en la esquina de Lamadrid y Alice, y recibe alumnos de los barrios Esteban Echeverría y Mangrullo, entre otros. Parte de la escuela está hace casi dos años sin gas. "Pese a todo, los docentes trabajan mucho en este tema de la imaginación y de buscar recursos para que ellos puedan armar estos cuentos", agrega la directora. (Diario “La Capital”, sábado 15 de junio de 2019). Edición: 3905

Ferocidades y esperanzas
Publicado: Miércoles, 10 Julio 2019 13:00
Ferocidades y esperanzas

Por Carlos Del Frade (APe).- En la Argentina crepuscular del tercer milenio, las mujeres y los hombres de la historia fueron reemplazados por animales en vías de extinción en las postales de los billetes que circulan en la vida cotidiana. De próceres a fieras. Quizás una de las tantas síntesis del capitalismo. La ferocidad del sistema que, en la realidad, se hace plural. Por eso hablamos de ferocidades. La palabra ferocidad, según el diccionario etimológico de Joan Corominas, sostiene que el vocablo original que aparece en castellano es el adjetivo “fiero”, alrededor del 1140. Venía del latín y significaba silvestre, feroz y fue sustantivado con el sentido de bravata, allá por 1599. Ferocidad, en concreto, surge en el año 1438. Luego irrumpe la palabra ferina, aplicado a una especie de tos que recuerda la de ciertos animales. Hasta que en el siglo dieciocho, hacia 1718, también se usa el término fierabrás, nombre del gigante que se originó en los libros de caballería. Así como sucede con los billetes, la fiereza del sistema se hace cotidiana. Postales desgarradoras que parecen individuales pero que responden a una lógica de concentración de riquezas y poder en pocas manos y que, como consecuencia, multiplica el drama entre las y los que son más en esos parajes cósmicos. Sin embargo lo humano resiste. La inverosímil tenacidad de la ternura, la solidaridad, la valentía, la alegría y la imaginación sigue mostrando que no hay historia terminada ni noche sin fin. De allí esta serie de noticias que marcan la lucha permanente entre las ferocidades y las esperanzas. Con el deseo que sean las esperanzas las que realmente se conviertan en moneda cotidiana. Pornografía A fines de mayo de 2019, un médico de uno de los hospitales más prestigiosos de la Argentina fue imputado por el delito de producir pornografía. Es un pediatra, jefe de inmunología y reumatología. Sus víctimas eran chicas y chicos de seis meses a catorce años. “Se pudo determinar que reproducían imágenes en donde había chicos abusados o expuestos con desnudez”, sostuvieron los investigadores. Imágenes que eran subidas a una red internacional llamada “deep web” con usuarios en Brasil y en los Estados Unidos. -Hay cosas inimaginables. Eso es lo que les hacen a los chicos y tenemos que verlo para agarrarlos y que no vuelvan a tocar a ninguno más – dijo uno de los profesionales que participaron del proceso judicial. La Argentina es uno de los países que más tráfico de pornografía infantil genera, con 185 vídeos por día.(Diario “La Capital”, jueves 30 de mayo de 2019; diario “Clarín”, domingo 2 de junio de 2019). Gatillo fácil Juan Cruz Vitali tenía solamente 23 años cuando el domingo 12 de mayo esquivó un control vehicular y fue perseguido por la policía de la provincia de Santa Fe entre las calles de Capitán Bermúdez, a pocos kilómetros al norte de Rosario. Un oficial de La Santafesina SA, entonces, lo remató con un disparo en la nuca. El regreso del gatillo fácil en medio del proceso electoral que determinaría el nuevo gobernador en el segundo estado de la Argentina. -El gatillo fácil se enmarca en una habilitación política de la mano dura…se crean enemigos internos y se desvía la atención. Se transforman los conflictos sociales en escándalos policiales…los policías no son cualquier civil que camina por la calle y esto debemos comprenderlo, en especial el Poder Judicial. Son depositarios de la violencia legítima del estado, es decir especialistas en el uso de la fuerza letal y no letal. Deberían detentar saberes específicos, ser altamente profesionales, y por eso su quehacer está o tendría que estar protocolizado, ajustado a manuales de procedimientos para que no vulneren los derechos de las personas con quienes se vinculan. ¿Y esto por qué? Porque en la calle termina siendo jueces de tu vida. Ahora, de nada sirven los protocolos si al mismo tiempo los policías no son llamados a rendir cuentas por sus acciones – opinó el abogado Santiago Bereciartúa, docente de la cátedra de criminología de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario. (Diario “La Capital”, lunes 3 de junio de 2019). Los pibes desangelados Carlos Viu Gut era un jubilado de 72 años y vivía en el FONAVI Parque Oeste, en la ciudad de Rosario, ex capital de los cereales y ex rosa crispada siderúrgica y obrera, como decía una vieja poesía. El imputado de haberlo matado es un muchacho de solamente veintiún años, Ariel, devenido en consumidor consumido desde hace tiempo. -Consume droga desde los 12 años, se cree impune y en mi familia tenemos miedo – dijo su mamá que colaboró para que su hijo fuera detenido. Ariel mató a Carlos que era su vecino y le robó un televisor y un secarropas que luego ofreció a la venta en el mismo barrio. Además de aplicarle numerosos puntazos en el cuerpo del jubilado, quemó la casa con la intención de borrar rastros. (Diario “La Capital”, miércoles 5 de junio de 2019). Los únicos privilegiados son los niños, decía una vieja leyenda argentina, una geografía que alguna vez pensó ser un país independiente, soberano y en cuyo himno se cantaba la necesidad de tener en el trono a la noble igualdad. Hay números que demuelen aquellas consignas: el 51,7 por ciento de las chicas y los chicos entre cero y diecisiete años son pobres y el 13 por ciento pasa hambre. Hambre en el país de la carne, la leche y los cereales de fama y alcance mundial. Casi tres millones y medio de chicas y chicos empobrecidos. Fácil de escribir en números, imposible ponerle una carita y conocer la historia de cada una y cada uno. -El riesgo alimentario se incrementó de modo significativo en los niños: esto quiere decir que viven en hogares que tuvieron que bajar sus consumos alimentarios por problemas económicos – dijo Ianina Tuñón, investigadora de la Universidad Católica Argentina. Las chicas y los chicos comen cada vez más en comedores o escuelas. Desde 2010 hasta 2019 aumentó 8,8 puntos la cantidad de niñas y niños que deben comer afuera de sus casas, alrededor de 3 millones de niñas, niños y adolescentes. Y hay un siete por ciento que no cena. (Informe del Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, jueves 6 de junio de 2019). Edición: 3902

El crimen de la infancia
Publicado: Lunes, 08 Julio 2019 13:10
El crimen de la infancia

Por Claudia Rafael (APe).- Las niñeces son acuchilladas en una esquina cualquiera. Las mata el fuego, el agua maldita, la mutilación del odio, el olvido descarnado, las drogas que asfixian y eligen concienzudamente su destinatario. En menos de cuatro días, siete pibes fueron devorados por las garras de la crueldad. 4, 5, 8, 11 y 15 tenían los que atrapó el fuego entre las paredes flacas de una casucha superhabitada y asentada en el barrio Manuel Alberti, de Pilar. 12 años, apenas, contaba Diego Román, del barrio Mocoví de la santafesina Recreo cuando fue hallado desnudo, con los rastros de 30 puñaladas y signos de mutilación. Tan sólo 14 tenía Rubén Darío Mendoza, conocido como Apolo, cuando su cuerpo apareció flotando en las aguas del río Colastiné, también en Santa Fe. Los pies atados y huellas de un fuerte golpe en la cabeza. Las infancias son atravesadas por el crimen del odio o por el homicidio abandónico del Estado, del mundo adulto, de las perversidades hondas. ¿Cómo serán escritos estos días cuando sólo las cenizas sean el recuerdo de un tiempo de descuidos y desamparos? ¿Cómo se relatarán los padeceres de los privilegiados que no son? Que no cuentan. ¿De qué modo quedará registrado el abanico de las posibles maneras que elige la muerte para zigzaguearles las cotidianeidades hasta inocularles su veneno? Para desangrarlos, incinerarlos, ahogarlos o despedazarlos. ¿Es ésa la determinación institucional y de la sociedad que opta por no mirar o atisbar a medias sobre los destinos del piberío? ¿Es acaso el destino forjado a base de eliminación? ¿De cercenamiento cruento? ¿Son crónicas anunciadas hasta todos los hartazgos? ¿Cómo se le dice a un nene, a una nena que no todas las vidas son iguales? ¿Que la equidad es una quimera escrita por magos mentirosos? Que hay quienes son capaces de desmembrar ciertas niñeces desde la convicción de que no hay tierra firme para ellas en el mañana. Y que hay adultos formateados en ritos de impiedad para que a cierta hora de cierto día o cierta noche se transformen en lobos feroces capaces de desvanecer el candor. Siete niñas y niños de 4 a 15 años fueron enviados con los métodos múltiples de la solución final a los lager del fango de este presente aciago e implacable. En apenas cuatro días. Entonces: ¿Cómo se escribe la palabra belleza en tiempos de barbarie? Cuando hay –como decía Primo Levi- un exterminio metódico e industrializado. ¿Cómo se cuenta el terror que cada uno de esos siete pibes respiró y soportó hasta que no hubo más aliento? Diego y Rubén ¿sintieron el miedo funesto de la soledad en el instante preciso en que supieron, cada uno por su lado, que ya no había salida ni túnel que los llevara hacia un mundo feliz? ¿Y los cinco chiquitos de Pilar? ¿Iban dejándose caer en la desesperación y el temor a medida que el fuego los acorralaba mientras la muerte se disfrazó de estufa que funcionaba mal? ¿Cuál de ellos cinco fue el último? ¿Quién el primero? ¿Cuál se supo perdido definitivamente cuando ya nadie más quedaba? ¿O no tuvieron tiempo para nada de eso? La niñez no alcanzó a ser para cada uno de ellos siete el tiempo iniciático por excelencia. Fue un tiempo de no destino. Donde la palabra mañana no alcanzó a ser garabateada enteramente. Donde la muerte los colonizó porque sigue reinando desde los siglos de los siglos el paradigma de la crueldad que determina quién sí y quién no sin miramientos. Un paradigma parido por un pacto social destinado al sometimiento de los más vulnerables. Esta vez fueron siete en cuatro días. Y para que alguna vez nazca definitivamente la primavera habrá que vestirse de acicalada rabia. Y –como escribió Ernesto- endurecerse sin perder jamás la ternura. Edición: 3901

No es el frío
Publicado: Miércoles, 03 Julio 2019 16:14
No es el frío

Por Silvana Melo (APe).- El oleaje del frío que inexorablemente desembarca en los inviernos no deja huellas de muerte por mano propia. No aloja gente bajo el techo de la intemperie. No expulsa niños al abismo. El enemigo no es el frío. Hay que abrigarse de los predadores sistémicos. El oleaje de frío que inexorablemente desembarca en julio, cercano a la plenitud del invierno, interpela a los funcionarios ocasionales y los invita a repasar el camino allanado hacia la desigualdad más brutal. Pero desde la discusión pública la invitación es amable. Porque parte desde el frío. Desde los 3 grados de la noche en que Zacaríaz se durmió helado y amaneció muerto en el barrio de Monserrat. Y no desde la verdadera ola: la del desamparo que viene arrastrando con lógica de tsunami a los más frágiles. A los condenados a la calle donde les transitan miles por minuto a la vera de su desgracia. A los condenados a la escarcha donde resbalan en las ciudades menos cementarias, donde hiela. A los condenados a la soledad más profunda en medio del gentío. A los condenados a la intemperie con bolsos y colchón al hombro y niños con broncoespasmo y bolsas negras para armar y sostener con lo que se pueda bajo algún puente. A la intemperie las ranchadas nuevas con su ropero y su cama, transitando la calle. Porque hubo casa y no se pudo pagar el alquiler. Porque hubo hotel, hubo pensión. Y todos los techos se derrumbaron. Entonces el gobierno de la Ciudad hizo un censo: dicen compungidos que aumentó un 35% la gente bajo la destemplanza de todos los cielos. Y aseguran que mucha de esa gente llega del conurbano a trabajar y le da pereza volverse a casa. Entonces se tiran a dormir donde pinte. Pero casa tienen. Dicen, con cara mustia, que son 1146 personas. El Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño recordó que el año pasado contaron 1091 y en 2017, 1066. Los voceros lo repiten, como agencias oficiales. “Investigan si el frío causó la muerte de un hombre que vivía en la vía pública”, destacan. Y es verdad. Que lo investiguen. Porque Zacaríaz no murió de frío. Murió de abandono. De indiferencia. De decisiones políticas, uno de los males más letales. El primer Censo Popular de Personas en Situación de Calle, llevado adelante por 50 organizaciones (*), contó en 2017 unas 6.000 personas bajo la inclemencia de los días y las noches. En estos días se conocerán las cifras del Segundo Censo, que comenzó a fines de abril. Aseguran que no bajarán de 8000 personas que viven y duermen en la calle. “El mapeo colectivo en 2017 arrojó un número muy superior a las mil personas que registraron los organismos oficiales: más de 6 mil hombres, mujeres y niños viviendo en la calle. Hoy estamos rondando los 8 mil y hay otras 22.000 personas en situación de riesgo de quedar sin un techo”, dijo a fines de abril Horacio Ávila, desde la organización Proyecto 7. No es el frío. Miguel Salvador Luna tenía 59 años. Se recostó a dormir en el patio delantero del Hospital San Felipe de San Nicolás. No murió de hipotermia. Murió de inequidad. Un hombre sin nombre vagaba por el barrio Malvinas en San Salvador de Jujuy. No soportaba más el frío. Intentó tirarse a dormir en una camioneta. A la madrugada lo encontraron muerto. No fue hipotermia. Fue desamparo. María Donata tenía 82 años. Murió intoxicada con monóxido de carbono en Bahía Blanca. No fue el frío. Otro nadie murió en el baño de una estación de servicio YPF de Venado Tuerto. Sin nombre ni techo. No fue hipotermia. Fue olvido.Y uno más, anónimo, se descompensó en Mar del Plata y murió horas después. No fue el viento filoso del mar. Fue la indolencia. Fue la desidia. Entonces. El oleaje del frío que inexorablemente desembarca en los inviernos no deja huellas de muerte por mano propia. No aloja gente bajo el techo de la intemperie. No expulsa niños al abismo. El enemigo no es el frío. Hay que abrigarse de los predadores sistémicos. De los que manejan expedientes en los despachos. De los que presupuestan. De los que construyen una tierra para pocos. De los que afilan las escarchas para cortar los hilos que sostienen a los frágiles. De los que eligen quiénes están y quiénes no de este lado de la vida. (*) Son 50 organizaciones, organismos de derechos humanos y defensorías. Entre ellos, Abrigar, Derechos, Asamblea Popular de Plaza Dorrego, Defensoría del Pueblo (CABA), Ministerio Público de la Defensa (CABA), Movimiento Popular La Dignidad, No tan distintas, Presidencia de la Auditoría General (CABA), Proyecto 7-Gente en situación de calle. Fotos: Carlos Brigo, Claudia Rafael y Bernardino Avila. Edición: 3899

Infancia acechada
Publicado: Lunes, 01 Julio 2019 14:55
Infancia acechada

Por Claudia Rafael (APe).- La infancia está al alcance de la mano de monstruos de carne y hueso, que llegan a su casa todas las noches, se sientan a la mesa y comparten con sus familias un plato de comida, una serie o una charla profunda o banal. Acechan con palabras dulces, con golpes de furia, con unos cuantos billetes, con una bolsa de caramelos o con un cóctel de drogas y alcohol. Una nena de 13 fue a comprar rimmel a la farmacia de al lado de su casa, en La Plata, y un policía la arrinconó a la salida y le ofreció primero 1000 pesos hasta llegar a 5000 para tener sexo conjunto con su pareja. Su negativa y la intervención del dueño de la farmacia la salvaron de la concreción de una suma de violencias. No fue igual para Ludmila, que a los 16, con apenas tres años más, la visitó la muerte temprana y definitiva. Estaba con un hombre de cuarenta y pico en un hotel de Vicente López en una habitación en la que cocaína y alcohol desataron en su cuerpo los peligros que la estragaron hasta arrojarla, ya baldía, en una cama de hospital. La infancia está en peligro. Por la facilidad de los gatillos en las calles, por las hambrunas predeterminadas, por las violencias adultas que demarcan fronteras, por los estados que diluyen las felicidades por goteo o abruptamente. Y las niñas, sobre todo, están asediadas por quienes irrumpen, de una manera u otra, para conquistar sus territorios para plantar bandera. En un ejercicio de la propiedad que ejercen impunemente los portadores de la crueldad. Aquellos que colonizan a Ludmila o despedazan a Lucía, en Mar del Plata. Los que rompen en mil pedazos la ingenuidad o trituran los cuerpos jóvenes en un rompecabezas que ya nunca podrá rearmarse. Los que deciden que con 1000, 3000, 5000 podrán corromper a una nena de 13 en La Plata el viernes pasado o con una bolsita de golosinas conducirán hasta la devastación a otra de 7 en Olavarría, 18 años atrás. Los que juegan a la compra-venta en un mercado en el que se subastan las libertades y los sueños. Hay que dar vueltas el mundo patas arriba. Y como escribía Galeano entender que es el sistema de poder, que nada tiene de eterno, quien cada día invita a salir a escena a nuestros habitantes más jodidos, mientras impide que los otros crezcan y les prohíbe aparecer. Aunque estamos mal hechos, no estamos terminados; y es la aventura de cambiar y de cambiarnos la que hace que valga la pena este parpadeo en la historia del universo, este fugaz calorcito entre dos hielos, que nosotros somos. Y decidirnos de una vez a transformarlo en llamarada para que la infancia ya nunca más vuelva a ser coto de caza de los monstruos de la condición arrasadoramente humana. Edición: 3897

El frío es un crimen
Publicado: Viernes, 12 Julio 2019 13:26
El frío es un crimen

Por Alfredo Grande (APe).- Hace demasiados años, en una galaxia lejana, aprendí que si algo es verdadero, siempre es transgeneracional y transtemporal. O sea: atraviesa generaciones. Freud escribió que ninguna generación tiene la oportunidad de ocultarle sucesos de importancia a las generaciones siguientes. La producción de verdad si bien es histórica, es atemporal. Como el inconsciente. Dicho en otras palabras: cuando algo sirve, sirve para todo. Servir en el sentido de ayudar a pensar, pensar en el sentido de ayudar a transformar, y transformar en el sentido de subvertir el horizonte de lo posible. Cuando Alberto Morlachetti, en el marco del Movimiento Nacional Chicos del Pueblo, acuñó que “el hambre es un crimen”, dijo que nadie muere de hambre, sino que el hambre es el arma para asesinar. El hambre no es un hecho natural, sino una de las evidencias más siniestras de la cultura represora. Organizada como Estado de Malestar, tiene armas de destrucción masiva superiores a las que se utilizan en la guerra. Las armas de destrucción masiva en tiempos de paz, en tiempos de lógicas constitucionales, en tiempos de paraísos democráticos, tienen efectos más letales que las construidas por el complejo militar industrial. Al menos, no son menos letales. Los crímenes de la paz son los crímenes donde el cinismo, la cobardía, las canalladas más atroces, las complicidades más perversas, gozan del beneficio del manto de neblina otorgado por el sentido común encubridor de los medios masivos. Y de los fines masivos que no es otro que la anestesia generalizada frente al dolor social. “El hambre es un crimen”. La planificación de la carencia, de lo que se denomina “anti producción” es otro crimen de lesa humanidad. Cuando el manto de neblina encubridora se despeje, veremos que esos que llamamos funcionarios, son en realidad asesinos seriales. Tienen miles de miles de sicarios, algunos sindicalizados en la luz, otros clandestinos en las sombras. Estos asesinos seriales organizan diferentes formas de asociaciones ilícitas, agravadas por el vínculo representacional y las promesas no cumplidas, en concurso real. Algunos llaman a esto división de poderes. Una verdad que está instalada es: “si decía lo que iba a hacer no me votaban”. Y el peronismo hizo un pacto con el liberalismo gorila. Macri tienen muchos orígenes, pero el fundante es Menem. La matrix liberal y fascista tiene muchos nombres, contraseñas, apodos, para designar a sus agentes encubiertos y descubiertos. Una de las organizadoras del plan de exterminio que algunos llaman plan económico, tiene el apodo de Ministra de Seguridad. George Orwell descifró estas claves en la monumental producción de verdad que es su novela de político-anticipación “1984”. Haber descubierto la matriz criminal del hambre, es un logro político y cultural que no debemos olvidar. Y para recordarlo no hay que repetirlo, sino que debemos amplificarlo. El hambre, entendido como la producción artificial de la carencia alimentaria, se amplifica en muchas otras carencias. El frío es la producción artificial de la carencia del calor y del abrigo. Para el sentido común encubridor, hay frío, hay calor, hay incendios, hay inseguridad, hay enfermedades, hay desnutrición, hay miseria, hay pobreza, hay escuelas sin ventanas, hay desayunos sin leche ni pan. Hay, hay, hay. Es la anti dialéctica de los verdugos. Lo que hay, hay. Y lo que no hay, andá y compralo. Y si no hay para comprarlo y pagarlo con endeudamiento 12, no hay. Esta planificación de la carencia que se organiza como política estatal tiene sentencias no olvidables: “hay que pasar el invierno”, “costo social del ajuste”, “hay que dejar de roba dos años”. No son las únicas, pero son las mejores. En esta planificación de la carencia que realiza la matrix liberal y fascista, hubo dos anomalías: Raúl Alfonsín y Néstor Kirchner. Con muchas diferencias, pero con varias coincidencias. No es lo mismo el punto final y la obediencia debida, que el abrazo de una madre de la plaza con Milani y con la ley anti terrorista. Pero la anomalía Alfonsín fue castigada con Menem y la anomalía Kirchner fue castigada con Macri. Y con necesaria prudencia, pienso que la anomalía Cristina fue castigada con “el Fernández”. Castigos donde el flagelado le acercó el látigo al verdugo. En la actualidad de nuestra democracia electoralista y pandillera, las negociaciones con la matrix financiera no anticipan una nueva anomalía. Como lo fue el default de “el Alberto” al que hubiera sido injusto no mencionar. Cada vez que un aspirante a funcionario dice “deuda”, oculta en el manto de neblina del sentido común reaccionario la colosal estafa, fraude y robo que significa el “arte de gobernar”. Decir “fuga de capitales” es otro lamentable ejemplo. Los capitales no se fugan: pasean libremente, van de compras por el mundo, saquean vía intereses usurarios. Algunos llaman a esto “off shore”. Ni siquiera los funcionarios se fugan. Algunos, no todos, se arrepienten. O sea: negocian libertades canallas por confesiones más canallas aún. Pero no todos. Si el matrimonio es la tumba del amor, los partidos políticos son la tumba de la política. Entendida como el movimiento real de la lucha de clases. Los movimientos sociales, barriales, comunitarios, autogestionarios, artísticos, culturales, son los que seguirán desafiando el plan de carencia y exterminio de la matrix liberal y fascista. Donde toda forma de acatamiento sea reemplazada por el pensamiento crítico colectivo. El hambre, el frío, la precariedad absoluta de viviendas, escuelas, alegrías y estímulos nos exigen dormir y estar despiertos con miles de enemigos. Pero también con cientos de miles de amigues y compañeres que, aunque tengamos que hace un esfuerzo, también los podemos contar. Edición: 3904  

Se murió, otra vez
Publicado: Jueves, 11 Julio 2019 14:32
Se murió, otra vez

Por Silvana Melo      Foto: Federico Cosso      (APe).- Más vale que no hablen. Que no mientan, que no vendan humo de campaña, que no se tapen la ruindad con la bandera, que no se laven las manos con la lágrima de los otros. Porque se murió el domingo. Porque tenía frío y se ocultó en un pasillo del Hospital Pirovano. Y se murió el domingo. Pero el fin de semana largo y la independencia berreta de un estado sometido taparon el cuerpo con diarios y su historia con olvido. Hasta hoy. Porque antes se murió De la Rúa y hay muertes y muertes en esta tierra. Pero De la Rúa se llevó 39 cadáveres encima y él, que no tiene nombre, ni siquiera pudo con el suyo. El propio. Un cuerpo más, un retazo de carne anónima en un pasillo de hospital. Donde dicen que se salvan vidas pero ésa estaba en situación de calle. En situación de condena. En situación de desalojo del mundo. De este mundo falaz escriturado por los miserables. Que hacen discursos desde Puerto Madero y Barrio Parque. A miles de kilómetros de los que pueblan las calles del centro del lado de afuera. De los que conocen la calle y de los que se estrenan, en una flamante caída desde la clase media al pasillo del subte o la entrada del Credicoop. Más vale que no hablen. Que no mientan. Que no digan lo que saben que no será. Porque le han puesto una soga en el cuello al futuro. Porque han condenado a la calle a los frágiles de estos pies del mundo. Porque se murió en los pasillos del Pirovano, donde se salvan vidas. Porque nadie sabe cómo se llama pero no le cayeron encima las políticas públicas del estado. Le cayó encima el frío como navajas. Le cayó encima el sistema que elige a quién. Y él, sin nombre, sabía que no estaba en ninguna lista. Y sin nombre se murió. El domingo. Y sólo se supo hoy. Guardada y planchada la independencia, sepultado De la Rúa y con la música de fondo de la miserabilidad vociferante en campaña. Se murió, otra vez. De soledad, de desamparo. Y, acaso, también de frío. Edición: 3903  

En nombre
Publicado: Viernes, 05 Julio 2019 13:28
En nombre

Por Alfredo Grande    (APe) Hace muchos años, un analista político internacional de prestigio participó de una mesa en la CTA. En su exposición, al describir los grupos de poder en la Argentina y sus agrupamientos políticos, fue desde el arco de la extrema izquierda, que no es lo mismo que una izquierda extrema, hasta la extrema derecha, que es lo mismo que una derecha extrema. Le pregunté por qué no incluía la categoría de “fascismo”. Entonces con fundamentos sólidos me explicó que en la Argentina no había fascismo. Cuando el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desató la batalla del Borda, que en realidad fue el arrasamiento de profesionales y pacientes, se realizó el domingo siguiente un acto. Invitado por mi amigo Oscar Ciancio, tuve una intervención en la que, a pesar de las explicaciones escuchadas hace años, dije: esto es fascismo. Y enumeré las complicidades y traiciones que permitieron que el fascismo, con su mejor maquillaje, se apropiara de la reina del Plata. Reina que no hizo demasiada resistencia para impedir esa apropiación. El tiempo pasa y la ropa no queda. Mi aforismo implicado: “no llegó porque lo votaron, sino que lo votaron porque llegó”, quizá se gestó en esa charla. Entre otras cosas, llegó porque nadie aventuró ni anticipó, ni creyó que podía llegar. La fuerza del vampiro reside en que nadie cree en él. Van Helsing creyó y pudo destruirlo. Acá han negociado, han aprovechado, se han enriquecido, con la sangre que el vampiro ha succionado de las venas y arterias abiertas de América Latina, parafraseando a uno de los pocos Van Helsing: Eduardo Galeano. Los muertos por el frío son en realidad asesinados porque en los tiempos del fascismo constitucional, el frío también es un crimen. Lo que denomino la Lógica Cromañón, anula todo acto anticipatorio. En psicoanálisis hablamos de angustia señal, o sea, la señal del peligro que habilita la defensa eficaz. Las sirenas que avisan de la llegada de los bombarderos. La lógica Cromañón sólo habilita la angustia automática, es decir, el terror luego de que las bombas cayeron y arrasaron con personas y con las cosas. No hay que ser un gran estadista para predecir que en invierno es probable que haya frío. Y mucho. Pero el Paseo del Bajo no protege de la intemperie, ni de las noches heladas, ni brinda refugio, comida y protección alguna. Por la iniciativa de no sé quién, la noticia es que un club de fútbol aloja a personas para pasar la noche, comer algo y abrigarse un poco. Los movileros se hacen su agosto y su septiembre entrevistando a los refugiados. La orfandad es absoluta. En el nombre del padre siguen asesinando a sus hijos. Padre Estado que tiene la siniestra presencia de abandonar a la intemperie a quien debería cuidar, proteger, quizá amar. Padre Estado Terrorista que sólo mira su propio bienestar, y el de sus cómplices, y que niega y reniega del dolor y desesperación de aquellas y aquellos que lo votaron porque llegó, y de los que no lo votaron, aunque llegó. Y llegó para esto. Para ser garante absoluto de crímenes contra la humanidad, que son juzgados incluso en tiempos de guerra y espero que sean juzgados en tiempos de paz. Paz que cada vez más es la de los cementerios y los campos de dolor y tortura. Morir de frío. Morir en la tortura del frío. La cultura represora sabe torturar de infinitas formas. Y ya no necesita campos de concentración para el exterminio. Ahora implementa los campos de dispersión, donde la muerte se dispersa en agro tóxicos, tierras contaminadas, temperaturas bajo cero. Este Padre Estado Terrorista en realidad es un Proto Padre, o sea, un feroz lobo con la piel del cordero democrático. El abrazo del Proto Padre no abriga sino que tritura. Niñas y niños, eviscerados de toda niñez posible, son castigados y maltratados por legiones de proto padres. Violaciones, maltratos, abusos sexuales, humillaciones, vejaciones. Las niñas y los niños sin niñez buscan miradas y encuentran cara sin rostros conectados a un celular. El tiempo no curará estas tempranas heridas, sino que las agravará. A este cruel circuito, cuando estalla, el proto padre lo denomina problemas de seguridad. Las marcas que el látigo del frío imprime en los cuerpos, es tan indeleble como las marcas del hierro candente. Luego en el verano habrá golpes de calor. Ahora en invierno hay trompadas de frío. Con la crueldad accesoria de que son realizados sobre cuerpos debilitados, quebrados, arrasados. En los nombres del fascismo constitucional, no está el del Hijo. Ignoro si tampoco saben por qué los han abandonado. O los hemos abandonado. Son refugiados, en el mejor de los casos, en las tierras de un club de fútbol. Las iglesias están cerradas y la misa casi no abriga. Incluyendo este texto, el combate contra el Espíritu Facho todavía espera sumar combatientes. No serán las elecciones el lugar adecuado. No lo han sido nunca. Genocidas han sido votados como gobernantes, pasando por el milagro del cuarto oscuro, nunca más oscuro, de la categoría del Proto Padre a la de Padre constitucional. Y cuando escribo Padre, podría escribir Estado de Bienestar, Estado Protector, Estado Nivelador, etc. El Estado burgués necesita esas categorías encubridoras y falsificadoras para prolongar su política caníbal. Cronos se come a sus hijos. El Estado Burgués también. Tolerar que se presente a elecciones, ya es un fracaso de los hijos y será una derrota para los nietos. Los males serán trans generacionales y la historia seguirá siendo contada por los cazadores, nunca por los leones. El hambre sigue siendo un crimen y el frío también. Edición: 3900  

La Argentina traficada
Publicado: Martes, 02 Julio 2019 00:21
La Argentina traficada

Por Carlos Del Frade(APe).- El miércoles 26 de junio de 2019, la Argentina, cada vez más dependiente del poder de los bancos, emerge como geografía narco y plataforma para el ensamblado de armas procedentes de otros países. De la lucha armada de los años setenta del siglo veinte a las armas de la lucha por los mercados narcos de Sudamérica. Ya no es la tierra en armas, como recitaba Alfredo Alcón interpretando a Martín Miguel de Güemes, el líder de la “guerra gaucha” contra la opresión española y de los hacendados del norte profundo argentino. No hay melancolía de la liberación no alcanzada. Son postales del negocio. Son postales del sistema. El miércoles 26 de junio de 2019, los medios de comunicación del sur del mundo informaron que el país es un lugar elegido por grandes multinacionales de las armas para nutrir la demanda de las bandas narcos de distintas naciones de la Patria Grande. “La triangulación fue meticulosamente pensada. Algunas piezas en Europa, el resto en los Estados Unidos y todas llegaban a la Argentina para que las partes se transformaran en armas. El destino final era Brasil”, comenzaba diciendo un informe periodístico. Agregaba que “el operativo internacional fue conocido como operación Palak. Así se llamaba el barco de bandera portuguesa que hacía de transporte de las piezas que llegaban a la Argentina con declaraciones juradas adulteradas que decían que se trataba de ropa deportiva, u otros elementos”. Llevó ocho meses descifrar cómo era el circuito que se había montado: por un lado, enviaban las armas (fusiles Colt M4 calibre 5,56 o fusiles AK 47) desde los Estados Unidos hacia Argentina a través de encomiendas. Los cargadores eran comprados en Alemania, trasladados a España y mediante encomiendas eran llevados a Holanda para ocultarse, finalmente, en contenedores que venían en barco hasta nuestro país. Una vez ensambladas en la Argentina, el arma y el cargador eran ocultos y enviados a Brasil utilizando una empresa de transportes de pasajeros de origen paraguaya, con la colaboración de un grupo de choferes. En Paraguay, las armas eran trasladadas por vía terrestre hasta la zona de Pedro Juan Caballero, donde eran ingresadas al territorio brasileño mediante vehículos de gran porte. Durante la redada fueron apresadas 15 personas. Además, los efectivos secuestraron granadas, armas largas y cortas, como por ejemplo fusiles FAL, fusiles Colt M4, ametralladoras Browning y un cañón automático Oerlikon, más de 30.000 municiones de diferentes calibres, 166.000 dólares, 800.000 pesos, pólvora, granadas, minas anti-tanques, balanzas, visores nocturnos, documentación de empadronamiento de armas, partes de armamento y katanas, entre otros elementos de interés para la causa. En total, ya son más de 2500 armas las secuestradas entre Buenos Aires, Río Negro y Córdoba. Argentina, elegida por la DEA como plataforma para exportar cocaína a principios de los años noventa, ahora, como suele colarse en los relatos dispersos que intentan explicar la sangre derramada de las pibas y los pibes en los conurbanos saqueados, es también base de transferencia de la otra arteria que alimenta el corazón del capitalismo: el contrabando de armas, el tráfico de tecnología letal. La Argentina traficada El año pasado ya hubo un anticipo. Habían detenido cuatro personas en allanamientos destinados a desbaratar una banda que recibía por encomienda repuestos de armas. Los procedimientos incluyeron localidades bonaerenses y también la ciudad de Buenos Aires y como resultado fueron incautadas 16 pistolas y revólveres En los operativos además fue secuestrada una gran cantidad de armas, por lo que los investigadores sostienen que el procedimiento forma parte de un desprendimiento de la operación Arsenal Clandestino, realizada a principios de noviembre pasado. En aquella oportunidad, se logró desarticular una banda que traficaba piezas desde los Estados Unidos para transformar armas de gas comprimido en fusiles, escopetas y ametralladoras, según la versión del Ejecutivo nacional. “Fue una operación de altísima calidad en investigación criminal por una advertencia que hizo la agencia norteamericana Homeland Security Investigation, informando que desde Miami, Estados Unidos, venía a nuestro país un cargamento de armas de guerra y de colección”, sostuvo entonces la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Para la funcionaria nacional, la principal hipótesis era que dicho equipamiento iba a ser exportado “a organizaciones delictivas que asuelan en zonas críticas de Brasil, como el Comando Vermelho”, en relación con una de las bandas narco más poderosas de ese país. Las armas y las drogas son pilares del sistema capitalista. Nuestros pibes tienen un acceso sencillo a ambas. Porque así lo manda, lo impone el sistema. En la película “El señor de la guerra”, su protagonista comparte estas reflexiones: “…En el mundo hay más de 550 millones de armas de fuego en circulación. Un arma de fuego por cada doce personas que hay en el planeta. Y digo yo: ¿cómo se arman las otras once? “…La primera vez que vendes un arma es como la primera vez que haces el amor, no tienes ni idea de lo que estás haciendo pero es emocionante. Y lo quieras o no, todo va demasiado rápido. “…¿Sabéis quién heredará la Tierra? Los traficantes de armas, porque los demás estarán matándose los unos a los otros”. La producción mundial de armamento aumentó en 2017 por tercer año consecutivo y sigue liderada por las empresas de Estados Unidos, señaló el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (Sipri) en un informe. La venta de armas y servicios militares de las cien mayores empresas de armamento escaló el año pasado a 398.200 millones de dólares (350.000 millones de euros), un 2,5 por ciento más respecto a 2016. Las empresas estadounidenses siguen liderando la producción de armas global: aumentaron sus ventas en un dos por ciento y son responsables ahora del 57 por ciento de todas las ventas de armas del mundo. "Las empresas estadounidenses se benefician directamente de la demanda sostenida de armas por parte del Departamento de Defensa estadounidense", apunta Fleurant. También los consorcios rusos aumentaron la producción de armas en una media del 8,5 por ciento -aunque algunos registraron subidas del 22 y 25 por ciento-. Con el 9,5 por ciento de la fabricación mundial, Rusia desplazó a Reino Unido del segundo lugar del ranking. Los fabricantes de armas de Europa Occidental, por su parte, aumentaron sus ventas en un 3,8 por ciento a 94.900 millones de dólares (83.700 millones de euros), dominando con ello casi una cuarta parte del mercado de armas del mundo. Una vez más, algunas frases de “El señor de la guerra” para pensar el por qué siempre están presentes las llamadas barras bravas, esas fuerzas de tareas tan funcionales a los distintos factores de poder. “…Lo malo de ser honrado es que cuesta mucho ganar dinero. …Cada facción de África tiene un nombre noble, que si liberación por aquí, patriótico por allá, república democrática de una cosa o de otra. Supongo que no quieren reconocer lo que realmente son: federación de peores opresores que el último atajo de opresores. …A menudo las atrocidades más brutales ocurren cuando ambos combatientes se autoproclaman luchadores por la libertad. …Dicen que el mal prevalece cuando los hombres de bien no actúan, pero deberían decir que el mal prevalece. …Sólo hay dos cosas trágicas en la vida, una es no conseguir lo que quieres y la otra es conseguirlo”, siguen diciendo los textos de “El señor de la guerra”. …Yo me codeo con algunos de los hombres más viles y sádicos que se hacen llamar líderes en la actualidad. Pero algunos de esos hombres, son los enemigos de tus enemigos. Y como el mayor traficante de armas del mundo es tu jefe, el presidente de Estados Unidos, que envía más mercancía en un día que yo en un año, a veces es un poco violento que estén sus huellas en las armas. A menudo necesita un freelance como yo para abastecer a fuerzas a las que a él no pueden ver abasteciendo”, Yuri Orlov, en “El señor de la guerra”. Apuntes rosarinos “¡Esto no va a terminar nunca!” Así era el título, en mayúsculas y negritas, de un conjunto de tres fotocopias que, en su momento, entregamos a la justicia federal rosarina. Una fiscal federal, un funcionario nacional y un querido y admirado periodista de Capital Federal fueron las personas que nos entregaron esos papeles a finales del año 2012 en una parrilla del microcentro rosarino. De aquellos papeles, hay fantasmas que reaparecen en 2019. El primer párrafo del supuesto informe de inteligencia que recibieron integrantes de la Policía Federal Argentina, hablaba de un potencial encuentro entre los líderes de Los Monos con integrantes del Comando Vermelho, de Río de Janeiro. Parecía entonces, parece ahora, una imagen de una serie de Netflix. Sin embargo, no hace mucho tiempo atrás, a fines de 2018, la mediática ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich expuso sus preocupaciones por la migración de bandas como el citado Comando a tierras argentinas. De allí la vigencia de estas palabras, la actualidad de estas fotocopias ya agrisadas. “Es importante hacer notar que este problema, existente ya a principios de 2009, se tornó más conflictivo a partir de que Máximo Ariel Cantero (Cantero padre) conoce a ciertos personajes paraguayos, proveedores de marihuana, que lo contactan con vendedores de armas brasileños en la Triple Frontera, los que comienzan aprovisionándolo de armamento tal como pistolas ametralladoras Capoeira de origen brasileño, pistolas y revólveres Taurus y escopetas CBC calibre 12.70 a trombón, las que son traídas a nuestro medio a mediados del año 2009. Cantero Padre, en tanto, concurre por algunos meses a una favela de Río de Janeiro, donde toma contacto con personas ligadas al narcotráfico integrantes de un grupo conocido como CV –la organización Comando Vermelho- la mayor y más antigua facción del narcotráfico de Río de Janeiro, incorporando a sus conocimientos delictivos los métodos que comienza a emplear a partir de 2009, cuando empiezan a expandir sus negocios de comercialización de drogas diferentes puntos de la ciudad y zona de influencia, asociándose con el conocido narcotraficante y barra brava de NOB, Daniel Vázquez”, decía el documento. Seguía el escrito asegurando que “aproximadamente al mismo tiempo surge con cierto “amparo” la figura de Luis Medina, conocido delincuente y narcotraficante, el que se vale de conocimientos y contactos para emprender el comienzo de la organización más importante de las conocidas hasta el momento. Luis Medina adquirió con dinero producto de las operaciones ilícitas con drogas un automóvil marca BMW cupé descapotable de color negro de última generación (dominio JIB – 107). Su hijastra (Sacha Leiva, hija de Daniel Ungaro), en la fiesta de cumpleaños de 15 realizada en el conocido salón “Punta Barranca” (uno de los más exclusivos de Rosario y zonas de influencia) en fecha 6 de enero de 2012, la que habría costado alrededor de 235.000 pesos con actuaciones de conjuntos musicales de última moda y elevados costos como Grupo Play, Wachiturros y la presentación de Dady Brieva, fuegos artificiales y aparatos de efectos especiales. Luis Medina junto con Germán Tobo, utilizando como testaferro a Hernán Capucci, adquirieron las franquicias para instalar en la ciudad de Rosario un local bailable, restaurante y hotel de nombre Esperanto, que está ubicado en calle Presidente Roca 1463…”, sostenía el punto dos del informe citado. En el apartado tercero se hacía mención a una relación que estallaría en una serie de muertos en 2018. “Se tiene conocimiento que el llamado Ariel Cantero (a) Guille habría tomado como parte de pago de una deuda que mantenían los hermanos Ungaro con Los Monos, comprometiéndose también a la manutención de la familia de Ungaro mientras permanezca detenido por la muerte de Roberto “Pimpi” Caminos, una suntuosa propiedad ubicada en Rondeau 3932, donde guardarían el dinero producto de la comercialización de drogas”. El punto 7 agregaba que “todo esto y mucho más está siendo investigado desde agosto del año 2012, luego de la pertinente denuncia realizada por una autoridad nacional, por un juzgado federal que no tiene su asiento físico en la ciudad de Rosario, único modo de que las investigaciones puedan ser hechas con la debida confidencialidad y con jueces y fiscales comprometidos con el cumplimiento de sus funciones. La cobertura policial que se menciona más arriba tampoco puede perfeccionarse sin la impunidad garantizada por la justicia. La falta de mérito a Tognoli, ¡no apelada por la fiscal!, es el ejemplo más claro de lo dicho”, terminaba diciendo el apunte. Muchos de los nombres y hechos nombrados en este informe del año 2012 volvieron a aparecer a finales de 2018 y principios de 2019. Hasta el presente, ese juzgado federal que “no tiene su asiento físico en la ciudad de Rosario” no ha dicho nada sobre aquella supuesta investigación. Tampoco hubo pedidos públicos por integrantes de los gobiernos nacionales, provinciales y municipales para que así ocurra. La Argentina, inmersa en el capitalismo más despiadado y devenida en país narco por lo tanto, ahora asume que es plataforma del negocio multinacional del contrabando de armas, la otra arteria del corazón del perverso sistema. Edición: 3898

Matías
Publicado: Lunes, 01 Julio 2019 13:51
Matías

Por Silvana Melo (APe).- Es uno menos. Y lo festejarán los gendarmes del sistema, los que están puestos para adelgazar, día tras día, la franja anchísima de los descartados. Matías Alderete era uno de ellos. Con quince hermanos en casa, en un barrio confinado de Tablada, en la infinita Matanza, acaso fuera intuitivamente consciente de su fatalidad. De allí no saldría, nunca. A los 14 era parte de aquel container de calles polvorientas. De una chatarra social que el estado barre hacia las periferias del mundo, para que no se vean. Para que no se noten. Para que no fastidien la entrada brillante a los otros mundos, del G20 y la Unión Europea. A Matías lo mataron por la espalda cuando iba a la escuela. Eran las seis de la tarde y se había puesto la capucha de la campera porque hacía frío y porque es parte de su identidad. La escuela, que sobrevive a duras penas, que ofrece lo que puede además de algo de comer. La igualdad y la equidad son quimeras que cuelgan de un poster con la Convención de los Derechos del Niño en un pasillo, cerca de los baños. Pura sanata en una tierra donde la desigualdad se dispara como la bala del policía que fue a colocarse entre los omóplatos de un pibe que iba a la escuela a las seis de la tarde. Ya expulsado del resto de las redes educativas. Pura sanata en una tierra donde uno de cada tres chicos vive en casas de “material deficiente”. Son dos millones y medio de chicos que duermen, se despiertan, comen lo que hay y tratan de abrigarse en viviendas con techos de paja, paredes de chapa con algún ladrillo, pisos de tierra, puertas que no lo son y algo parecido a baños en el exterior. En Camino de Cintura y Crovara, cerca de la Rotonda de San Justo, cayó Matías. Apenas de 14. Bajo la compulsión de muerte de un policía de civil. Bajo la facilidad de gatillo de un hombre formateado para disparar por la espalda. Luego llegarían más, esta vez con uniformes y patrulleros, a rodear al cadáver. Y a pensar la historia. Que había ido a comprarle una bicicleta. Que Matías los apuntó con un arma para quedársela. Que el policía disparó. La anécdota es aleatoria. Porque Matías iba a la escuela y ellos pasaban de cacería. Y una bala le atravesó la espalda. Tenía 14, una condena de origen etiquetada en la piel, pero iba a la escuela. Había una semilla de esperanza que lo sostenía y lo impulsaba a integrarse en un sistema que lo volvía a desalojar todos los días. Y si hubiera intentado robar, no cambiaría nada su muerte artera, su muerte de niño atravesado por todos los puñales de la historia. De la suya, de las anteriores y de las que vendrán. De la de su hermano preso a los 18, de la de su madre, que no tiene celular, que no le dan las espaldas para llevar la vida, que volvía de la comisaría con los tuppers vacíos y se encontró con su cuerpo tendido y los tuppers quedaron en la calle cuando la policía decidió mover el cuerpo en contra de todo protocolo y llevarlo al hospital donde se terminó de morir. Y Matías es uno menos, para los gendarmes del sistema y sus voceros de la radio y de la tele. Es uno menos en la política higiénica del estado, que barre basura para allanar las calles de los elegidos. Es uno más en las listas larguísimas de los muertos por la ligereza legitimada de la bala policial. Anónimo entre tantos. Olvidado por todos los obituarios. Edición: 3896  

────────────────────

Galería fotográfica

 

────────────────

────────────────────

────────────────────

────────────────────

Hechos en imágenes

────────────────────

Arsénico

Es un semimetal considerado tóxico. Su concentración es muy alta en el agua que consumen en Chaco, Formosa y Santiago del Estero. 


NN

 5.329 personas fueron enterradas como NN desde el regreso de la democracia. 301 fueron identificadas. Quedan aún 160 sin pistas.


En la calle

 Más de ocho mil personas duermen en la calle en Buenos Aires. Se viven los picos de bajas temperaturas.


Precarizados

Casi el 50% de los trabajadores argentinos están fuera del circuito formal y están precarizados.


Campera

Tiene 22 años, estaba muerto de frío y robó una campera en la capital correntina. Lo llevaron a la comisaría.


────────────────────

────────────────────

Libros de APE

Revistas de APE